Juárez

Frenan investigaciones en el Inami

Involucrados manifiestan que el órgano interno de control federal de esa institución no ha reaccionado ante sus denuncias

Miguel Vargas
El Diario de Juárez

miércoles, 30 diciembre 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— Al menos dos incidentes son indicadores de que personal de la delegación local del Instituto Nacional de Migración (Inami) presuntamente tiene de alguna manera coaccionado al órgano interno de control federal de esa institución, que no ha reaccionado ante las denuncias interpuestas por los elementos migratorios en contra de sus superiores, consideraron los involucrados. 

Una de las quejas ante ese órgano de asuntos internos es de octubre pasado, cuando el entonces subdelegado del Inami, José Luis Contreras, acusó a sus superiores de presuntamente expedir formas migratorias, al parecer falsas, que avalaban la permanencia de centroamericanos en el país por razones humanitarias. 

De acuerdo con la versión de los agentes, que han solicitado la reserva de su identidad por estar activos en el Inami, cuando Contreras denunció detectar estos documentos alterados ante el delegado del instituto, Pedro Alberto Alcalá López, éste le refirió que no había problema que hiciera la denuncia ante el Órgano Interno de Control de Migración, pero que se abstuviera de hacerlo ante la Fiscalía General de la República (FGR).

Aun así Contreras interpuso la denuncia internamente y ante la FGR, por la posible existencia de un delito federal, lo cual presuntamente enfadó al delegado del Inami, quien habría presionado al entonces subdelegado para que renunciara a raíz de ello, se aseguró.

Los documentos migratorios a que hacía alusión en la denuncia José Luis Contreras ante el Ministerio Público Federal, estaban sellados por el Inami Chihuahua, pero no se encontraron registros oficiales de los mismos en los archivos de la institución migratoria. Estos permisos humanitarios fueron retenidos ese mismo mes a tres personas de origen guatemalteco, se mencionó.

Otro incidente, que hace creer a los informantes sobre la posibilidad de que el Órgano Interno de Control esté coartado, sucedió el año pasado.

Uno de los agentes migratorios había acusado de supuestos actos de corrupción a uno de los mandos, responsable de agendar la rotación del personal en los diferentes puntos de inspección.

La queja hablaba de que el superior comisionaba “en los mejores puntos” a agentes migratorios corruptos a cambio de una cuota económica diaria.

La denuncia, interpuesta en la Ciudad de México, le fue informada al jefe de departamento directamente señalado y este actuó con represalias hacia quien lo había delatado, aseguraron los agentes entrevistados.

“Creemos que el Órgano Interno de Control está a favor de los superiores que se han denunciado ya que el dinero que se maneja aquí por permitir el cruce de ilegales tiene grandes alcances y mucho de este procede de la delincuencia organizada”, dijo uno de los elementos del Inami.

Se conoció de manera extraoficial que los documentos de referencia eran sellados por el Inami Chihuahua y no se encontraron registros oficiales de los mismos en los archivos de la institución migratoria. Se constataron al menos tres casos de igual número de personas de origen guatemalteco, a quienes fueron asegurados los permisos humanitarios presumiblemente alterados.

mvargas@redaccion.diario.com.mx