Juárez

Intento de revocación contra Cabada es campaña de odio, afirma Maclovio Murillo

El Consejo Estatal Electoral de Chihuahua declaró improcedente la denuncia presentada por Jesús Salaiz Ruedas en contra del presidente municipal

Archivo/ El Diario de Juárez

Salvador Castro
El Diario de Juárez

lunes, 26 octubre 2020 | 16:28

Ciudad Juárez.- El Consejo Estatal Electoral de Chihuahua resolvió declarar como improcedente la denuncia presentada por Jesús Salaiz Ruedas en contra del presidente municipal, Armando Cabada Alvídrez, al no comprobarse las conductas indebidas que de manera rotundamente irresponsables y sin bases fueron atribuidas y denunciadas, informó el secretario del Ayuntamiento, Maclovio Murillo.

Señaló que en la misma sesión, el Consejo también ordenó suspender por al menos quince días que pueden ser ampliados si la pandemia lo requiere, el plazo para recabar el respaldo ciudadano ya de por sí mermado con la diversa decisión de la Sala Regional Occidente del TRIFE, en Guadalajara Jalisco, que tendrá la implicación de anular más de la mitad de las firmas obtenidas para apoyar apenas el inicio del proceso de revocación de mandato. 

Murillo señaló que en el primer punto  resolvió  el expediente  de clave IEE-PSO-PC-01/2020, formado con motivo de la denuncia interpuesta por Jesús Salaiz Ruedas, en contra del alcalde, en su carácter de presidente del Ayuntamiento del Municipio de Juárez, y/o quien resulte responsable, por la presunta comisión de conductas que resultaron no comprobadas y que, desde su óptica sesgada, contravienen las disposiciones en materia electoral y de participación ciudadana, consistentes en actos de hostigamiento, vigilancia, intimidación y desalojo de espacios públicos de los ciudadanos participantes en el proceso de revocación de mandato, los días 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 y 8 de septiembre de 2020.

“Al no comprobarse las conductas indebidas que de manera rotundamente irresponsable y sin bases fueron atribuidas y denunciadas, se declaró improcedente la denuncia y, por ende,  la misma se desechó”, expreso.

Dijo que  adicionalmente, en la misma sesión, también se ordenó suspender por al menos quince días que pueden ser ampliados si la pandemia lo requiere, el plazo para recabar el respaldo ciudadano.

 

“Un golpe terrible a la confianza, deben resultar  esas decisiones para quienes gestionan ese noble instrumento, basados en una campaña de odio y desprestigio tendente a formar la división de los ciudadanos, si se toma en cuenta que se requieren un poco más de 54,000 firmas para apenas activar el proceso  y ahora a virtud de lo resuelto quedarán anuladas más de la mitad de las que se  llevaban recabadas.Así que, a empezar de nuevo”, expreso Murillo.

Señaló que más allá de apasionamientos,  se evidencia la imposibilidad fáctica de que llegue a darse la  tan anunciada revocación, pues además de esas 54,000 firmas muy difícil de juntarse para arrancar el proceso apenas, se requerirán más de 300,000 para apartar de su puesto al alcalde en funciones, lo que francamente es casi imposible si se toma en consideración que ninguna elección regular, un candidato ha obtenido ese número de sufragios. 

“Adicionalmente a todo lo anterior, como en el proceso de recaudo de firmas para obtener el respaldo ciudadano para iniciar el proceso de revocación de mandato, los organizadores equivocadamente se han mostrado influenciados por la visera, y debido a eso han utilizado propaganda ofensiva, tendenciosa, sesgada y cargada hacia la misma revocación que ellos impulsan”, señaló.

Expresó que sin preocuparse por presentar su propuesta  exclusivamente con base a  la pregunta ya aprobada, con ausencia de prejuicios o consignas, para posibilitar el respeto de los principios de objetividad e imparcialidad en la consulta ciudadana, es obvio que, aún recabadas las firmas mediante ese proceso contaminado por cuanto a su falta de objetividad e imparcialidad, será sin duda anulado en su oportunidad ante los tribunales electorales correspondientes, pues lo que los gestores de esa guerra sucia y de odio ignoran que la consulta, para su validez, debe desahogarse mediante procesos pulcros que sean imparciales y objetivos, que permitan que el ciudadano con plena libertad decida si el servidor público debe conservarse en el puesto para el que fue electo, o bien, debe ser revelado del mismo, lo cual, no se cumple  cuando ocurre como en el caso que, la publicidad o propaganda incendiaria para promover la consulta ciudadana, va encaminada solo a descalificar, pues ahí el proceso queda enervado o contaminado  y sus efectos pueden anularse cómo se anularán en su momento oportuno.

Agregó que ya se demostró que inclusive, una pregunta tendenciosa, como la formulada para consultar la revocación del mandato tiene efectos anulantes. Y en su oportunidad, de ser necesario, también se demostrará ante los tribunales electorales que, la publicidad igualmente tendenciosa, también tendrá los mismos efectos y a consecuencia de ello anulará todo el proceso desahogado bajo su influencia negativa.