Juárez

Improvisan en hogares cortes de cabello

Por cierre de peluquerías

Luis Carlos Cano
El Diario de Juárez

viernes, 15 mayo 2020 | 06:00

Cuando joven, Juan Manuel López asistió a la escuela del Pentatlón Militarizado y ahí aprendió, entre otros oficios, algo de peluquero, enseñanza que nunca pensó que iba a utilizar en su propia casa, con su familia, pues se dedica a la actividad comercial.

Ahora, debido a la cuarentena obligada por el Covid-19, como otros juarenses, él ha utilizado sus conocimientos en todas las áreas posibles para salir adelante, entre ellos el de peluquería.

Y es que también por la contingencia sanitaria derivada del Covid-19, las peluquerías y salones de estilistas han cambiado su dinámica de atención a los clientes y en lugar de recibirlos a todos al mismo tiempo y hacerlos esperar turno, ahora los atienden por cita y no a todos, pues buscan evitar la saturación de los locales; otros optaron por cerrar sus puertas, como lo comentaron varios de los encargados y trabajadores de estos establecimientos.

Eso ha dado origen también no sólo a que la gente deje de cortarse el pelo o de hacerse algún peinado especial, pues la cuarentena ha motivado a los padres y madres de familia a practicar como peluqueros, o aplicar los conocimientos que tengan en la materia, como lo hizo Juan Manuel.

Viendo que el cabello de sus hijos crecía cada vez más, y estando acostumbrado a que lo usen corto como lo piden en la escuela, él se decidió a aplicar los pocos conocimientos que tiene para cortarles el pelo.

“Ya parecían hippies, les estaba creciendo como si le pusieran abono, pero no podía arriesgarme a sacarlos a la calle y llevarlos a una peluquería, que aunque esté limpia y huela bien, es mejor no arriesgarse y por eso les dije, con permiso, agarré la máquina que tenía guardada mi hija, las tijeras y a cortarles el pelo”, expresa Juan.

“Ahora que estamos en cuarentena forzosa la tienes que hacer de todo: mecánico, médico, brujo y hasta de peluquero, por eso me animé y les corté el pelo a los niños; no quedaron tan mal, creo que lo seguiré haciendo”, comenta.

Mientras, a la par de esta situación, en las peluquerías y salones de estilistas han cambiado la forma de trabajar por la contingencia de salud, lo que además ha provocado que la afluencia de clientes se redujera en la mayoría de los casos un 50 o 60 por ciento y en algunos hasta el 70 por ciento, comentan los peluqueros y estilistas.

PASE

Ciudad Juárez— Asimismo, dicen que la labor de las peluquerías y salas de estilistas debe ser considerada como esencial, por lo que implica la higiene personal y en la cual colaboran al cortar el cabello a los clientes.

Actualmente los que tienen servicio lo dan previa cita, pero también hay negocios que cerraron por la contingencia, tal vez sea temporal, pero muchos han cerrado sus puertas, comentan.

Muchas peluquerías han estado cerradas, lo prefieren así que estar atendiendo clientes por cita, nosotros así estamos trabajando, además de seguir las reglas de sanidad al pie de la letra, usando cubrebocas, guantes y con el local completamente limpio y desinfectado, comenta Alejandro Chacón, del negocio Clásica Barbería, situado por Paseo de la Victoria.

Explicó que usando este sistema de trabajo garantizan a los clientes limpieza del establecimiento, pero esto también ha derivado en que la afluencia de clientes se redujera hasta en más del 60 por ciento.

“Algunas gentes vienen a atenderse mientras le cortamos el pelo a un cliente, pero no les podemos abrir y les explicamos el motivo, lo entienden y hacen cita, pero espero que no duremos mucho tiempo así”, expresó.

“Sí ha bajado mucho el trabajo, pero estamos tomando las medidas sanitarias, usamos el cubrebocas, el lavado frecuente de las manos y desinfectamos todo, incluyendo el equipo que se usa para los trabajos”, dice a su vez Carmela, empleada de la Estética Rosy, ubicada cerca de la avenida De las Torres.

Como en otros casos, comenta que el trabajo se ha reducido en las últimas semanas, y aunque trabajan por citas, no son muchos los clientes que llaman para buscar el espacio y atenderse.

“Creo que fácilmente ha bajado la clientela en un 70 por ciento, algunos empleados tuvieron que irse porque no había suficiente trabajo”, indica.

Israel, peluquero en el negocio denominado Barbiere, situado por la calle Pedro Rosales de León, coincide en que a pesar de que se siguen las medidas sanitarias y de higiene en el local, son pocos los clientes que tienen y considera que se ha reducido en más del 60 por ciento la afluencia.

“También trabajamos por cita, pero no son muchas, hay días que no tenemos gente, es por la cuarentena, por eso creemos que deben dar oportunidad para que abran todos los negocios, y nosotros con el compromiso de mantener la higiene”, agrega.