PUBLICIDAD

Juárez

Galería: Abrazada a una foto, ruega por su padre

Es uno de los 13 mexicanos que iban a EU y fueron secuestrados en el desierto de Chihuahua

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

lunes, 08 agosto 2022 | 12:48

Cortesía | La menor, con la imagen pegada al cuerpo Cortesía | El hombre desaparecido Cortesía | La pesquisa oficial Cortesía | Benigno Alberto, en foto tomada antes de salir de viaje Cortesía | Ponen altar con petición especial Cortesía | Mensaje de bienvenida a quienes visitan el lugar, enclavado en la zona serrana Cortesía | Entrada al cementerio del pueblo Cortesía

PUBLICIDAD

“Regrésame a mi papi, por favor. Lo extraño mucho”, es la petición que hace abrazada a una foto, a sus siete años de edad, la hija de Benigno Alberto Álvarez Castro, a quienes el 25 de septiembre de 2021 se llevaron a su papá como parte de un grupo de 13 migrantes que viajaban por el desierto de Chihuahua hacia Estados Unidos.

Ayer, 7 de agosto, el originario de la ciudad de Chihuahua cumplió 37 años de nacido, pero esta vez sus hijas de 7, 15 y 16 años de edad no lo pudieron festejar, ni su esposa pudo hacerle el pastel que cada año le horneaba en su cumpleaños.

PUBLICIDAD

 “Pelón”, como lo llaman sus amigos, es uno de los 13 mexicanos que buscaban llegar a Estados Unidos a través del desierto de Chihuahua, pero que el 25 de septiembre de 2021 fueron privados de la libertad por un grupo armado, en una brecha del poblado de Coyame del Sotol, hacia Lomas de Arena.

“Hoy es tu cumpleaños y no habrá festejo para mí, ni para tus hijas, pues nos faltas tú. Hoy mi horno no se prenderá para hacer tu pastel como cada año”, le escribió ayer su esposa, Rocío Martínez, al pedir a las autoridades federales que apoyen a la Fiscalía General del Estado (FGE) en los rastreos. 

También pidió a quienes se los llevaron que les permitan volver a verlo, para que sus hijas puedan reencontrarse con su padre. “Es una buena persona, amigable, noble y siempre dispuesto a ayudar a quien sea”, dedicado a su esposa y a sus hijas, aseguró la esposa del migrante.

“A quien se los llevó, yo hablo por mi esposo, yo vivía con él, yo lo conozco, y él no les debe nada, ni yo les debo nada, ni mis hijas les deben nada a ustedes como para que hayan hecho lo que hicieron. Y si les llegaron a quitar la vida nos salen debiendo, creo que lo mínimo que les corresponde a ellos es entregárnoslo para tener un poquito de paz y tranquilidad en nuestros corazones”, suplicó. 

Alberto trabajaba en la empresa Bachoco en la capital del estado, pero “tenía sueños personales y sueños con sus hijas”, por lo que al saber que un primo de su esposa estaba en Estados Unidos se contactó con él para preguntarle cómo le había hecho. Fue entonces cuando descubrió que uno de sus familiares era el ‘coyote’ y decidió ir a buscar el ‘sueño americano’ en busca de una mejor vida para él y su familia. Pero todos, incluido el ‘coyote’, fueron privados de la libertad durante su viaje. 

“Él iba a Oklahoma, pero en el viaje llegaban todos a Arlington y de ahí los repartían a donde iban, su destino”, el 25 de septiembre “él me habló como a las 8:00 de la noche, a esa hora llegaron allá a Coyame, la última ubicación que yo tengo de él es en el panteón de Coyame. Ese día recibí mensajes de él, todo el día estuvimos en comunicación, ya hasta las 8:00 que él me marcó para decirme que iba a apagar su teléfono, que ya no iba a traer señal”, recordó. 

La última llamada que hizo Alberto la realizó del panteón de Coyame del Sotol, desde donde la mayoría de los migrantes que iban en el grupo se comunicaron con sus familiares. 

Ahí comenzaron su travesía por el desierto a bordo de una camioneta 4x4, debido a la dificultad del terreno. El viaje en vehículo sería de siete horas y luego tendrían que seguir caminando durante días, pero cuando llevaban aproximadamente cinco horas de camino fueron interceptados por un grupo armado. 

