PUBLICIDAD

Juárez

Permaneció enterrado por meses

Investigan FGE y FGR armamento en Cereso

El hallazgo coloca en la mira a exfuncionarios estatales que fungían como responsables de los penales

Miguel Silva / Luz del Carmen Sosa / El Diario

viernes, 08 diciembre 2023 | 09:04

PUBLICIDAD

Las fiscalías estatal y federal investigan el mecanismo de ingreso y el tiempo que armamento y cientos de cartuchos permanecieron ocultos bajo concreto, y en paredes de diversos módulos del Cereso 3 de Ciudad Juárez, descubiertos en un operativo policial hace un par de días.

Servicios Periciales de la Fiscalía General del Estado realiza diversos estudios sobre dicho armamento, en tanto que el resto de los objetos y droga decomisados fueron puestos a disposición de la Fiscalía General de la República.

Las versiones indican que se trata de armamento viejo guardado para protección frente a otras pandillas; incluso los vigilantes temen que pudieran existir más armas ocultas en áreas que no están encementadas.

El fiscal estatal César Jáuregui Moreno informó ayer que será hasta la próxima semana cuando se conozcan los resultados del trabajo que efectúan ocho peritos adscritos a la investigación.

El pasado miércoles elementos de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal (SSPE) realizaron una revisión en los módulos 1, 2 y 3 del penal juarense, localizando el armamento y los cartuchos que estaban cubiertos con una losa de concreto, por lo que también analizan el tiempo del fraguado. 

Cabe señalar que el módulo Uno de este penal, es controlado por integrantes de la pandilla “Artistas Asesinos (AA)”, brazo armado de “Los Chapos” o Cártel de Sinaloa que operan principalmente en Ciudad Juárez.

Entre lo asegurado se encuentran 74 cartuchos útiles de bala expansiva calibre .40; 68 cartuchos .45; 51 cartuchos calibre .223; 237 cartuchos calibre .40 y 101 cartuchos calibre 9 mm.

Además un arma de fuego en color negro y gris con la leyenda Ruger calibre .380 con su cargador abastecido con 6 cartuchos; un arma Colt color gris y cachas negras calibre .45 con 7 cartuchos útiles; un arma larga color negro calibre .223, marca CORE 15; dos granadas de fragmentación, así como un cargador de arma larga con capacidad de 40 cartuchos y abastecido con 38 cartuchos; y tres cargadores de arma larga con capacidad de 30 tiros, uno abastecido con 29 y dos con 30 cartuchos útiles.

Dicho hallazgo se da casi un año después del motín ocurrido el pasado primero de enero, en el que la revuelta provocó la muerte de diez custodios, varios de ellos degollados; así como de siete internos y la fuga de 30 personas privadas de su libertad, que de acuerdo con la SSPE ya han sido recapturados. 

Jáuregui Moreno informó que al momento en que se dio a conocer este hallazgo la SSPE solicitó la intervención de la Fiscalía para el peritaje necesario y de esta manera asignaron a ocho agentes especializados que realizan investigaciones en el lugar del hallazgo, así como las pruebas de balística para determinar si este armamento ha sido utilizado en algún hecho delictivo.

Manifestó que el peritaje no debe tomar mucho tiempo, anticipando que la próxima semana podría estar concluido y a partir de esto, tomar las acciones necesarias en caso de que exista personal de custodia involucrado en el ingreso de estos objetos al centro penitenciario.

Fue el pasado miércoles cuando elementos de la SSPE apoyados por el equipo SWAT llevaron a cabo una revisión a los internos de los módulos 1, 2 y 3 del Cereso de Ciudad Juárez y tras la revisión se encontró el armamento mencionado. 

Toma FGR conocimiento de los hechos

La posesión de armas de fuego y de droga dentro del Centro de Reinserción Social (Cereso) Número 3 es investigada por la Fiscalía General de la República (FGR), que desde el miércoles tomó conocimiento de los hechos, informaron agentes del Ministerio Público Federal (MPF).

Aunque el total de objetos decomisados fue consignado ante esta representación social, previa cadena de custodia, el armamento fue puesto a disposición de la Dirección de Servicios Periciales y Ciencias Forenses de la Fiscalía General del Estado (FGE), que realiza los estudios correspondientes para determinar si las armas, las dos granadas de fragmentación y los cartuchos incautados están en condiciones de uso.  

“Aún no nos entrega la FGE el peritaje. Ese resultado sobre las condiciones físicas de las armas y el dato de cuánto tiempo tenían ahí ocultas, lo arrojará el estudio pericial”, precisó Jorge Armendáriz Fernández, vocero de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal (SSPE), corporación a cargo de los penales del estado.  

Las primeras diligencias que se han realizado desde el miércoles pasado dentro de las áreas del reclusorio tras el hallazgo del armamento, nuevamente colocan en la mira a los exfuncionarios estatales, pertenecientes a la FGE, que fungían como responsables de los penales en el estado, se informó de manera extraoficial.

Permanecieron ocultas por meses

Según el personal que participó en el reciente operativo, se trata de armas “viejas” que permanecieron ocultas por meses, como mera protección contra otras pandillas, ya que no existía un motivo para emplearlas.

Dentro del Cereso 3, los vigilantes temen que exista más armamento enterrado en los patios, ya que hay grandes extensiones que carecen de cemento, lo que facilita, incluso, la construcción de túneles. 

Las condiciones de seguridad dentro del penal son mínimas, ya que existe menos de un centenar de custodios para la vigilancia de más de cuatro mil hombres que enfrentan el hacinamiento. 

“No ocurre una nueva tragedia porque no quieren. Es tan poco el personal de custodia que difícilmente pueden contrarrestar un amotinamiento”, expusieron los entrevistados a condición del anonimato y con el objeto de que el Gobierno del Estado ponga real atención a lo que ocurre en el penal.   

Los agentes del Ministerio Público Federal informaron ayer que en esta nueva carpeta de investigación iniciada, se indagará a todo el personal. Desde custodios hasta directivos y a las personas privadas de la libertad (PPL), además de visitantes como abogados y familiares, informó el MPF. 

A escasos 24 días de que se cumpla el primer aniversario de la masacre y fuga masiva dentro del penal, orquestada por el extinto líder de la pandilla “Mexicle” Ernesto Piñón de la Cruz en complicidad con personal del Cereso 3, la alerta de un nuevo enfrentamiento derivó en una revisión exhaustiva dentro del Módulo 1, donde están alojados miembros de la pandilla “Artistas Asesinos”, también autonombrados “Doblados” o “Doble A”, al servicio del grupo delictivo procedente de Sinaloa.

Pese a las recomendaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, dentro del Cereso 3 los internos siguen distribuidos por pandillas, y sólo un área es “neutral”, donde coinciden policías, exservidores, cristianos, católicos, y personas que no se identifican con estos grupos delictivos, según los datos proporcionados por la SSPE a El Diario.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search