Juárez

Extorsionan desde penales con supuestos secuestros

Obligan a víctimas a hospedarse en negocios mientras reúnen el dinero; los estudian a través de las redes sociales

Miguel Vargas
El Diario de Juárez

jueves, 21 mayo 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— Durante los últimos cinco años internos de penales del sur del país han tenido en jaque a usuarios de hoteles con extorsiones de supuestos secuestros que realizan por medio de llamadas telefónicas, informó Jorge Nava López, fiscal del Distrito Zona Norte.

Desde las cárceles de Santa Martha de Acatitla, el Reclusorio Norte y el de Altamira, Tamaulipas, día a día aplican la modalidad de extorsión telefónica sin correr riesgos, indicó Nava durante una reunión de advertencia con empresarios hoteleros celebrada el pasado martes en esta ciudad.

Las víctimas, bajo amenazas de tener a un familiar secuestrado, son obligadas a utilizar taxis, comprar teléfonos celulares y hospedarse en hoteles y moteles, indicó.

Las llamadas son al azar, pero hay casos detectados en los que estudiaron a sus víctimas por redes sociales debido a la costumbre de subir toda la información personal, agregó.

“Todo fue muy real, a mí me dijeron hasta cómo andaba vestido y dónde había comido”, declaró una víctima en un caso en el que se detectó que en ese mismo día habían subido fotos a las redes sociales, comentó Nava.

Las personas estafadas van desde menores y comerciantes, hasta adultos mayores, a quienes les infunden miedo en la llamada que reciben por parte de quienes dicen ser miembros de la delincuencia organizada de cada zona a donde hablan, dijo.

Las primeras veces usaban ladas telefónicas de otros estados, pero actualmente utilizan la 614 o 656 al ir mutando en esa modalidad, agregó.

Luego de que logran intimidación, las víctimas son obligadas a desorganizar su casa para fingir que alguien entró a robar y los obligan a salir y dejar las puertas abiertas, mencionando que los están vigilando.

Luego los hacen aislarse y romper comunicación con cualquier otra persona. En el 90 por ciento de los casos son conducidos a hoteles o moteles, refirió Nava.

Pidió a los hoteleros estar atentos cuando observen a una persona llegar con nerviosismo y hablando por teléfono, ya que podría tratarse de uno de esos casos y se deben denunciar. Nunca piden una habitación a su nombre.

Una vez incomunicado, los secuestradores virtuales hacen llamadas telefónicas a los allegados de las víctimas y dicen que están secuestrados. 

Enlazan las tres llamadas para que los familiares puedan escucharlos y cuando hacen preguntas interviene el secuestrador virtual en la exigencia económica, comentó el fiscal.

En ocasiones, agregó, hacen engaños a la vez a dos y hasta cuatro personas desconocidas y bajo amenazas los hacen coincidir en el mismo cuarto de hotel.

A quien llega al último le exigen vendar los ojos de los anteriores y enviarles una foto, para hacer creíble la versión del secuestro.  

Nava indicó que se han tenido víctimas resguardadas en hoteles hasta por ocho días.

Las amenazas no cesan hasta lograr que les depositen cantidades van desde los 500 hasta los 700 mil pesos, indicó.

Nava aseguró que se han tenido pláticas al respecto también con gerentes de bancos para detectar estos casos y comentó que lo más apropiado que las víctimas pueden hacer es colgar la llamada desde el primer momento.