PUBLICIDAD

Juárez

Exigen jesuitas fin de asesinatos

Más de 33 mil personas han firmado para exigir justicia tras homicidio de sacerdotes

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

lunes, 25 julio 2022 | 06:00

Omar Morales / El Diario de Juárez | Ceremonia religiosa en la parroquia María Reina del Universo

PUBLICIDAD

Ciudad Juárez— Con las consignas de “¡No más asesinatos en México!”, “¡Justicia para la comunidad de Jesuitas en México!” y “¡Basta de impunidad!”, 33 mil 027 personas han firmado para exigir al Gobierno federal justicia por el asesinato de los sacerdotes jesuitas Javier Campos Morales, “El Gallo”, y Joaquín César Mora Salazar, “El Morita”.

Ambos misioneros fueron asesinados el lunes 20 de junio en la iglesia San Francisco Xavier, en la comunidad de Cerocahui, municipio de Urique, Chihuahua, así como dos laicos más, todos por José Noriel Portillo, alias “El Chueco”, por lo que el Frente Nacional por la Familia comenzó la campaña de existencia en busca de reunir 36 mil firmas a través de la plataforma Activate. 

PUBLICIDAD

“¿Te imaginas que tu hermano llevara años de misión entregando su vida al prójimo y por defender a alguien lo asesinaran?. Pues eso sucedió el día lunes 20 de junio, los misioneros Javier y Joaquín, sacerdotes jesuitas, fueron asesinados al interceder por una persona que era perseguida por un grupo de sicarios. Por más que suplicaron los tres fueron acribillados al interior del templo de la comunidad de Cerocahui, en la sierra de Chihuahua. ¡No les bastó eso y se llevaron los cuerpos!”, señala la convocatoria para firmar la petición de justicia. 

A través del link https://activate.org.mx/activacion/justicia-para-nuestros-jesuitas-62b200b6e490e se busca reunir 36 mil 800 firmas, por lo que hasta la tarde de ayer sumaban el 89 por ciento.

“Exigimos justicia para Javier Campos Morales, S.J. ‘El Gallo’, y Joaquín César Mora Salazar, S.J. ‘El Morita’, nuestros valientes misioneros jesuitas y que se envíe seguridad para los pobladores de esa región. Es urgente que las autoridades federales atiendan con energía el cáncer de la inseguridad en México. Basta ya de tanta impunidad y sacrificio de personas inocentes a manos de grupos delincuenciales que no tienen freno para cometer sus crímenes y mantener asolada a la población a todo lo largo y ancho del territorio mexicano. La ola de la violencia en México no tiene freno ni tampoco distingue a personas inocentes”, dice la exigencia. 

A un mes del asesinato de los jesuitas, la Compañía de Jesús también exhortó a las autoridades de los diferentes niveles de Gobierno a que se garanticen los derechos de las comunidades rarámuri. 

“La atención que sobre la región ha generado este lamentable hecho que sacudió al país no puede ser coyuntural: se deben revertir las causas estructurales de la violencia en la Sierra, que prevalecen desde hace décadas”, señalaron. 

“Dada la ausencia de Estado en la región, es indispensable que continúen presentes de forma provisional las fuerzas federales, con los protocolos adecuados para interactuar con culturas indígenas y asegurando el respeto irrestricto de los derechos humanos, hasta que se reconstruyan las condiciones de paz en las comunidades de la Tarahumara”, pidieron los jesuitas en México. 

Oran por la paz

Fue en la parroquia María Reina del Universo en donde se oficiaron misas dedicadas a las familias que han sido víctimas de violencia, esto como parte de la Jornada de Oración por la Paz que tiene la intención de rezar para que los actos de violencia paren en el país. 

El párroco de la iglesia, el padre Luis Apodaca, fue quien auspició la misa, en la que pidió a los feligreses rezar por las familias que sufren por haber sido víctimas de un hecho violento, ya que es la manera en que se puede tener contacto con Dios para que cesen estos actos. 

“Qué triste es la realidad que vivimos y es de esta experiencia que le podemos decir a nuestro padre que infunda en el corazón de los hombres la paz, y trabajar para que haya paz con una actitud confiada a Dios y siendo conscientes del dolor de muchas familias que les han quitado el cariño de un ser querido tras un hecho violento”, fueron las palabras del sacerdote Luis Apodaca durante la homilía.

Fue a partir de las 8:00 de la mañana que iniciaron las misas en la parroquia María Reina del Universo, en donde se hizo una invitación especial a las familias que han perdido a un ser querido de manera violenta o desaparecido.

Así como en la mencionada parroquia, las diferentes comunidades católicas se han reunido para pedir por la paz en puntos donde ha sucedido un hecho violento; tal es el caso del pasado jueves 21 de julio, cuando el obispo de la Diócesis de Ciudad Juárez, José Guadalupe Torres Campos, rezó en la avenida Tecnológico por Brian Eduardo Alanís Moreno, quien fue asesinado a balazos hace algunos días.

La Jornada de Oración por la Paz arrancó el pasado domingo 10 de julio en todas las parroquias del país de manera simultánea, y en esta frontera el obispo dedicó la eucaristía a los sacerdotes, religiosos y religiosas que han sido asesinados en el territorio mexicano.

“Qué importante es rezar, reconocer que aunque el hombre tenga muchas cosas buenas, si no sabe utilizarlas no resuelve la necesidad que aparece en su momento y hoy en la actualidad es la paz, pedimos paz, necesitamos paz y hoy se lo pedimos a Dios”, expresó el padre Apodaca durante la misa.

Será este jueves 28 de julio cuando se lleve a cabo una vigilia diocesana de oración por la paz, la cual comenzará a las 6:00 de la tarde con una peregrinación que partirá desde el Parque Hidalgo con rumbo a ‘El Punto’, y a las 19:00 horas comenzará la oración auspiciada por el obispo José Guadalupe Torres Campos; se pidió acudir con vestimenta en color blanco, se informó.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search