PUBLICIDAD

Juárez

Inmortaliza mensaje para hija desaparecida

Celebró su vida con una misa en la iglesia San Felipe de Jesús; su búsqueda suma ya 5 mil 114 días

Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez

viernes, 05 agosto 2022 | 06:00

Manuel Sáenz / El Diario

PUBLICIDAD

Ciudad Juárez.— “Aunque te desaparecieron sigues en la memoria de mi vientre”, plasmó Luz del Carmen Flores en la playera que lleva puesta cada vez que sale a las calles a buscar a su hija, Luz Angélica Mena Flores, una búsqueda que suma ya 5 mil 114 días.

Luz Angélica tenía 19 años cuando fue desaparecida en el Centro de Ciudad Juárez, por lo que ayer, a 14 años de distancia, su madre celebró su vida con una misa encabezada por el sacerdote Francisco García Salinas, en la iglesia San Felipe de Jesús, de la colonia Hidalgo.

PUBLICIDAD

“Agradezco a Dios por darme fuerzas durante estos 14 años que tengo en la búsqueda de mi hija, por la fuerza que me da, por siempre seguir los pasos del camino que Él me indica, con la esperanza de que un día llegue o me lleven a donde ella está. Padre santo, te pido que donde quiera que se encuentre mi hija que la guíes, que la abraces, que le enseñes el camino de regreso a casa. Señor, danos una luz de esperanza”, pidió ayer Luz del Carmen frente al altar.

Acompañada por otras madres de mujeres desaparecidas en Ciudad Juárez y por integrantes del Colectivo Familias Unidas por la Verdad y la Justicia (conformado por familiares de hombres desaparecidos), la madre le pidió a Dios por la vida de su hija, para que ella también “tenga la esperanza de que un día va a regresar a casa sana y salva”. 

Luz Angélica nació hace 33 años en el Hospital de la Familia (Femap), el 7 de febrero de 1989, recordó quien cada año iba con su hija a comer pizza, guisado de rojo en algún lugar, flautas o taquitos de buche, para celebrar, pero ahora tiene que celebrar su vida a la distancia.

Cada 10 de mayo, Angélica llegaba con algún detalle y una grabadora para ponerle música a su mamá. Cuando estaba en casa, durante las fiestas decembrinas, le gustaba comer buñuelos, tamales de rojo con carne de puerco, de rajas con queso o de pollo con chile verde. Y días antes de Navidad las dos salían al Centro de la ciudad para buscar la ropa que se iban a poner Luz Angélica y sus hermanos, en especial el más pequeño, quien tenía nueve años cuando ella desapareció.

El día que desapareció había salido rumbo a una tienda de ropa ubicada en el Centro de la ciudad, pero nunca regresó a casa y su teléfono siempre estuvo apagado. Sin embargo, la carpeta de investigación de la Fiscalía General del Estado (FGE) se encuentra estancada, denunció ayer su mamá, quien dijo tener más fe en Dios, por lo que decidió pedirle a Él por su regreso. 

“Hace 14 años que ella no está conmigo, y esta misa es una forma de encomendársela a Dios, que donde quiera que esté, esté con bien, que la abrace, la proteja y primeramente Dios pedirle que esté con vida, porque yo celebro su vida. A 14 años de su desaparición mis deseos son que esté con vida y que llegue una chispa de luz, tanto en ella como con nosotros, que nos podamos comunicar”, comentó frente a los rostros de su hija que colocó cerca del altar, junto a dos arreglos de flores, una veladora y el rostro de Janeth Paola Soto Betancourt, desaparecida el 23 de mayo de 2011 a los 19 años de edad.

Durante la misa, el sacerdote también pidió por las autoridades, “para que ellas no sean indiferentes ante tanta violencia en nuestro país, que busquemos sin parar”. 

“Ya pasó mucho tiempo que ella no está con su mamá. Y nosotros, especialmente ella, doña Luz, mantiene el corazón latiendo para buscarla. Jesús un día dijo eso: busquen, toquen la puerta y pidan. Y hoy de manera particular estamos aquí pidiendo, pidiéndole a Dios, suplicándole a Dios”, dijo el párroco. 

Recordó que las madres han tocado muchas puertas, “han tocado puertas que no se abren, en la Fiscalía y en muchos lugares. Pero (también) han tocado otras muertes, ustedes han buscado mucho, han ido a los rastreos, han ido a los cerros, han ido al desierto y han ido a las calles. Y hoy hacemos algo que compete a los creyentes: suplicar, pedir”, dijo a las madres, a quienes exhortó a pedir con un corazón lleno de esperanza. 

“Y seguiremos tocando las puertas, y seguiremos tocando las puertas para buscarlos, y seguiremos yendo a los rastreos, seguiremos yendo a las calles; seguirán ustedes llevando esos mandiles, buscando, mostrando los rostros de las jóvenes, de los jóvenes, de los hombres desaparecidos. Seguiremos buscando. Pero no podemos tocar puertas sin pedir primero”, dijo al pedir a Dios que fortalezca las esperanzas de las madres que siguen buscando en esta frontera y en todo el país. 

Según datos del Reporte Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas, en Juárez existe el reporte de 922 personas ausentes desde el 15 de marzo de 1964 hasta el 4 de agosto de 2022, 157 de ellas mujeres y 765 hombres. La gran mayoría entre los años 2007 y 2019. 

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search