Familia juarense comparte el tradicional pavo con migrantes

'En el dar está el recibir... nos dedicamos a darles apoyo a las personas de escasos recursos que están en la calle y como los vimos a ellos que decidimos apoyarlos'

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez
jueves, 28 noviembre 2019 | 13:29

Ciudad Juárez.- En el Día de Acción de Gracias, juarenses decidieron compartir el tradicional pavo con los migrantes que acampan junto a los puentes internacionales de Ciudad Juárez y con quienes se albergan en la Casa del Migrante.

La familia Espino Montoya de la colonia Rancho Anapra, llegó esta mañana hasta el puente Paso del Norte para repartir platillos a los connacionales que esperan desde hace hasta dos meses poder cruzar a Estados Unidos para solicitar el asilo político.

Bajo una ligera lluvia y una sensación térmica de 3 grados centígrados, los mexicanos que buscan huir principalmente de la violencia en el país, se formaron para recibir la comida caliente que Roberto Carlos Espino Rodríguez y su familia les entregaban.

“Vinimos en Rancho Anapra, somos una familia grande, la cual nos juntamos y tratamos de venir a ayudar a la gente, ahorita les trajimos pavo, una comida bien proporcionada”, dijo cuya familia celebrará hoy en la noche el Día de Acción de Gracias, por lo que decidió acudir en la mañana a apoyar a los migrantes con los alimentos que ellos prepararon y cuyos ingredientes recolectaron de Estados Unidos. 

El juarense explicó que la labor de su familia comenzó hace unos meses debido a una manda que tienen, por lo que constantemente les llevan apoyo como agua y donaciones que reúnen.

“En el dar está el recibir, es una manda que hicimos y la estamos cumpliendo, nos dedicamos a darles apoyo a las personas de escasos recursos que están en la calle y como los vimos a ellos que decidimos apoyarlos”, comentó.

El fronterizo invitó a la comunidad a solidarizarse con los migrantes, y apoyarlos con abrigos, calcetines, zapatos, medicamentos y pañales.

Los encargados de la Casa del Migrante también agradecieron a quienes les donaron los pavos para que pudieran repartir hoy entre los cientos de migrantes, principalmente familias retornadas de Estados Unidos para que esperen aquí su proceso de asilo político.