Juárez

Esperan al presidente entre porras y enfrentamientos

Manifestaciones en contra y a favor de la visita de AMLO marcaron la gira presidencial en esta frontera ayer

Pavel Juárez / Araly Castañón / El Diario

sábado, 03 octubre 2020 | 06:00

Manifestaciones en contra y a favor de la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a la ciudad y hasta enfrentamientos a golpes entre grupos antagónicos marcaron la gira presidencial en esta frontera ayer.

Desde las 8 de la mañana grupos representativos de productores agrícolas molestos por la extracción de agua en las presas, personas definidas contra la desaparición de fideicomisos, otros por el surtido de agua potable en Anapra y simpatizantes de Morena fueron reuniéndose al exterior del aeropuerto internacional Abraham González, a la espera del arribo del mandatario.

La llegada del presidente fue hasta las 12 del mediodía en vuelo comercial VOI 278 de la compañía Volaris desde la Ciudad de México, sin embargo, afuera del aeropuerto los ánimos ya se habían calentado entre los simpatizantes de las diferentes protestas.

El primer conflicto fue entre un grupo de integrantes del movimiento de revocación de mandato que interrumpieron el tráfico vial en la carretera Panamericana luego de que elementos de la Coordinación de Seguridad Vial bloquearon la calle Barranco Azul, que los manifestantes usaron como estacionamiento.

En el lugar, los oficiales viales se llevaron en grúas algunos vehículos que se mantenían estacionados sobre la vía.

Después, los mismos elementos arrestaron al dirigente del colectivo ‘Transportes Ontiveros’, José Luis Ontiveros, y a sus hijos por participar en una riña contra integrantes del partido Morena, afuera del aeropuerto, luego de participar en al menos dos conatos anteriores con otros grupos antagonistas. 

Una hora antes de la llegada del vuelo que transportaba al presidente López Obrador, alrededor de 50 simpatizantes de Morena y productores agrícolas se enfrentaron a gritos al interior del aeropuerto y se presentaron algunos jaloneos focalizados.

En el aeropuerto no se siguió ninguna directriz de sana distancia y sólo se repartió gel antibacterial a los visitantes y pasajeros.

Al mediodía, las personas que se dieron cita en la sala de arribo se quedaron esperando al presidente, quien al aterrizar ya era esperado por una comitiva en camionetas oficiales para recogerlo y salir por la puerta trasera del edificio.

Afuera, los manifestantes confundieron una unidad en la que supuestamente viajaba el presidente y a la que no le permitieron salir del estacionamiento hasta que se aseguraron de que López Obrador no venía a bordo.  

El presidente se dirigió al Centro de Salud “B”, ubicado en la calle Portal del Cerezo, en la colonia Tierra Nueva para entregar seis obras realizadas por el Gobierno federal en la ciudad; luego del evento se dirigió de nuevo al aeropuerto, en el que ya no había manifestantes para viajar al estado de Sonora, donde encabezó otro evento oficial.

Afuera del evento en Tierra Nueva, donde se hizo entrega simbólica de seis obras que construyó la Federación, ya lo esperaban simpatizantes, al igual que agricultores que se manifestaron en contra de los LeBaron, así como ciudadanos que se expresaron a favor de la revocación de mandato del presidente municipal.

El evento en el interior del Centro de Salud B –ubicado en calle Puerto Progreso y calle Portal del Abedul, en Tierra Nueva–, fue cerrado, sin invitados especiales.

Únicamente estuvo presente el secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Román Meyer Falcón; el presidente municipal Armando Cabada y el delegado federal de los programas sociales, Juan Carlos Loera de la Rosa. 

Agricultores del ejido Constitución llegaron al lugar para manifestarse contra los LeBaron. “En el Ejido Constitución el pozo del agua potable se secó por los pozos ilegales de LeBaron”, decía una de las mantas que llevaron.

Al arribo del presidente al centro de salud, un niño lo interceptó en la calle con su pato en brazos, y Andrés Manuel se detuvo para saludarlo y luego continuar su camino al evento.

Al final de la ceremonia, en el exterior estaba un grupo de personas que antes de la salida de Andrés Manuel gritaron al unísono: “Fuera Cabada”.

Antes de abordar la camioneta Suburban en la que se trasladó, el jefe del Ejecutivo federal alzó el brazo para despedirse de los ciudadanos que se encontraban detrás de las vallas de seguridad que rodearon el lugar.