Juárez
En el sector de EP

Expulsión exprés a 8 de cada 10 migrantes detenidos

Da a conocer CBP cifras de los primeros meses de 2021

Fernando Méndez / El Diario de Juárez / Una mujer en el gimnasio Kiki Romero, habilitado como refugio para deportados

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

jueves, 27 mayo 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— Según cifras oficiales, ocho de cada 10 migrantes detenidos al ingresar a Estados Unidos por el sector El Paso durante 2021, han sido expulsados a México de manera exprés bajo el llamado Título 42, por ser considerados un riesgo para la propagación de Covid-19. 

Mientras que el gobierno de Joe Biden informó que está trabajando para mejorar el proceso de excepciones humanitarias, de acuerdo con las cifras dadas a conocer por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) de enero a abril fueron detenidas 63 mil 55 personas tras cruzar las fronteras a través de Chihuahua, de las cuales 51 mil 062, equivalentes al 80.98 por ciento, fueron expulsadas a México.

El 21 de marzo de 2020 el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de conformidad con el Título 42 de la Sección 265 del Código de los Estados Unidos, determinó que debido a la existencia de Covid-19 en México y Canadá, “existe un grave peligro de que se siga introduciendo Covid-19 en los Estados Unidos; que la prohibición de la introducción de personas o bienes, total o parcialmente, de México y Canadá se requiere en interés de la salud pública”.

Ante ello, CBP prohíbe la entrada “de ciertas personas que potencialmente representan un riesgo para la salud, ya sea en virtud de estar sujetas a restricciones de viaje previamente anunciadas o porque ingresaron ilegalmente al país para eludir las medidas de detección médica. Para ayudar a prevenir la introducción de Covid-19 en las instalaciones fronterizas y en los Estados Unidos, las personas sujetas a la orden no serán retenidas en áreas congregadas para su procesamiento y en su lugar serán expulsadas inmediatamente a su país de último tránsito”.

Al comenzar su administración, Biden continúo con esta política sanitaria. Sin embargo, el gobierno estadounidense explica que esta orden no se aplica a las personas que deberían ser exceptuadas en base a consideraciones de seguridad pública, oficiales y de seguridad pública, humanitarios o de salud pública. Las expulsiones bajo el Título 42 no se basan en el estado migratorio y se rastrean por separado de las acciones de aplicación de la ley de inmigración, como la aprehensión o la inadmisibilidad, que CBP informa regularmente. 

Según las cifras de CBP, en enero fueron detenidas 10 mil 617 personas tras cruzar la frontera por el sector El Paso, de las cuales 8 mil 890 fueron expulsadas bajo el Título 42; en febrero fueron detenidas 13 mil 184, de las cuales fueron expulsadas a México 10 mil 911; en marzo la cifra de detenidos aumentó a 19 mil 457, de los cuales fueron expulsados 15 mil 029 y en abril fueron 19 mil 797 los migrantes aprehendidos y 16 mil 232 los expulsados. 

Debido a que las estadísticas de detenciones se dan por sector, no se especificó cuántos de los 58 mil 943 migrantes que fueron detenidos por Río Grande Valle durante marzo y abril y expulsados bajo el Título 42, fueron enviados a México a través de Ciudad Juárez; cifra que según las autoridades locales fue de más de 5 mil personas. 

De acuerdo con el pastor Rosalío Sosa, fundador del albergue Tierra de Oro en Puerto Palomas de Villa, municipio de Ascensión, Estados Unidos y México hicieron un convenio, en el que se establecieron tres para expulsar a migrantes bajo el Título 42 por el Estado de Chihuahua: Ojinaga, Ciudad Juárez y Puerto Palomas de Villa, municipio de Ascensión. 

De las 51 mil 062 personas expulsadas entre enero y abril, 17 mil 602 fueron de origen mexicano, 10 mil 670 de Guatemala, 5 mil 623 de Honduras, mil 988 de El Salvador y 15 mil 179 de otras nacionalidades. 

Del total, 43 mil 99 eran adultos que viajaban sin un núcleo familiar, 7 mil 959 más que viajaban en familia y cuatro menores que cruzaron la frontera sin la compañía de un adulto, tres de ellos de México y uno de Guatemala.

Sobre dicho proceso, un portavoz del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) informó hace unos días que el gobierno de Estados Unidos está trabajando para identificar a las personas vulnerables.  

“Mientras los Estados Unidos continúan haciendo cumplir la Orden de los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) bajo su autoridad de salud pública del Título 42, estamos trabajando para simplificar un sistema para identificar y procesar legalmente a individuos particularmente vulnerables que justifican excepciones humanitarias bajo la orden. Este proceso de excepción humanitaria implica una estrecha coordinación con organizaciones internacionales y no gubernamentales en México y pruebas de Covid-19 antes de que los identificados a través de este proceso puedan ingresar al país”.

La semana pasada el Alto Comisionado de la Organización de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), Filippo Grandi, hizo un llamado al Gobierno de Estados Unidos para que ponga fin a las restricciones al asilo político por Covid-19, de conformidad con las obligaciones legales internacionales y de derechos humanos.

“Hago un llamado al Gobierno de Estados Unidos para que levante rápidamente las restricciones al asilo relacionadas con la salud pública que siguen vigentes en la frontera y restablezca el acceso al asilo para las personas cuyas vidas dependen de él”, señaló el titular de la Acnur a través de un comunicado de prensa. 

Cerca de un centenar de académicos de ambos países hicieron también un posicionamiento en conjunto para pedirle a Estados terminar con las expulsiones inmediatas bajo el Título 42 y ofrecer un programa similar al “Permanecer en México”, de Donald Trump, en el que los migrantes tengan una fecha para cruzar la frontera.