Juárez
En un mes

Han albergado a mil 425 migrantes en el Kiki Romero

A un mes de su apertura como albergue filtro

Fotos: Archivo / El Diario / 1. 23 de marzo. El gimnasio aún no estaba habilitado
/ 2. 5 de abril. Trabajadores y voluntarios armaron las literas para los huéspedes
/ 3. 21 de abril. Extranjeros tienen un lugar seguro dónde resguardarse
/ 4. 21 de abril. Varias actividades realizan en el lugar para entretener a los menores

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

miércoles, 05 mayo 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— A un mes de su apertura como albergue filtro, el gimnasio municipal Enrique “Kiki” Romero ha recibido a mil 425 migrantes, principalmente centroamericanos que fueron expulsados de Estados Unidos a Ciudad Juárez bajo el Título 42 tras haber cruzado la frontera por Tamaulipas.

De acuerdo con su coordinador y director de Derechos Humanos del Municipio, Rogelio Pinal Castellanos, desde el 5 de abril hasta ayer, el refugio había recibido a 702 menores de edad, principalmente niños entre los 2 y 4 años, quienes viajaban con su madre. 

Dijo que a los 723 adultos se les ha realizado la prueba rápida de Covid-19 al ingresar al albergue, a la cual todos han dado negativo, pero algunos de ellos con anticuerpos. Sin embargo, tres personas fueron aisladas en el hotel filtro porque presentaban síntomas, aunque dieron negativo a la prueba rápida. 

Con 169 personas albergadas hasta ayer, el funcionario municipal destacó la necesidad de cepillos de dientes, toallitas húmedas, desodorantes para hombre y mujer, leche en polvo, toallas sanitarias y de baño, al igual que ropa interior de niños y adultos.

Todos los artículos pueden ser entregados en las instalaciones ubicadas en la calle Codorniz 6601, en la colonia Azteca. 

Del 11 de marzo al 2 de mayo Estados Unidos expulsó cada día hacia Ciudad Juárez a un centenar de centroamericanos que cruzaron a Texas por las fronteras de Tamaulipas y luego fueron trasladados en aviones a El Paso. 

Ante dichas llegadas masivas, el Municipio acondicionó el gimnasio desde el lunes 5 de abril como un albergue temporal filtro, el cual es operado por personal de las direcciones de Derechos Humanos, Centros Comunitarios y Educación del municipio, con apoyo de literas enviadas por el Gobierno federal, el cual envió también las pruebas rápidas de Covid-19. 

“Ha sido muy pesado, el personal de Derechos Humanos ha trabajado casi las 24 horas del día”, dijo el funcionario sobre el primer mes de funcionamiento del albergue municipal. 

De las mil 425 personas albergadas hasta ayer, después de los seis días en los que pueden estar en el “Kiki” Romero, 169 pidieron ser trasladadas al Centro Integral para Migrantes “Leona Vicario”, algunas porque esperan la posibilidad de solicitar el asilo político en Estados Unidos y otras porque no tienen dinero para regresar a su lugar de origen y esperan a que su familia los apoye o ser canalizadas al programa de retorno voluntario de la Organización Internacional para las Migraciones de Naciones Unidas (OIM-ONU). (Hérika Martínez)

hmartinez@redaccion.diario.com.mx