Juárez

Hace de Juárez una ciudad más saludable

Al frente de la Fundación Paso del Norte, Karen Yarza impulsa programas de bienestar a favor de la comunidad

Omar Morales / El Diario

Eduardo Lara
El Diario de Juárez

domingo, 21 marzo 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— Fortalecer la capacidad institucional y financiera de organismos de la sociedad civil para que puedan implementar programas de salud en Ciudad Juárez es tan sólo uno de los objetivos de la Fundación Paso del Norte, pero también de Karen Yarza, quien desde hace cinco años está al frente de dicho organismo para impulsar diferentes proyectos que hagan de Juárez una mejor frontera.

Originaria de la Ciudad de México, “pero orgullosamente juarense por adopción”, Karen nos platica algunos de los retos que tiene Juárez y el trabajo que desde las organizaciones de la sociedad civil se está realizando para impulsar programas de salud y bienestar que ayuden a esta frontera tener una mejor calidad de vida.

“Soy chilanga exportada, pero orgullosamente juarense. Tengo muchos años viviendo aquí en la frontera, desde el ‘86, y lo que más me gusta de Juárez es su gente, tiene algo muy especial que en ninguna otra parte de México he visto, he tenido la oportunidad de vivir en Ciudad de México, Monterrey, Chihuahua y Cancún, y puedo decir que la gente aquí es increíble, muy honesta, muy trabajadora y transparente, solidaria y resiliente, para mí la gente es el mayor activo de la ciudad”, comentó.

Egresada de la carrera de Comercio Internacional por el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), campus Monterrey, Karen encontró su verdadera vocación en el denominado tercer sector, apoyando en la creación de nuevas asociaciones civiles.

“Empecé en una asociación civil llamada CehLíder, enfocada al liderazgo humano; ahí estuve cuatro años. Luego me tocó crear la fundación Rosario Campos de Fernández, en donde trabajé otros diez años; además, tuve la oportunidad de crear la Fundación Comunitaria de la Frontera Norte, y ahí trabajé alrededor de 12 años. Luego me fui al Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), pero no fue tanto lo mío”, dijo.

Agrega que “así que decidí regresar y empecé a trabajar en Fechac. Ahí se comienza una alianza con Paso del Norte Health Foundation y conozco las acciones que esta organización hacía en la región, principalmente en El Paso; posteriormente en 2015 se abre la oportunidad de abrir una representación en Juárez y me toca a mí empezar ese proceso”.

-El Diario (ED): Siendo madre de familia, ¿cómo fue el proceso para abrir una representación de Fundación Paso del Norte aquí?

-Karen Yarza (KY): “El primer año fue muy duro, fue un proceso de definir muchas cosas, como misión, visión, áreas estratégicas de acción, de presentarse a la ciudad y comenzar a generar esa confianza hacia la institución. Creo que una de las ventajas que tuvimos fue la experiencia que ya traía en asociaciones civiles, así como el respaldo que teníamos de Paso del Norte Health Foundation, que en ese entonces tenía 20 años operando en la región de forma transparente”.

La Fundación Paso del Norte para la Salud y Bienestar es un organismo sin fines de lucro con sede en Ciudad Juárez, constituido en 2015 con el objetivo de impulsar programas innovadores y de impacto colectivo que mejoren el bienestar de la comunidad.

Para lo anterior, la fundación capta recursos para que sean invertidos en la salud y bienestar de la ciudadanía, promoviendo alianzas con un enfoque de acción binacional en la materia.

“El consejo es quien verdaderamente dirige la fundación y toma las decisiones, los consejeros cuidamos que sean gente muy respetada y recta, con una pasión por ayudar a las personas, sin pensar en recibir algo a cambio. Aquí no hay plataformas políticas de ningún tipo, ni sirve de trampolín para nada más, es un trabajo realmente altruista y filantrópico”, aclara.

-ED: ¿Cuáles son algunos de los programas que han podido impulsar en la comunidad?

