Juárez

Instrumento de solidaridad

Las mujeres se autoprotegen con un silbato y otras acciones

Omar Morales / El Diario de Juárez / Mujer muestra el silbato de auxilio

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

jueves, 12 noviembre 2020 | 13:40

Mientras que cada agente de la Fiscalía Especializada en Atención a Mujeres Víctimas del Delito por Razones de Género (FEM) tiene a su cargo en promedio la investigación de mil 700 carpetas de violencia de género, en Riberas del Bravo, la zona de mayor problemática en Ciudad Juárez, las mujeres se autoprotegen con un silbato y otras acciones, acompañadas por la Red Mesa de Mujeres.

Se trata de la campaña “Por ti, por mí, libres de violencia”, que se lleva a cabo en medio de la pandemia por Covid-19 en las nueve etapas que comprenden la zona habitacional de Riberas del Bravo, la cual encabeza los mayores niveles de violencia sexual y familiar en esta frontera.

“Es difícil en estos momentos impulsar este tipo de acciones, pero luego la gente siente que no tiene más apoyo... este es un mensaje de que seguimos y que estamos”, destacó Imelda Marrufo, responsable de la Red Mesa de Mujeres.

Aunque según cifras del Gobierno federal la contingencia aumentó en un 24 por ciento la violencia familiar en el estado de Chihuahua, las defensoras comunitarias señalan que en Riberas del Bravo el incremento en el delito ha sido del 30 al 40 por ciento.

Según las estadísticas de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM), mientras que en 2019 fueron detenidos 2 mil 377 por el delito de violencia familiar, de enero a octubre de 2020 ya sumaban 2 mil 90 detenidos por la misma causa.  

“Hasta agosto, Fiscalía tenía 3 mil 400 carpetas de investigación por violencia de género, si en esta Fiscalía se tienen 10 ministerios públicos (agentes), estamos hablando de que cada ministerio público por lo menos tiene 340 carpetas de investigación de este año. A finales de 2019, Red Mesa hacia un análisis en donde se encontraba que cada ministerio traía una carga de mil 400 carpetas, más las 340 de este año, ya le están pegando a las 2 mil, ¿con qué capacidad humana pueden atender esta situación? Este también es un llamado para que los presupuestos para esta Fiscalía sean correspondientes a la demanda ciudadana”, señaló la activista Yadira Cortés. 

“Por ti, por mí, libres de violencia” busca prevenir situaciones de violencia extrema y crear un impacto de alerta y cultura sobre las señales que manifiesta la violencia de género. Por lo que también se busca que tenga un ‘efecto espejo’ en la ciudad, y que al ver un acto de violencia los testigos llamen al 911.

Una de las acciones que impulsa la campaña es la utilización de un silbato que se les reparte a las mujeres en el fraccionamiento, que comprende nueve etapas, “es un silbato que hemos venido colocando hace un par de años como un instrumento de solidaridad; haces el sonido del silbato y nos da una alerta de que alguien necesita ayuda”, explicó Cortes. 

Isabel Aguilera y Dorita Guzmán son defensoras comunitarias de dicha zona, donde explicaron que las mujeres se protegen unas a otras, con apoyo de la Red Mesa de Mujeres.

“En Riberas del Bravo estamos enlazadas las mujeres por medio de nuestros teléfonos y cuando vemos algún tipo de violencia hacemos sonar el silbato. Hemos visto que sí da resultado. No va a salir la gente luego luego, pero sí va a alertar al agresor y se va corriendo”, comentó Isabel.

“En una calle hay 40 viviendas, de 25 a 30 mujeres; con una sola mujer que haya enlazada con una mujer de otra calle, podemos salvar una vida”, destacó la defensora comunitaria.

Otra acción son los imanes para el refrigerador que se reparten con información sobre las líneas de ayuda de las instancias principales de atención a la violencia de género, lo cual se hace “para devolverle la responsabilidad a las instancias correspondientes” de proteger a las mujeres.

Pero dichos imanes también cuentan con información sobre los números de Bomberos y organizaciones que apoyan a las mujeres víctimas de la violencia, para que la ciudadanía sepa a dónde acudir en caso de requerirlo. 

“En este hogar queremos una vida libre de violencia”, se lee en engomados que son repartidos en la misma comunidad, así como pósters con información sobre el tema. 

“Esta campaña forma parte de un trabajo que ya se está haciendo, queremos enfatizar un mensaje de acompañamiento, de que la comunidad no está sola, que nos tiene a nosotras. Ésa es la propuesta de la Red, junto con mis compañeras de la comunidad, es el mensaje que la Red queremos dar”, comentó Marrufo. 

Dorita explicó que el trabajo se enfoca en las mujeres, niños y niñas, en quienes se busca erradicar poco a poco la violencia. 

Sin embargo, la pandemia no sólo ha aumentado los casos de violencia familiar, sino también los tiempos de atención por parte de las autoridades, lo que desalienta a las mujeres a denunciar, lamentó Cortés. 

“Hemos visto claramente cómo las denuncias han aumentado y hay menos gente en la Fiscalía, entonces cuando antes nos llevaba una denuncia entre una y tres horas, ahora nos lleva desde tres horas y hemos estado hasta 17 horas en el acompañamiento por violencia familiar… hasta 17 horas estando recordando el suceso violento que recién pasó, una situación de violencia extrema, porque cuando llegan a levantar la denuncia ya pasaron un montón de cosas, ya la violencia es impensable”, destacó la activista.

Para Isabel “es una tristeza, a veces una desesperación. Se marca al 911 y puede pasar una hora, dos horas y a veces la unidad no llega. Entramos a la mañana y salimos al anochecer de Fiscalía, por eso a veces las mujeres no quieren denunciar, por esa tardanza”, denunció. 

Marrufo destacó además que varios agentes de ministerio público y personal de investigaciones de la FEM se han enfermado de Covid-19, “más de la mitad”, por lo que en los casos que llevan de acompañamiento han buscado la manera de tener sesiones virtuales y otras maneras de trabajar, sin embargo, sí “existe un estancamiento en procesos importantes”. 

Mientras tanto, factores como el abandono social histórico que ha tenido Riberas del Bravo, continúan mermando en la seguridad de las mujeres, niñas y niños.