Hallan en Juárez la ruta a su libertad

De los 12 mil 353 viajeros registrados por la Coespo, el 75 por ciento son isleños

Hérika Martínez Prado /
El Diario
sábado, 20 abril 2019 | 06:00

Tras huir de la economía y el régimen político de su país, miles de cubanos descubrieron en Ciudad Juárez la ruta para lograr el sueño americano de la libertad.

Según datos del Consejo Estatal de Población y Atención a Migrantes (Coespo), de los 12 mil 353 migrantes que han arribado de octubre a la fecha a esta frontera con el fin de buscar el asilo político en Estados Unidos, el 75 por ciento provienen de Cuba, es decir unas 9 mil 400 personas, más de mil en la última semana.

Después de cruzar al menos cinco países, miles de isleños han elegido Juárez para cruzar, luego de que amigos, familiares u otros paisanos que cruzaron antes les han dicho que ésta es una ciudad “ordenada y segura” para los migrantes, a diferencia de ciudades como Tijuana, donde los agreden o en Matamoros, donde los han secuestrado.

A diferencia de otras fronteras donde el fenómeno migratorio que comenzó en octubre de 2018 está compuesto en más del 97 por ciento por centroamericanos, aquí la migración ha sido principalmente cubana, destacó el investigador Jesús Peña Muñoz, de El Colegio de la Frontera Norte (El Colef), tras realizar el informe La Caravana Migrante Centroamericana en Ciudad Juárez.

Y también los motivos de las migraciones son distintos, ya que mientras que los centroamericanos huyen principalmente de la violencia, los cubanos lo hacen por las presiones políticas y la economía de su país.

“En mi país un sueldo promedio es de 10 a 20 dólares al mes, un kilo de carne de vaca cuesta 10 dólares, pero no siempre hay”, dijo Yadier, un licenciado en cultura física quien decidió huir de su país, donde su sueldo mensual era de 34 dólares.

Después de estar varados en Tapachula, Yadier y Ana, lograron conseguir un amparo federal para poder cruzar por México hacia la frontera con Estados Unidos, por lo que después de tres días de viajar en camión de Chiapas a la Ciudad de México y luego en avión, ayer llegaron a Juárez.

Pero al llegar encontraron una lista con miles de migrantes antes que ellos para cruzar a Estados Unidos, ya que hasta ayer sumaban más de 12 mil registrados y los que habían sido recibidos en el Puente Internacional Paso del Norte por los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), eran 7 mil 618, para comenzar el trámite de asilo político.

Muchos se han desesperado han decidido cruzar la frontera para entregarse a la Patrulla Fronteriza, pero a los que llegaron ayer la diferencia de 4 mil 907 números los impactó, por lo que estimaron que permanecerán al menos cuatro meses en Juárez.

Sin embargo, Enrique Valenzuela, director de Coespo, destacó que en realidad no se sabe cuántos migrantes esperan actualmente en Juárez, porque muchos se han desesperado ante la espera y han decidido cruzar de manera irregular para entregarse a la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos.

Cuando el presidente Donald Trump anunció que cerraría la frontera “los hoteles se quedaron solos”, porque muchos decidieron entregarse, “pero ya se están llenando otra vez”, comentó Dailín Traba, originaria de Holguín, Cuba, quien hoy cumple 40 días en Juárez en espera de que le toque su turno para viajar a Houston, aunque para eso calcula que le faltan al menos 20 días más.

Para los cubanos vale la pena la espera en los límites de Estados Unidos, después de haber logrado huir de las políticas de su país, donde Yadier tuvo que vender el carro que le había heredado su papá, y vender todo lo que tenían, como “la televisión, la cama, el frío (refrigerador), la ropa, hasta los calzoncillos”, para poder hacer el viaje hacia su sueño americano. 

Uno de los principales problemas en Cuba es la alimentación, “la leche, el queso, es para los turistas. Una botella de aceite vale dos dólares, una libra de puerto vale dos dólares, un kilo de pollo vale dos dólares, un kilo de carne de vaca cuesta 10 dólares y yo ganó 34, no puedo comprar carne para comer unos días porque luego qué voy a comer”, dijo el migrante.

Andrés Crespo, también huyó de La Habana, donde trabajaba en Finanzas, debido a la política de su país.

“En cada frontera hay cubanos porque allá no se puede vivir, tenemos que salir en busca de libertad, en busca de una mejor vida... y Juárez nos dijeron que es una frontera ordenada y segura”, dijo otro migrante quien decidió omitir su nombre. 

De los 442 migrantes que fueron censados en febrero en el gimnasio del Colegio de Bachilleres, el 48.95 por ciento de los cubanos dijo contar con estudios de bachillerato o una carrera técnica, y 18.22 por ciento con una carrera universitaria, para quienes los sueldos tampoco son suficientes.

“Buscamos la libertad, pero también una mejor vida, porque en Cuba no se puede vivir así. El que más gana en Cuba gana 60 dólares al mes, y te estoy hablando de un doctor, y no vive bien”, explicó hace unas semanas a El Diario Yael, otro isleño que se hospeda en el centro de la ciudad.

Él dijo que su sueldo de 20 dólares al mes como músico lo obligaba a ahorrar meses para poder comer y comprar una camisa o un pantalón de mezclilla, ya que su costo aproximado es de 35 a 40 dólares por pieza, es decir, el doble de su sueldo mensual.

Y aunque muchos de los cubanos han comentado que son apoyados por familiares de Estados Unidos para mantenerse aquí hasta cruzar la frontera, otros buscan conseguir un trabajo en la ciudad, ya que la mayoría se encuentran hospedados en hoteles y han tenido que administrarse para comer hasta una vez al día para poder ahorrar.

Desde 80 pesos hasta 200 pesos al día es lo que están pagando por alojarse en hoteles céntricos, en grupos de hasta seis personas por habitación.

Algunos también han asegurado que han vendido “hasta las cucharas” para poder realizar el viaje que la mayoría comienza a través de Panamá o Nicaragua, a donde viajan como turistas o con un permiso para ir de compras, como comerciantes.


En cifras

9,400

Los que han llegado a la frontera en busca del ‘sueño americano’

Países los que 

cruzaron algunos 

para llegar hasta acá