Juárez

Festeja hondureña sus 15 años en la Casa del Migrante

Lesly Araceli Morel y su padre José Danilo Morel Santos son dos de los más de 4 mil centroamericanos que ha retornado EU para que esperen en esta frontera mexicana su tramite migratorio

Hérika Martínez Prado/El Diario de Juárez
Hérika Martínez Prado/El Diario de Juárez
Hérika Martínez Prado/El Diario de Juárez

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

viernes, 07 junio 2019 | 18:34

Ciudad Juárez.- Desde niña, Lesly soñaba con tener una fiesta de 15 años, pero nunca imaginó que su sueño se haría realidad hoy en la Casa del Migrante de Ciudad Juárez, a 3 mil 335 kilómetros de Macuelizo, Honduras, de donde salió con su padre hace 79 días.

Lesly Araceli Morel y José Danilo Morel Santos, son dos de los más de 4 mil centroamericanos que ha retornado Estados Unidos, bajo el llamado Protocolo de Protección a Migrantes (PPM), para que esperen en esta frontera mexicana su tramite migratorio estadounidense.

“Estoy feliz. Llegué el lunes y a todos (los migrantes) les dije que iba a cumplir 15 años, pero esto fue sorpresa”, dijo la adolescente quien aseguró que lo más le gustó de la fiesta que los encargados del albergue católico le organizaron en menos de 24 horas fue bailar el vals con su papá.

Ambos salieron en busca del llamado sueño americano el 19 de marzo del municipio de Macuelizo, en el departamento de Santa Barbara, Honduras. Dice su padre que decidió no viajar en una caravana porque en ellas viene gente buena pero también gente mala y no quiso arriesgar a su hija, por lo que decidió viajar solo con ella por México.

Después de ocho días de travesía, Ambos llegaron el 27 de marzo a Ciudad Juárez, donde buscaron el río Bravo para internarse en Estados Unidos y entregarse a la Patrulla Fronteriza, en busca del asilo político, con la finalidad de llegar hasta Misisipi, donde viven los primos de Lesly.

Pero el padre y la hija fueron retornados a Ciudad Juárez, donde buscan el apoyo de un abogado de migración.

“Nos castigaron como siete días y nos retornaron para acá, en 25 días nos dieron la primera cita, de ahí a los 33 días, y ahorita para el primero de agosto tenemos la tercera cita. Pero nosotros lo que realmente necesitamos es un abogado, porque hemos ido sin abogado y ya creo que con abogado sí pueda ser que nos quedemos”, dijo su papá.

“He sufrido bastante en el camino, en camión, en taxi… solos… pero ahorita me siento feliz”, dijo la quinceañera quien celebró su fiesta con más de 320 migrantes, la mayoría centroamericanos.

Blanca Rivera, administradora de la Casa del Migrante comentó que el papá de Lesly le dio ayer en la tarde 300 pesos a Erika Ramírez, la encargada de la cocina en el desayuno y la comida, para que le comprara un pastel sorpresa a su hija, y lo pudiera partir con las amigas y los amigos que ha hecho en el albergue.

Fue entonces que los trabajadores del albergue se enteraron de la sorpresa que el papá quería darle a su hija con un pastel y comenzaron a cooperarse entre ellos, “Juventino compró las sodas, Blanca el pastel, otros los desechables, el padre compró sodas, los de la cocina cooperaron para la comida”, narró la administradora.

Dos trabajadoras le llevaron dos vestidos para que escogiera y la adolescente eligió uno color verde.

El sacerdote, Alejandro Oyao Méndez, un jesuita que vive en Estados Unidos pero visitó por unos días la Casa del Migrante en Juárez, hizo una oración por la quinceañera en la explanada del albergue, donde se realizó también el tradicional cambio de zapatillas, le entregó una muñeca a una niña y luego bailó el vals con su padre, quien se dijo feliz por su hija.

“El camino ha sido difícil, pero no se pueden olvidar la paciencia, la claridad y la esperanza, si hay algo que no podemos perder es la esperanza. Y eso es lo más difícil de mantener, porque a veces nos sentimos desesperados, agüitados, tristes”, pero es importante mantener la esperanza, dijo el sacerdote a la quinceañera, a su padre y a todos los migrantes que oraron por la cumpleañera.

Lesly estudiaba el segundo grado de Plan Básico, en Honduras, equivalente a la secundaría en México. Y espera que Estados Unidos les otorgue el asilo político para convertirse en abogada.

Según datos de la Patrulla Fronteriza, durante los primeros ocho meses del año fiscal 2019, que comenzó en octubre pasado, las detenciones de familias en el sector El Paso incrementaron un 2 mil 100 por ciento en comparación con en el mismo lapso del año fiscal 2018, al aumentar de 4 mil 733 unidades familiares arrestadas a 104 mil 131.

La detención de menores no acompañados también incrementó de 3 mil 141 en 2018 a 13 mil 284 en 2019.