Frenan con ‘tochito’ deserción escolar

Futbol americano ayuda a reencaminar pasos de estudiantes de la Secundaria Federal 13

Abril Salgado/
El Diario
miércoles, 06 febrero 2019 | 06:00

Ciudad Juárez- En un ambiente donde los adolescentes están expuestos a drogadicción, deserción escolar, abandono familiar, embarazos y carencias socioeconómicas, el futbol americano ha reencaminado los pasos de decenas de estudiantes en la Secundaria Federal 13, sitio donde no sólo han hecho un equipo de deporte, sino una familia con grandes experiencias. 

A casi 14 años de trabajar como docente en educación física, en el 2015 el profesor Carlos Casavantes fue invitado por la Fundación del Empresariado Chihuahuense (Fechac) para participar en torneos de tochito, donde el premio para los participantes es acudir a un partido de la NFL, y fue a partir de este momento en que emprendió una doble tarea: sus clases y encontrar el talento de sus alumnos.   

“Yo desde siempre he jugado futbol americano y me gusta mucho, entonces cuando nos hacen esa invitación aprovecho para implementar aquí un poquito ese deporte que era completamente desconocido en este sector ya que es completamente futbolero”, narró. 

“Desde siempre he visto esa problemática con los muchachos. Como yo manejo los deportes, veo el talento que tienen, pero ahora sí que la zona, el área, nivel socioeconómico que tienen ellos los jala, y termino viendo a los que tenía en el equipo de fut, que eran un fenómeno, a los 4-5 años desgraciadamente en las noticias que los agarraron porque andaban asaltando o en malos pasos”, lamentó.


Su motivación: verlos seguir con sus estudios

Con trabajo extra, sacrificio y la inversión de mucho tiempo, relató que los adolescentes comenzaron a tomarle el gusto al tochito, y con ello la motivación de un viaje también hizo lo suyo para rescatar de la deserción a varios jugadores.

Ejemplo de ello son Tony y Jared, dos estudiantes graduados que pasaron por situaciones difíciles que casi los orillan a dejar la escuela, uno de ellos se enteró que sería padre de familia y estaba a punto de abandonar todo para trabajar, pero su deseo de participar en el torneo y tener un futuro en el deporte, hoy lo tiene casi culminando la preparatoria con excelente promedio, contó Casavantes.   

“Por medio del tochito, específicamente porque el premio es muy atractivo, es lo que yo le agradezco mucho a Fechac, que nos da la facilidad de convencer a los muchachos por el premio”, dijo.

El primer año con un equipo mixto de siete integrantes se obtuvo el triunfo, y con ello un viaje a Houston, Texas, para ver el juego de los Jaguares de Jacksonville contra los Texanos de Houston, premio que sólo tres jugadores aprovecharon, debido a la falta de apoyo de sus padres.   

La segunda y tercera ocasión los equipos completos tuvieron la oportunidad de asistir a dos juegos NFL en el estadio Azteca de la Ciudad de México. 

“Fui yo a las casas de los muchachos, hablé con los papás para que no tuvieran miedo y afortunadamente sí nos acompañaron todos”, comentó.

Señaló que su principal motivación es ver a sus alumnos regresar después de años y que de su propia voz le cuenten que ya están en preparatoria o en la universidad, y saber que muchos miembros de los equipos pasados se siguen frecuentando. 

El entrenador explicó que este año la escuela perdió la final contra la Secundaria Federal 4, pero eso no ha quebrantado el deseo de los alumnos para dejar el corazón en el campo y ganarse el viaje a un juego en el 2020.

La clave, reveló, es tener la intención de hacerlo, ya que por cumplir la cuestión laboral en ocasiones parece imposible atender cosas aparte del programa educativo, y entender que a veces se sacrificarán fines de semana o las tardes “pero vale la pena” aseguró. 

“Muchos de ellos no conocen ni el Parque Central, entonces imagínese la experiencia que es para algunos de ellos agarrar un avión, irse al DF, ver museos, el Castillo de Chapultepec, un hotel 5 estrellas, llegar al estadio y que los pasen al campo con los jugadores, regresan fascinados y le cuentan la experiencia a los demás”, mencionó. 

Fernando Castillo, de 14 años, ha participado por tres años en los equipos del profesor Carlos y explica que nunca antes conoció este deporte, pero ahora lo que más le gusta es que la participación es mixta y la unión generada forma una familia entre todos los jugadores. 

“La experiencia del año pasado de ir al DF fue muy grande porque viajar en avión fue mi primera vez y fue súper genial que todos los niños junto conmigo, fue una experiencia maravillosa”, relató.

También señaló que su mayor sacrificio ha sido dejar el fútbol soccer, su antiguo deporte favorito, para aprender el americano que le ha dado la oportunidad de saber lo que es viajar.

 

Buscan un sitio dónde entrenar

Casavantes también expuso que se han hecho diversos llamados a las autoridades de gobierno y se ha acudido a audiencias del gobernador para mostrar los trofeos en los campeonatos de Fechac y solicitar un espacio que está situado frente a la escuela, en la colonia México 68. 

“Tiene desde siempre ese terreno solo y van varias veces que voy a audiencia con el gobernador, he ido a presidencia municipal, hemos hecho la solicitud de que se nos asigne en comodato, nada más que nos lo presten, si en algún momento van a construir o van a hacer algo nos retiramos, pero mientras que no se esté desperdiciando, nos serviría mucho para los muchachos”, añadió.

Explicó que tienen cerca de tres años peleando por un espacio y que pese a los acercamientos con maquiladoras de la zona para pedir sus canchas prestadas, no se ha obtenido respuesta alguna para mejorar las condiciones de juego.

“Aquí hay un talento exagerado que está demasiado desperdiciado, necesita uno estar ciego para no ver el talento que tienen estos chavos, si a lo mejor las autoridades o la misma sociedad volteáramos un poquito más a la cuestión deportiva, siento que rescataríamos más a los muchachos”, dijo.  

De acuerdo con Yadira Lozano, coordinadora del programa Tochito NFL de Fechac, este proyecto inició en el 2002, desde entonces han participado mil 177 equipos, traducido a una intervención con 11 mil 977 adolescentes en seis torneos y 130 entrenadores.

Al término de cada torneo, informó que se destina un recurso de 350 mil pesos para que 42 personas, entre jugadores y entrenadores puedan disfrutar del premio todo pagado. (Abril Salgado / El Diario)


[email protected]