Juárez

Es un ‘héroe con bata’

Agradece niña a médico por salvar a su madre

Cortesía / Voy a rezar por ti, dice la misiva escrita por la menor

Alejandro Vargas
El Diario de Juárez

lunes, 27 abril 2020 | 11:05

Ciudad Juárez— “Héroe sin capa, con bata”, citó una pequeña en una misiva a un médico del Hospital General que salvó la vida de su madre, paciente de coronavirus Covid-19, una de los 14 recuperados en Juárez.

La carta, en la que se aprecia un dibujo del coronavirus tachado con una línea, fue dejada en el vidrio delantero del vehículo del doctor René Rodríguez, sostenida con el limpiaparabrisas.

Uno de tantos obsequios que ha recibido personal de salud que se encuentra en la primera línea de auxilio, exponiendo su integridad y la de su familia, haciendo frente a un ser microscópico que en tan sólo cinco meses puso ‘de rodillas’ al mundo, sumando más de 200 mil muertes en 212 países.

“Devastadora y terriblemente desconocida” es la enfermedad, aseveró

Virginia Viesca Contreras, de 53 años, médica con veinte años de experiencia en pacientes críticos y miembro del equipo que recibe a los contagiados, quien recordó cómo fue ver a los ojos a su primer paciente.

“Tienen miedo, la mayor parte de los pacientes tienen mucho miedo. Tienen pánico. Algunas personas han entrado en crisis de ansiedad y las tranquilizamos, con nuestras manos con guantes las tomamos de su mano, los volteamos para que respiren mejor. Una paciente escribió una carta tipo testamento, donde ella definía quién quería que fuera a su funeral y lo que hicieran con su cuerpo pero afortunadamente hoy está muy bien, se está recuperando… Es muy duro”, puntualizó.

Manifestó que las muestras de apoyo como la que le dejó aquella niña al doctor compañero suyo, los motivan a seguir adelante en esta etapa del Covid-19, denominada epidémica, que implica un alza exponencial de casos de contagios que podría, de no seguirse el distanciamiento e higiene, saturar los hospitales al punto de que las capacidades instaladas podrían luego no ser suficientes.

Destacó que como médicos están conscientes del nivel de contagio del virus, por lo que recalcó que usan todos los medios posibles para evitar contraerlo como los trajes especiales y además se duchan en un área del nosocomio y otra vez más en sus hogares para evitar enfermarse, y así seguir ayudando.

“Sigo viendo mucha gente que no lo cree, o que no quiere creer, que quiere retar a la vida o no sé yo cuál es su pensamiento. Veo mucha gente en la calle, mientras circulo de mi casa al hospital, sin cubrebocas, sin la distancia. La realidad es que mucha gente no se está quedando en casa, y lo peor es que que tenemos muchos pacientes hipertensos, diabéticos y obesos”, comentó la doctora.

En los pacientes con comorbilidad (que padecen una o más enfermedades) el impacto del virus es más, por ello recalcó la importancia de que la comunidad permanezca en casa. Celebró que es muy gratificante el sacrificio que ejercen en el hospital sus compañeros y ella, cuando le informan a un paciente que tendrá alta, “hasta lloran de la alegría y comentan que es la oportunidad de reflexionar sobre lo que han hecho y sobre lo que van a hacer a futuro”, puntualizó.

Instó a la comunidad a ser solidarios con ellos, a no agredirlos y a darles palabras de aliento, ya que arriesgan su propia integridad por el prójimo en esta pandemia que suma 52 fallecidos en la ciudad y 207 contagios.