Juárez

Gimnasios se adaptan al semáforo naranja

Sacan sus máquinas y equipo al aire libre y reciben a clientes bajo reservación

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

jueves, 15 octubre 2020 | 06:00

Ciudad Juárez.- Ante el cambio de semaforización del amarillo al naranja, debido a la pandemia por el nuevo coronavirus (Covid-19), los gimnasios de Ciudad Juárez volvieron a cerrar sus puertas, por lo que establecimientos como 360 Fit Center adaptaron sus servicios al aire libre, donde reciben a sus usuarios bajo reservación. 

De acuerdo con Rafael García, coordinador administrativo del gimnasio, debido a que ellos no pagan renta; la nómina, los servicios, el pago del Seguro Social y los impuestos se han convertido en el mayor gasto operativo del gimnasio donde los usuarios al llegar pasan por un túnel sanitizante, se les toma la temperatura, utilizan todo el tiempo el cubrebocas y constantemente sanitizan los aparatos.

Tras la inversión en un “sistema anti-Covid-19” que desinfecta el aire y las superficies, y las adecuaciones para operar en el interior de sus instalaciones, debido al cambio de color en el semáforo  el lunes 12 de octubre volvieron a sacar sus aparatos a su estacionamiento. 

Carlos Herrera, coordinador de ventas del gimnasio, informó actualmente están operando con un aforo del 30 por ciento y bajo reservación, por  lo que cada usuario puede hacer uso de sus instalaciones hasta por una hora y media.

“Estamos utilizando el código de seguridad, el uso obligatorio del cubrebocas en todo momento y en cualquiera de las actividades que tenemos, de las 5 de la mañana hasta las 8 de la noche, y el sábado de 7 de la mañana a 1 de la tarde. Y estamos limpiando constantemente los aparatos, tenemos dispensadores de desinfectante para que las personas estén limpiando su equipo antes y después de utilizarlo”, apuntó. 

Cada usuario debe acudir además con dos toallas, una para secar su sudor y otra para utilizar los aparatos. 

“Ha sido complicado, el problema sí nos perjudica, el 30 por ciento es muy poca la capacidad para que el gimnasio pueda solventar sus gastos, sus nóminas, pero nos adaptamos y tratamos de sobrellevarlo lo más pronto posible, tratamos de ajustarnos al cambio de un día para otro. En este caso el anuncio se hizo el domingo y el lunes ya estábamos realizando el cambio –para trabajar al aire libre-”, comentó Herrera.

Con la ventaja de contar con un amplio estacionamiento interior, en el que pueden sacar los aparatos, la operación al aire libre permite apoyar en parte los gastos operativos del gimnasio que continúan, sin apoyos gubernamentales. 

Además de los ingresos del gimnasio, se han afectado a todos sus trabajadores, entre ellos aproximadamente 25 instructores en las diferentes áreas. 

“Es una situación lamentable que por ejemplo los bares, con el cambio de actividad a restaurante, pudieran seguir operando hasta altas horas de la noche, sin ningunas medidas de protección ni de sana distancia. Eso nos afecta mucho, y nos afecta de manera grave, siendo que nosotros no consideramos que seamos un foco de infección más que lo pueden ser los antros, los centros comerciales o los supermercados, que tienen medidas de seguridad muy relajadas”, comentó García.

Herrera, destacó además que el hacer ejercicio aumenta las defensas, además de que durante la cuarentena en promedio el mexicano subió ocho kilogramos. 

“Nosotros hicimos una inversión muy grande en el gimnasio para brindar seguridad a nuestros clientes, no tener aglomeraciones, que todo sea por reservación, un túnel sanitizante, un aparato para poder desinfectar el ambiente. Hicimos inversión dentro de las instalaciones y que se nos cierren las puertas sí nos parece algo injusto viendo que en otras partes como segundas, centros comerciales y bares no hay ningún problema”, señaló.