Juárez

Galería: Resplandece su afecto

Después de 30 años, Ramón y Sonia volvieron a cambiar pañales, pues se convirtieron en el hogar de acogida de una pequeña niña

Alejandra Gómez
El Diario de Juárez

jueves, 01 julio 2021 | 14:31

Gabriel Cardona / El Diario de Juárez Gabriel Cardona / El Diario de Juárez Gabriel Cardona / El Diario de Juárez Gabriel Cardona / El Diario de Juárez Gabriel Cardona / El Diario de Juárez

Hoy, a las 10:00 de la mañana, luego de tres meses lejos de su hogar, la pequeña A.M. de cinco meses de nacida dejará a la familia que desde el pasado 25 de mayo la acogió dentro de su casa como parte de un programa que busca restituir el derecho de vivir en un ambiente familiar a las niñas, niños y adolescentes (NNA) que, por diversas situaciones de riesgo, se encuentran bajo tutela del Gobierno del Estado. 

Un domingo por la mañana el señor Ramón Zambrano, de 54 años, asistió a la iglesia Jesucristo es la Respuesta, como acostumbra hacerlo desde hace tiempo, y escuchó por primera vez del acogimiento familiar que este año fue traído a Ciudad Juárez por la asociación internacional LightShine, la cual trabaja en conjunto con el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) y la Procuraduría de Protección de NNA. 

La asociación, dirigida por Alejandra Carbajal, tiene como objetivo evitar que los menores queden bajo el cuidado de alguna institución o albergue mientras se soluciona su situación jurídica, pues el proceso de restitución con su familia biológica o, de ser necesario, adopción, puede tardar meses e incluso años, lapso en que no ejercen su derecho de vivir en familia. 

Ese domingo Ramón no fue acompañado a la iglesia por su esposa Sonia Domínguez, de 51 años, por lo que al regresar a casa le contó del programa de acogimiento familiar y le propuso sumarse al proyecto de cuidar a algún niño en tutela de Gobierno del Estado. La idea emocionó a Sonia y juntos se prepararon para acreditarse, lo que los convirtió en la primera familia de esta frontera en acoger.

“Sabemos que es temporal, sí es triste saber que nos vamos a separar porque nos acostumbramos a ella, pero sabemos que irá a un buen lugar porque va con su familia, si la están pidiendo es porque la quieren”, dijo Ramón, a menos de 24 horas de que A.M. regrese a los brazos de su familia biológica, luego de que acreditó ante la Procuraduría de Protección ser competente para recibirla.

En el artículo 26 de la Ley General del Derecho de las Niñas, Niños y Adolescentes se sostiene que “El Sistema Nacional DIF o los Sistemas de las Entidades, en coordinación con las Procuradurías de Protección, deberán otorgar medidas especiales de protección de niñas, niños y adolescentes que se encuentren en desamparo familiar”.

Y en la fracción II especifica que “Sean recibidos por una familia de acogida como medida de protección, de carácter temporal, en los casos en los cuales ni los progenitores, ni la familia extensa de niñas, niños y adolescentes pudieran hacerse cargo”. 

En respuesta a este derecho de NNA, la asociación internacional LightShine arribó a la capital del estado a finales de 2017 y logró la asignación de los primeros cuatro menores en enero de 2018; desde entonces ha puesto en acogimiento familiar a 93 menores. Sin embargo, a nivel estatal hay 701 Niños, Niñas y Adolescentes al cuidado del DIF, de los cuales más del 60 por ciento es mayor de 9 años, una edad en que difícilmente encuentran quien los cuide o adopte.

“Fue como si hubiera tenido a mi primer hijo de nuevo, empecé otra vez, pero yo quiero que ella siga siendo feliz en donde esté, aquí o con su familia”, dijo Sonia mientras sostenía entre sus brazos a la pequeña A.M., una bebé que le recordó a la familia Zambrano Domínguez las noches en que despertaban para preparar un biberón cuando sus tres hijos –ahora mayores de 30 años– eran pequeños. 

En Ciudad Juárez fueron dos bebés, que entonces tenían 4 y 8 meses, los primeros en pasar del cuidado en una institución a un hogar; A.M. es uno de ellos. Además, el pasado viernes 25 de junio se sumaron cuatro menores más al acogimiento familiar. Sin embargo, en este municipio, hasta el momento continúan bajo tutela del Gobierno 115 NNA. 

Antes de ser recibida por Ramón y Sonia, A.M. estuvo dos meses en una institución, y a pesar de los buenos cuidados, resulta imposible que cada albergado obtenga la atención necesaria para estimular su adecuado desarrollo, por ello lo óptimo es que sobrelleven su proceso jurídico en un ambiente familiar, explicó Daniela Herrera, psicóloga de LightShine.

En dos meses A.M. dejó de llorar: ese fue el efecto de la institución sobre ella. Al no recibir una respuesta del exterior cada vez que lloraba, ya sea por hambre o alguna otra necesidad, no volvió a hacerlo, contó la psicóloga. Esto cambió en el hogar de Ramón y Sonia, ya que después de nueve días volvió a llorar porque ante la mínima señal de queja su familia de acogida la atendía. 

Actualmente en Ciudad Juárez hay diez familias certificadas por la Procuraduría de Protección que se encuentran en proceso de evaluación de perfil para que en los próximos días se les asigne un menor a quien le darán acogimiento temporal en su hogar, mientras su familia biológica demuestra ser apta para protegerlo o es dado en adopción. 

“Nosotros sin duda lo volveríamos a hacer”, dijo Ramón, a quien se le informó el pasado viernes 11 de junio que A.M. estaba en proceso de reintegrarse, por lo que se le agendó el término de su acogimiento para una semana después, pero por los trámites se extendió hasta hoy 1 de julio, desde entonces cada día se han despedido de ella por medio de oraciones que ruegan por su bienestar.

agomez@redaccion.diario.com.mx

close
search