PUBLICIDAD

Juárez

Ante llegada de venezolanos

Improvisa Patrulla Fronteriza campamento en el bordo

Deben esperar hasta 31 horas antes de ser trasladados a una estación migratoria

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

miércoles, 14 septiembre 2022 | 11:22

Manuel Sáenz / El Diario de Juárez | Los extranjeros, algunos acostados, ya en el lado estadounidense Manuel Sáenz / El Diario de Juárez | Venezolano reparte botellas con agua entre sus compañeros

PUBLICIDAD

Ante el arribo diario de cientos de personas de origen venezolano, el bordo fronterizo estadounidense se convirtió en un campamento provisional de migrantes, resguardado por los agentes de la Patrulla Fronteriza del Sector El Paso.

Después de esperar hasta 31 horas junto al muro fronterizo antes de ser trasladados a una estación migratoria, ayer grupos de sudamericanos comenzaron a cruzar nuevamente el río Bravo para buscar en México comida y agua.

PUBLICIDAD

“Yo llegué aquí a las 12:00 del mediodía de ayer (lunes), pero todavía no nos toca”, dijo un migrante venezolano ayer a las siete de la tarde.

“Nos dicen que están muy llenas sus instalaciones, que se tienen que ir desahogando; nosotros llegamos a las tres de la tarde (del lunes)”, narraron ayer al mediodía dos venezolanos, quienes pidieron no publicar sus nombres.

Dijeron que al arribar a Estados Unidos, después de más de 25 días de viaje, los agentes les dieron agua, pero al ver que pasaban las horas y debido a que no habían comido en todo el lunes, durante la noche decidieron cruzar a México para comprar pan y mayonesa en una tienda de autoservicio cercana. 

“Sí nos tocó la lluvia, cuando llovió nos pusimos abajo del puente (vial), pero sí nos mojamos algo, por eso me enfermé”, dijo uno de ellos con la voz ronca, mientras tocaba su garganta, para luego cruzar otra vez el río internacional con una bolsa de plástico en la que llevaba refrescos, jugos, papas fritas, jamón y pan blanco, entre otras cosas.

Durante la mañana de ayer, agentes de la Patrulla Fronteriza instalaron 14 baños portátiles junto a los barrotes de acero, en donde los migrantes fueron formados, y aunque eran trasladados por grupos, caminando, a la estación migratoria, continuamente arribaban más personas hasta el punto en donde termina el muro.

Mientras que algunos portaban todavía cobijas o plásticos, con los que pasaron la noche en la frontera, otros iban en busca de comida a las tiendas más cercanas, y otros más esperaban justo donde terminan los barrotes de acero para alentar y ayudar en su llegada a quienes se iban sumando a ellos.

Dan preferencia a mujeres y niños

De acuerdo con los propios migrantes, hasta el mediodía de ayer sumaban cerca de 500 personas las que se encontraban junto al muro fronterizo, en donde los hombres venezolanos que viajaban solos o con mujeres adultas permanecían en espera de ser trasladados a la estación migratoria, debido a que se le daba preferencia a las mujeres con niños o familias con menores.

“Llegaron unos de Guatemala, pero a ellos los apartan”, dijo uno de ellos debido a que los centroamericanos son expulsados de manera exprés bajo la política sanitaria llamada Título 42, con el argumento de que los migrantes representan un “grave riesgo” para la propagación del Covid-19 entre la población estadounidense; una política de expulsión que no aplica para los venezolanos, lo que ha provocado su constante flujo.

Efraín, de 21 años, y Jesús, de 26, quienes se conocieron en la travesía que realizaron durante casi 45 días desde Venezuela hasta Ciudad Juárez, ingresaron también la noche del lunes a Estados Unidos, en donde permanecían hasta la tarde de ayer.

“Ayer (lunes) llegamos como a las siete de la noche, nosotros mismos tenemos que salir a comprar nuestra comida, anoche cruzamos para comprar comida y ahora otra vez”, narraron mientras cargaba cada uno de ellos una bolsa con jugos y tortas.

La mayoría de ellos han viajado desde Chiapas u Oaxaca en camiones de pasajeros o avión hasta Ciudad Juárez, debido a que cuentan con un permiso provisional para transitar libremente por México durante siete días.

La Patrulla Fronteriza del Sector El Paso confirmó el lunes que desde el 1 de septiembre ha recibido en promedio a mil 100 migrantes al día, la mayoría no candidatos a expulsión bajo Título 42.

“Podemos confirmar que hemos tenido un aumento y cambio en la demografía de migrantes que estamos encontrando”, informó la autoridad estadounidense.

Al ser consultada ayer sobre la saturación en sus instalaciones migratorias, respondió que “la Patrulla Fronteriza del Sector El Paso trabaja en estrecha colaboración con la Oficina de Ejecución de Deportación de ICE para espacios de detención y con funcionarios del Gobierno local y Organizaciones No Gubernamentales para descomprimir la alta capacidad de retención de migrantes en el Centro de Procesamiento Central del Sector El Paso. Una vez agotadas esas opciones, se consideran las liberaciones provisionales a la comunidad”.

También destacó que diariamente grupos de migrantes son liberados provisionalmente dentro de Estados Unidos.

“Mientras procesamos a los migrantes bajo nuestra custodia, lo haremos con el objetivo de tratar a todos bajo nuestra custodia de manera respetuosa, segura y humana. Los migrantes serán liberados provisionalmente cerca de refugios comunitarios, refugios para personas sin hogar y estaciones de autobuses en toda la ciudad de El Paso”, informó. 

hmartinez@redaccion.diario.com.mx

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search