Además de Alberto, entre el grupo privado de la libertad se encuentran los chihuahuenses José Luis Pallares, de 47 años de edad; Javier Ricardo López Rodríguez, de 38; Amador Aguilar Mendoza, de 55; Emmanuel Aguilar Bailón, de 24;  Lorenzo Abraham González Mendoza, 39; Luis Carlos Islas Villegas, de 30; Alán Ricardo Salas Torres, de 22 y Daniel Villa Rascón, así como dos hombres de 33 y 37 años de edad, cuyos familiares pidieron a la Fiscalía General del Estado (FGE) reservar la identidad por motivos de seguridad. 

También iban los migrantes Elías Girón Mateo, de 31 años, habitante el Estado de México, y Rodolfo Guzmán González, de 32 años, originario de la ciudad de Santiago de Querétaro. 

Con ellos viajaba un adolescente de 14 años, quien narró a las autoridades que él también fue ‘levantado’, pero después le dijeron “tú no, tú vete”, y mientras se alejaba escuchó disparos, pero nunca volteó y siguió caminando hasta llegar a Estados Unidos, de donde fue expulsado bajo el Título 42 a Ciudad Juárez. 

“La camioneta también se la llevaron, pero tampoco la han encontrado”, aunque en los operativos han sido localizados otros vehículos en las brechas, lamentó Rocío, quien por primera vez no pudo hornear un pastel de cumpleaños para su esposo. 

“Siempre lo festejábamos, siempre hacíamos comida o cena, reuníamos a las dos familias, a la mía y a la de él. Yo le hacía su pastel todos los años, con sus hijas. Siempre procurábamos que fuera todos los años diferente, a veces rentábamos una granjita o nos íbamos todos a las albercas o aquí en la casa, cuando no se tenía (dinero). Él es bien amiguero, es muy noble, es una persona que siempre estaba disponible para quien sea, estaba dispuesto a ayudar a quien lo necesitaba. Siempre buscaba que a su familia no le faltara nada, por eso él decidió irse, tenía sueños de él mismo, personales, y sueños con sus hijas”, recordó. 

Sus hijas tienen fe y esperanza de que su papá va a regresar, por lo que pusieron un altar en su casa, junto a una imagen de la Virgen de Guadalupe, una biblia, un rosario, un Cristo crucificado, una veladora, una rosa y el resto de sus compañeros. 

“En este día especial para nosotras es pedirle a quien te arrebato de nuestro lado, que nos dé razón de tu paradero para ir por ti en la condición que sea. Sólo queremos tener una poquita de paz y tranquilidad en nuestras vidas, pues nuestras vidas ya no son las mismas desde que tú no estás. Te buscamos en los miles de rostros que vemos a diario por la calle, te buscamos por las noches en el cielo en cada estrella. Y pedimos a Dios piedad y misericordia para poder encontrarte”, le escribió ayer su esposa. 

“De todo corazón, si saben algo de Alberto que nos lo hagan saber, él no le hacía daño a nadie, sólo iba a salir adelante para sus hijas. Destruyeron un hogar, una familia que lo que tenía en mente era sólo cumplir sueños. Alberto, al igual que nosotras no le debe nada a nadie, y si con su vida creen pagó algo pendiente, nos salen debiendo a mí y a sus hijas. Regrésenoslo, mis hijas no merecen este dolor, por favor”, pidió la madre y esposa. 

Si usted tiene información sobre el paradero de Alberto y el grupo de 13 mexicanos privados de la libertad puede comunicarse al teléfono de la FGE 656-629-3300, extensión 50710 o escribir a la página de Facebook:13 Desaparecidos Coyame-Chihuahua.

Según datos del Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas desde 2008 hay 3 mil 174 personas desparecidas en el estado de Chihuahua; sin embargo, sólo cuatro de ellas se encuentran registradas como “migrantes”. 

También faltan…

•José Luis Pallares, de 47 años

•Javier Ricardo López Rodríguez, de 38

•Amador Aguilar Mendoza, de 55

•Emmanuel Aguilar Bailón, de 24

•Lorenzo Abraham González Mendoza, 39

•Luis Carlos Islas Villegas, de 30

•Alán Ricardo Salas Torres, de 22 

•Daniel Villa Rascón

•Elías Girón Mateo, de 31 

•Rodolfo Guzmán González, de 32

• Así como dos hombres de 33 y 37 años de edad, cuyos familiares pidieron a la FGE reservar su identidad por motivos de seguridad

• Con ellos viajaba un adolescente de 14 años, quien narró a las autoridades que él también fue ‘levantado’, pero después le dijeron “tú no, tú vete”...

• Mientras se alejaba escuchó disparos, pero nunca volteó y siguió caminando hasta llegar a Estados Unidos, de donde fue expulsado bajo el Título 42 a Ciudad Juárez

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search