Juárez

Galería: Lluvias se llevan su patrimonio

Cinco familias de la colonia Aldama pierden todos sus muebles al desbordarse arroyo; Obras Públicas nunca acudió a abrir cauce tapado por tierra

Mayra González
El Diario de Juárez

miércoles, 07 julio 2021 | 07:31

Gabriel Cardona / El Diario de Juárez | El agua en una de las viviendas llegó hasta la parte alta de la puerta, en otra alcanzó un metro y medio y en el resto el nivel fue más bajo pero suficiente para dañar objetos Gabriel Cardona / El Diario de Juárez | Una de las cinco viviendas anegadas en la Aldama Gabriel Cardona / El Diario de Juárez | Uno de los afectados pone a secar pertenencias de la familia Gabriel Cardona / El Diario de Juárez | Laguna en la calle Costa Rica Gabriel Cardona / El Diario de Juárez | Nubes en el cielo juarense anunciaban el chubasco del lunes Gabriel Cardona / El Diario de Juárez | La avenida 16 de Septiembre, donde se realizan las obras del BRT-2, presentó grandes charcos Gabriel Cardona / El Diario de Juárez

Ciudad Juárez— Cinco familias de la colonia Aldama perdieron todos sus muebles debido al desborde de un arroyo ocasionado a las lluvias, incluso a uno de los afectados se le dañó un refrigerador nuevo que acababa de sacar a crédito.

Los damnificados están molestos porque aseguran ya existían oficios, uno girado desde 2019 y otro en enero de este año, por parte de Protección Civil para que la dirección de Obras Públicas enviara maquinaria al lugar para hacer un boquete y desviar el cauce de las aguas. Dicha acción no ocurrió a pesar establecerlo así los documentos de la dependencia y que fueron mostrados por las familias.

El agua en una de las viviendas llegó hasta la parte alta de la puerta, en otra alcanzó un metro y medio y en el resto el nivel fue más bajo pero suficiente para dañar sillones y colchones entre otros muebles y pertenencias, mencionó José Rodríguez Montes, habitante de la calle Niquel y Ramón Aranda numeral 32160. 

Explicó que años atrás había un boquete grande por donde se iba el agua, sin embargo al ser arroyo  natural, fue bajando la tierra y se fue rellenando por lo que el arroyo salió de su cauce y llegó a las casas.

Dijo que en 2019,  los vecinos querían sacar la tierra por su propia cuenta pero vieron que existía el riesgo de que se derrumbara y los atrapara  por lo que prefirieron dirigirse con la regidora Olivia Bonilla, quien realizó un escrito que presentaron a la dirección de Obras Públicas.

“Quedaba poquita salida de agua, el año pasado se volvió a ‘desbarrancar’, se vino la pandemia y se paró todo, en cuanto se activó volví a ir a Obras Públicas y me mandaron una máquina para emparejar, les dije que no quería una máquina para emparejar sino para que abriera el (cauce del) arroyo”, mencionó.

Dijo que en la dependencia le mencionaron que como era un terreno baldío no podían ingresar y necesitaban una carta de Protección Civil, la cual se les otorgó en enero pasado pero pese a eso no acudió la maquinaria y ahora se ocasionó el desastre en las viviendas.

“Mi hija que está recién casada perdió todas sus cosas, todo lo que habían comprado, mi chavalo acaba de sacar un refrigerador en Coppel, apenas había dado dos abonos, le costó 18 mil pesos, todos sus sillones, su cama y para añadirle un poquito, una semana antes de que se nos viniera el agua estaba brotando agua de una alcantarilla y pues se acumuló todo, el agua del arroyo y mire cómo quedaron los colchones, las cobijas, los muebles”, expresó.

Detalló que las cinco viviendas afectadas, una es habitada por una familia de cuatro personas, otra por seis personas entre los que se encuentran niños, otra por un matrimonio y en las otras dos viven dos personas solas, una de ellas adulta mayor.

Aun con las viviendas inundadas, aunque ya no igual que la noche del lunes y mojándose la ropa,  los afectados sacaron ayer los muebles y todas sus pertenencias para colocarlos arriba de los vehículos a que les diera el sol.

close
search