Juárez

Es momento de 'tumbar puentes'

Terapeuta invita a reflexionar sobre las enseñanzas que dejó el 2020

Carlos Sánchez / El Diario

Eduardo Lara
El Diario de Juárez

domingo, 27 diciembre 2020 | 13:35

Ciudad Juárez.- Reflexionar sobre las enseñanzas que dejó el 2020 para “tumbar los puentes” que inciten a la persona a querer regresar al pasado, es una de las recomendaciones que el terapeuta social y director del Centro de Desarrollo y Fortalecimiento Humano de Ciudad Juárez, Alejandro Carrera hizo a los juarenses para recibir el año nuevo.

“El 2020 nos sacudió, nos paralizó, pero lo importante ahora es qué va a pasar en el 2021, será un año que vendrá con sus propias formas, así que es necesario que estemos abiertos a hacer esos ajustes”, comentó.

“Luego de este año tan retador, la expectativa del ser humano es distinta, una vez que podamos reactivarnos en las escuelas, en las empresas, en los negocios y en todo lo demás, vamos a salir con una expectativa muy alta, por lo que el regresar va a exigir mucho más de nosotros, porque simplemente vamos a querer que todos los servicios sean lo mejor de lo mejor; hemos sufrido una evolución, aprendimos a identificar lo que queremos, lo que merecemos y lo que necesitamos, y cuando empezamos a hablar de esto nos asusta, porque no sabemos qué va a venir, es el miedo a lo desconocido, todo será más exigente, así que lo primero será sacudirse ese miedo”, agregó.

El terapeuta social recomendó que para iniciar el 2021 con “el pie derecho”, hay que identificar los apegos y deshacerse de ellos, lo que permitirá a la persona intentar hacer las cosas de manera distinta a lo acostumbrado.

“En la medida que seamos capaces de dejar ir las formas tradicionales será mejor, el 2021 traerá sus propias circunstancias y debemos estar abiertos a dejar ir esas ideas de antes. Esta pandemia nos enseñó que se necesita más fuerza para soltar las cosas, muchos tuvieron pérdidas familiares, otros perdieron trabajos, proyectos, entre muchos ejemplos; nos dimos cuenta que el ser humano podía conectar en minutos con China, Europa, y todo el mundo, pero no estábamos preparados para conectarnos con lo más importante, con nuestras familias 24/7”, dijo.

Claro que el 2020 causó dolor, pero el sufrimiento es opcional, debemos de dejar en claro que aquello que puede ser crítico puede irse una vez cumplida su misión, que es enseñarnos algo. Creo que cuando veamos en retrospectiva el 2020, nos daremos cuenta que hubo muchas enseñanzas, las cuales, cada uno deberá ir descifrando, pero hoy puedo decir que somos más fuertes y sensibles, más humanos, más empáticos y comprensibles”, continuó.

Carrera Luna indicó que luego de los retos que dejó la pandemia por Covid19, en la sociedad se aprecia una sensación de tener una mayor conciencia en el cuidado de la salud y el valor que tiene el amor de la familia y las amistades.

“Estamos entendiendo el significado de que las personas forman parte del proyecto, pero no son el destino; hay que entender que en la vida hay muchos finales felices y finales necesarios, la última semana del 2020 nos invita a reflexionar en aquellas relaciones que tenemos con uno mismo y con otras personas, por lo que hay que preguntarnos en estos días cuáles historias merecen un punto final”, afirmó.

Asimismo, recomendó “demoler los puentes hacia el pasado”, con la intención de que la persona no quiera regresar hacia atrás, y mejor invierta sus energías en el presente y su futuro.

“Hay que tumbar esos puentes, hay quienes están sentados en su zona de confort, esperando que su pasado cambie, lo cual, es un absurdo, quedan pocos días para llegar al 2021, y no podemos regresar al pasado, donde no hay historias nuevas y nos evita esforzarnos en nuestro presente”, indicó.

“El pasado nos lleva a la muerte del sentido, y es muy importante que el 2021 nos encuentre vivos y muy despiertos, por eso hay que salir de nuestra zona de confort, porque lo que queremos para nosotros, para nuestra vida, está allá afuera, a la vuelta de la esquina”, puntualizó.

Respecto a qué ejercicios se pueden hacer para poder iniciar el año de una mejor manera, el terapeuta social dijo que lo primero que la persona debe implementar es una reconciliación consigo mismo, reconocer los errores cometidos y los aprendizajes obtenidos, para después buscar el perdón.

“La gente sufre por las expectativas que tiene de sí misma o de otras personas, es un acto de justicia personal reconciliarse consigo mismo para tener la oportunidad de volver a empezar, perdonarse a sí mismo y a partir de ahí con todos los demás”, comentó.

“Otro ejercicio que puede ayudar mucho es que se debe fomentar la plática o la oración, según las creencias de cada quien, que ese discurso en el brindis de fin de año sea de gratitud; el 2020 fue doloroso para muchos por las pérdidas, pero también hay que dar gracias por las cosas positivas, tomarse de las manos con la familia o seres queridos y decirse gracias por el acompañamiento durante todo este tiempo”, explicó.

“Debemos dar gracias a nuestra pareja, hijos, padres, amigos que nos han inspirado, que no nos han dejado caer, que cada quien en su fe y perspectiva de vida agregue todo aquello bueno que dejó el 2020 en una breve reflexión, como familia debemos estar atentos a detalles tan simples como éste, ser conscientes en que somos más humanos y el valor que hoy ha tomado nuestro núcleo familiar”, aseguró.

En su conclusión, Carrera Luna reiteró que el 2021 llegará con muchas preguntas, sin embargo, es tarea de cada quien ir preparando las respuestas a un año que invita a tener mayores aportaciones humanas, para dejar de pensar en el “yo” y pasar al “nosotros”.

“Será el año de las grandes reconexiones, hay que recibirlo con entusiasmo, en donde se pueda compartir con los demás, y así construir la comunidad en la que todos merecemos vivir”, concluyó.

Claro que el 2020 causó dolor, pero el sufrimiento es opcional, debemos de dejar en claro que aquello que puede ser crítico puede irse una vez cumplida su misión, que es enseñarnos algo”

Estamos entendiendo el significado de que las personas forman parte del proyecto, pero no son el destino; hay que entender que en la vida hay muchos finales felices y finales necesarios”

La gente sufre por las expectativas que tiene de sí misma o de otras personas, es un acto de justicia personal reconciliarse consigo mismo para tener la oportunidad de volver a empezar”