-KY: “Tenemos diferentes programas, la fundación ha podido ayudar a más de 40 organizaciones de la sociedad civil y tenemos proyectos sello. Sin embargo, no nada más nos dedicamos a canalizar los recursos, sino que también trabajamos en la parte del fortalecimiento, creemos que mientras más profesional y fuerte sea la organización por dentro, mejores serán los resultados en los eventos que hagan para la comunidad”.

“Siempre cuidamos que haya un balance, uno de los programas que importamos de El Paso fue el de liderazgo transformacional, que en la vecina ciudad lleva cinco generaciones; en este proyecto se aceptan 20 personas, quienes durante 10 meses reciben una capacitación sobre cómo ser un buen líder, bienestar emocional, el bien ser, y se les pone a un coach que les ayuda a definir objetivos muy claros… el año pasado tuvimos nuestra primera generación en Juárez y la idea es repetir el programa cada dos años”, comentó.

Otra de las iniciativas sello de la fundación es “Juárez en acción”, la cual se ha convertido en el programa de voluntariado más grande del estado de Chihuahua, en donde durante septiembre se invita a las personas a registrar proyectos que la ciudadanía esté realizando en beneficio de los demás.

“Lo que buscamos es poder visibilizar que la gente en Juárez es muy buena, y día con día hay gente anónima que está haciendo algo por los demás. Queremos que la ciudad participe y conozca todo lo que se hace en la frontera, porque no hay acción chiquita, al contrario: si todos participamos en actividades como estas, por muy pequeñas que parezcan, esta ciudad sería mucho mejor”, afirma.

En su primera edición, en 2016, el programa alcanzó una participación de cerca de 2 mil personas, mientras que el año pasado la cifra llegó casi los 15 mil participantes, dando reflejo de la confianza que la fundación ha logrado en la comunidad.

“Participamos en otro programa, como el de escuelas de bienestar, en donde capacitamos a maestros en educación física o coaches comunitarios para dar herramientas de vida a los niños, desde trabajo de equipo, visión de futuro, prevención del bullying, entre otros temas, acciones que incluso se han exportado de Juárez hacia otros países del mundo”, indicó.

-ED: Desde tu perspectiva, ¿qué más podemos aportar como juarenses para tener una mejor ciudad?

-KY: “Creo que debe existir un balance, no le podemos cargar todo al Gobierno, o esperar que las empresas resuelvan y financien todo: debe haber un equilibrio entre sector privado, Gobierno y sociedad, hay grupos de OSC con un propósito muy claro y la gente se puede sumar, hay muchas organizaciones que trabajan día a día para mejorar la calidad de vida”.

“Se pueden sumar como voluntarios o embajadores, aquí se trata no sólo de aportar recursos, sino también talento y tiempo. Repito, no hay acción pequeña, todo cuenta, cada quien en medida de sus posibilidades. Debemos saber que lo que hagamos tendrá un impacto y que todo nos afecta, no se vale decir ‘¡Como no me pega a mí, no es mi problema!’, es problema de todos, y en la medida en que todos nos solidaricemos con nuestra comunidad, la ciudad va a ir mejorando”, continuó.

Por otro lado, Karen indica que uno de los problemas que más aquejan a la ciudad es la normalización de la violencia, principalmente en algunas zonas.

“Ya la gente está tan acostumbrada que todos los días haya cierto número de homicidios o problemas por el narcotráfico y otros delitos… la gente está afectada emocionalmente, es por eso que es muy importante hacerle saber que existe otra realidad, en donde se puede convivir sin problemas con tus vecinos, en donde los niños sí pueden salir al parque a jugar y que sí se puede ser feliz. Pienso que los juarenses somos bien resilientes y que juntos podemos salir adelante para crear una ciudad de la que todos podamos sentirnos mucho más orgullosos”,  concluyó. 

elara@redaccion.diario.com.mx