Juárez

Huyen por violencia empleados de maquila

Eran trabajadores reclutados en Durango los dos asesinados

Gabriel Cardona / El Diario de Juárez / Operadores afuera de Chihuahua Electrical Wiring Systems

Sandra Rodríguez
El Diario de Juárez

viernes, 12 febrero 2021 | 09:33

Empleados de una maquiladora local, que fueron contratados en Durango, retornaron a su estado luego de que la mañana del sábado 6 dos de sus compañeros fueron encontrados sin vida cerca de uno de los hoteles en los que se hospedaban, indican testimonios.

“De hecho, el mismo día que encontraron a los compañeros, muchos se regresaron, aproximadamente unos 40 o 45”, dijo vía telefónica uno de los obreros que ya se encuentra en aquel estado y que pidió no ser identificado.

Este medio solicitó ayer una entrevista en la planta de la empresa Chihuahua Electrical Wiring Systems (CEWS) –ubicada en el bulevar Independencia– pero no hubo respuesta, como tampoco hubo en los teléfonos de la STPS de Durango. 

“Se están regresando por miedo”, agregó otro trabajador del grupo, entrevistado en el estacionamiento de un hotel en la avenida Ejército Nacional, en esta frontera.

La Fiscalía General del Estado en la Zona Norte informó ayer que las personas encontradas sin vida la mañana del sábado en el fraccionamiento La Playa, sobre la calle Fernando Montes de Oca, fueron identificadas como César Adrián Esquivel Rosas y Víctor Hugo Morales, ambos de 21 años y originarios de Durango. 

La causa de muerte de Morales, informó el vocero de la FGE en la Zona Norte, Alejandro Ruvalcaba, fue asfixia por estrangulamiento, mientras que el cuerpo de Esquivel presentó heridas punzocortantes en el cuello, aunque hasta ayer no estaba lista su necropsia. 

Obreros entrevistados ayer en el hotel Colonial, ubicado a dos cuadras de donde fueron encontradas las víctimas, dijeron sólo saber que se trataba de dos de sus compañeros en la empresa Chihuahua Electrical Wiring Systems reclutados en Durango, pero que no los conocían.

Ayer no fue posible localizar a familiares de los fallecidos. 

Por separado, el diputado local duranguense Gerardo Villarreal Solís, informó que los trabajadores –alrededor de 300– llegaron a esta entidad a través de un programa de contratación avalado por el Gobierno de aquel estado. 

También, que al conocerse la noticia del doble crimen, la preocupación inicial era indagar la versión difundida entre los obreros, de que a los cadáveres se les había dejado un mensaje en contra de la comunidad de ese estado –lo cual fue descartado por la FGE.

“Ayer hablé con la empresa, con el representante de Recursos Humanos, la persona que se encargó del reclutamiento de los duranguenses. Nos comentan que ellos platicaron ya con la gente, obviamente los trabajadores están consternados por la situación”, dijo Villarreal.

“Pero que están en condiciones laborales muy aptas; sin embargo, la noticia alarma a los familiares de Durango y los familiares de Durango son los que les piden a los trabajadores que están allá que se regresen”, agregó el legislador del Partido Verde Ecologista de México y quien esta semana declaró a medios de aquella entidad que exigía garantías de seguridad al Gobierno de Chihuahua. 

En entrevista vía telefónica con El Diario, Villarreal agregó que la empresa le informó que no hubo tal mensaje, y que el crimen se registró fuera del escenario laboral o del trayecto pero que, ante la preocupación de los empleados, ofreció cubrir el transporte de regreso a quienes se sintieran vulnerables.

“Ayer (miércoles) nos comentaban que eran alrededor de 40 las personas que ya regresaban, por el miedo de la noticia que se difunde. Esto lo comentan personas de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social acá en Durango”, dijo Villarreal, que agregó que otra parte del grupo decidió quedarse. 

Villarreal agregó que la convocatoria para trabajar en Ciudad Juárez fue difundida en diferentes municipios de aquel estado a través de medios como las cámaras empresariales.

Los trabajadores entrevistados dijeron que llegaron a Juárez en enero, atraídos por los salarios de entre 2 mil 100 y 2 mil 300 pesos por semana y la oferta de hospedaje y alimentación durante tres meses.

‘Eso es normal en Juárez’

Los entrevistados señalaron que los ofrecimientos de la empresa han sido cumplidos, pero que, ante la noticia del doble crimen y de un presunto amago, pidieron información al personal que los reclutó.

“Nos hicieron una pequeña junta con la gente de Recursos Humanos, nos dijeron que era lamentable el hecho, pero que como había pasado fuera del horario y de la planta y del hotel, básicamente no podían hacer nada”, narró el entrevistado que partió de esta frontera.

“Y nos dijeron que eso es normal en Juárez, que no podían garantizar la seguridad ya que no tenían garantizada ni la de ellos, ya que vivían ahí. A algunos compañeros que se fueron el día lunes les dijeron que, si se querían ir para Durango porque tenían el temor de que les pasara algo, los querían convencer de que se quedaran hasta el viernes”, agregó.

El personal de CEWS entrevistado en el exterior del hotel Colonial consideró que el temor se había expandido por la versión “inventada” de que había un mensaje en los cuerpos de las víctimas, por lo que descartaron partir. 

El sábado que se encontraron los cadáveres, en esta ciudad fueron asesinadas en total 15 personas, en lo que fue el día más violento del año en esta frontera.

“Yo sí me siento con miedo, pero aquí venimos por la necesidad, venimos por el dinero”, dijo otro de los empleados. (Sandra Rodríguez Nieto / El Diario)

srodriguez@redaccion.diario.com.mx