Inicia juicio contra supuestos agentes extorsionadores

Los señalan de despojar a una persona de un automóvil y 6 mil pesos

Staff
El Diario de Juárez
viernes, 05 abril 2019 | 06:00
El Diario

Ciudad Juárez— El juicio oral en contra de tres agentes de la Policía Procesal acusados de haber incurrido en los delitos de extorsión y cohecho, en agosto del 2017, inició ayer. 

Los sospechosos son Jaime Balderrama Herrera, José de Jesús Carrasco González y el comandante Rafael Fabián Vergara Rojas, el Ministerio Público (MP) pide que les impongan las penas máximas previstas para cada ilícito. 

La fiscal indicó que en esa fecha, los elementos interceptaron a la víctima —de identidad protegida— en la calle Bernardo Norzagaray a la altura del monumento conocido como “Al Cigarro” y le quitaron una camioneta Nissan Armada modelo 2004 así como seis mil pesos para luego dejarlo ir.

Pero más tarde le llamaron a la víctima presuntamente para exigirle que pagara 150 mil pesos a fin no ejecutar una supuesta orden de aprehensión que dijeron había en su contra, pues se identificaron como agentes ministeriales, y para devolverle el vehículo asegurado. 

Los abogados defensores argumentaron al Tribunal de Enjuiciamiento que el MP no podrá probar con todo el cúmulo de pruebas a presentar que sus representados cometieron esos delitos. Además advirtieron que la víctima va a caer en graves contradicciones, por lo que le pidieron a los jueces estar atentos a ello. 

La declaración del ministerial Óscar Hernández fue la primera prueba que presentó el MP a los jueces. Él dijo que el 22 de agosto del 2017 una persona se presentó en las instalaciones de la Fiscalía y denunció que momentos antes un grupo de ministeriales lo había interceptado para decirle que contaban con una orden de aprehensión en su contra pero nunca le mostraron el documento; le quitaron una camioneta con rines de lujo y lo dejaron a pie además de ordenarle que más tarde se comunicaran con ellos.

El testigo indicó que bajo su asesoría, la víctima llamó a los ahora procesados y ellos le pidieron 100 mil pesos pero luego se acordó la entrega de 150 mil pesos. Hernández grabó esa conversación y se implementó un operativo para acompañar a la víctima a dejar el dinero.

La víctima fue citada primero en una plaza ubicada en la avenida Tecnológico y luego en Gran Patio Zaragoza. 

Ahí se realizó la detención.

Presuntamente a los elementos —cuya función antes de ser aprehendidos era trasladar a los detenidos a las audiencias en las diferentes salas con las que cuenta la “Ciudad Judicial” así como a los diversos reclusorios de la entidad— se les decomisaron tres armas cortas y una larga y varios celulares, dijo el testigo. 

En su turno, una abogada defensora le preguntó al ministerial a que se dedicaba la víctima y cómo acreditó que contaba con 100 mil pesos, el testigo respondió que el afectado era dueño de tres o cuatro vehículos que brindan el servicio de Uber y ese dinero lo traía porque iba a comprar otro automotor pero no les presentó ningún documento. 

Este es el juicio oral, número 21/2019.


[email protected]