Juárez

Impidieron pase a ciudadanos de EU

Bloqueo representó una pérdida de 21 mil pesos para el Fideicomiso de Puentes

Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez / Hincado y con las manos levantadas, un ciudadano estadounidense, quien se identificó como José Dolores, de 49 años, solicitaba poder ingresar a su país

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

jueves, 31 diciembre 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— Ciudadanos y residentes de Estados Unidos señalaron su enojo e incluso suplicaron a los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) que los dejaran ingresar a su país, durante las casi ocho horas de la noche del viernes y la madrugada de ayer en que unos 300 migrantes de Cuba tomaron el puente internacional Paso del Norte-Santa Fe al grito de “queremos pasar, queremos pasar”.

Mientras que el bloqueo del cruce internacional significó una pérdida de 21 mil pesos para el Fideicomiso de Puentes Fronterizos de Chihuahua, de acuerdo con su director Sergio Madero, los estadounidenses pidieron a los migrantes que busquen una mejor vida sin afectar a los demás.

Hincado y con las manos levantadas, un ciudadano estadounidense, quien se identificó como José Dolores, de 49 años, y mostró una identificación de Texas, le imploró durante varios minutos a los agentes de CBP que lo dejaran ingresar a su país.

Mientras que los cientos de cubanos permanecían en el área peatonal del puente, en sentido de sur a norte y luego se desplazaron hacia el área peatonal contraria y algunos caminaban por el área de vehículos, el estadounidense llegó caminando hasta donde estaban los agentes, quienes al pensar que se trataba de un migrante le apuntaron con la pistola de postas, por lo que el hombre se protegió el rostro con las manos y luego las levantó para decirles que era ciudadano estadounidense.

Al ver la negativa de los agentes, el hombre unió sus manos en signo de oración y luego se hincó frente a los elementos que resguardaban el área peatonal del puente, hasta que uno de los agentes lo tomó de un brazo para que se levantara y le pidió que se fuera a otro cruce internacional.

Tras el arribo de los cientos de cubanos que exigían al gobierno de Donald Trump que los dejara ingresar a su país para continúan allá su proceso de asilo político, y que no tuvieran que esperar más en México, agentes de CBP cerraron el cruce con barreras de cemento, alambre de púas y agentes antimotines. 

Personal de seguridad privada mexicana del puente, optó por desalojar el área vehicular, lo que provocó la molestia de automovilistas quienes dijeron tener una hora varados en la fila.

“Cierran la frontera y no nos dejan pasar a nosotros que somos de aquí, de Estados Unidos. A pesar de todos los inmigrantes que vienen cruzando la frontera no hay problema, el único problema es que esta gente no nos deja cruzar a nosotros que somos de aquí; y ahora a nosotros, a pesar de que nos tienen más de una hora esperando para cruzar, nos salen con esto. Está mal”, dijo José Ramírez, quien descendió de su camioneta para manifestar su molestia a los agentes de CBP. 

Dos hombres más, quienes prefirieron no proporcionar sus nombres, permanecieron durante casi dos horas en el puente, en espera de que abrieran la frontera, con la esperanza de que la permanencia de los cubanos duraría poco tiempo debido al frío.

Otros residentes y ciudadanos del vecino país mostraban sus identificaciones a los agentes para tratar de persuadirlos de que los dejaran ingresar, lo cual no ocurrió.