Juárez

Interponen amparo vs mina en Samalayuca

El abogado y catedrático Santiago González indicó que el proyecto generará un daño ecológico importante

Carlos Sánchez/ El Diario de Juárez
Carlos Sánchez/ El Diario de Juárez

Mayra Selene González
El Diario de Juárez

jueves, 29 agosto 2019 | 18:06

Ciudad Juárez.- La mina que se pretende establecer en Samalayuca generará un daño ecológico importante, pretende colocarse en un área natural protegida y en lugar considerado como zona arqueológica, así lo indicó el abogado y catedrático Santiago González, quien interpuso esta tarde un amparo en el Poder Judicial de la Federación en contra de este proyecto.

Indicó que el área en la que se pretende hacer la mina denominada “Gloria”, es en la sierra de Samalayuca,  en la cual, desde 1960 han sido identificados al menos 3 mil petro grabados dispersos, algunos de ellos en esa área exactamente.

Hay al menos nueve asentamientos humanos declarados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, que no han sido debidamente explorados, además de que ese lugar había sido declarado como un área natural protegida por tener vegetación endémica y fauna de la zona, agregó.

Dijo que además en esta zona se encuentra el bolsón del hueco que es de donde se abastece agua para toda la población de Ciudad Juárez.

“En ese sentido, lo que ha anunciado el presidente seccional Javier Meléndez, de que se va a poner ahí una mina, pone en riesgo todo este patrimonio cultural y recurso naturales de los que dependemos”, mencionó.

Dijo que la capacidad de extracción que la mima está planteando, de 4 mil toneladas diariamente a cielo abierto generará contaminación al ambiente por las voladuras o explosiones.

“Vamos a empezar a ver un aumento en el nivel de polución en el ambiente, vamos a empezar a notar en los vehículos y en las ventanas toda una pequeña capa de polvo, lo que va a aumentar alergias, enfermedades respiratorias”, comentó.

Este movimiento de cuatro mil toneladas diarias requerirá también la movilización de maquinaria con lo cual se usarán miles de millones de  litros de diésel, puntualizó.

Esto además de que el área es arenosa y cualquier tipo de derrame es de filtración inmediata al subsuelo, “cuando eso suceda, como van a ser áreas cerradas, porque así son las trasnacionales, como pequeñas embajadas, no dejan entrar a nadie, las autoridades difícilmente pueden acceder, nadie nos vamos a enterar”.

Se suma también el desgaste de los mantos acuíferos, lo cual ya se ha resentido por la instalación de la termoeléctrica y la cementera, ya que según geólogos, la salinidad del agua ha incrementado, resaltó.

“Pero el presidente seccional (Meléndez) que tiene interés en ese lugar, por ser uno de los ejidatarios beneficiados, ha dicho una serie de datos y argumentos que son verdades a medias”, señaló.

Unas 50 personas, acudieron al exterior de los juzgados federales ubicados en la avenida Tecnológico para apoyar el amparo que presentó el abogado.

Con pancartas manifestaron que esta mina dañará la ecología de la región y pidieron a los habitantes de Juárez, El Paso y Samalayuca, informarse para que puedan oponerse al proyecto.