Juárez

Envía Papa carta al pueblo juarense

Durante la imposición de ceniza en Catedral, el obispo dio lectura a la misiva del sumo pontífice

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez / Misa en la Catedral de Nuestra Señora de Guadalupe, ayer

Luis Carlos Cano C.
El Diario de Juárez

jueves, 18 febrero 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— En el marco de la celebración del Miércoles de Ceniza, el obispo de la Diócesis de Ciudad Juárez, José Guadalupe Torres Campos, destacó la importancia de esta ceremonia y la conmemoración del quinto aniversario de la visita que hizo a esta ciudad el Papa Francisco, el 17 de febrero de 2016.

El jerarca presidió ayer a las 8:00 de la mañana la santa misa en la Catedral de Nuestra Señora de Guadalupe, acompañado por el párroco Eduardo Hayen Cuarón, con lo que dio inicio la Cuaresma.

En su mensaje a los fieles, el obispo juarense dijo que “iniciamos este tiempo especial de Cuaresma en estas circunstancias de pandemia, pero eso no impide el dirigir nuestros pasos a Dios”.

“Cada uno pensar en qué le he fallado, cuáles son mis pecados, cómo es que me he alejado de Dios; hacerlo de todo corazón, enluten su corazón y no sus vestiduras, es un tiempo fuerte que nos va a preparar en la oración, en el ayuno, la limosna durante este tiempo de Cuaresma para celebrar el misterio central de nuestra fe: la Pascua, 40 días donde se nos va a insistir en ese cambio, en esa conversión a lo que yo y tú estamos llamados”, expresó el prelado.

“En medio del ruido, el ajetreo, las preocupaciones, la enfermedad, de la tristeza porque un hermano ya no está; ahí, en el silencio, en la fe, el Papa en su mensaje de Cuaresma nos invita a trabajar y fortalecer esas tres virtudes, la fe, la esperanza y la caridad, por eso, al tomar la ceniza arrepiéntete y cree en el Evangelio, cree en Dios, en Cristo, fortalecernos en la fe”, dijo en su homilía.

Asimismo, Torres Campos dio a conocer el contenido de la carta que le envió el Papa Francisco en respuesta a la que él y los sacerdotes le enviaron al sumo pontífice, invitándolo a participar en la celebración con motivo de la conmemoración de su visita a Ciudad Juárez, durante su viaje apostólico a México.

“Conservo vivo el recuerdo de mi visita a esa ciudad de frontera y la celebración de la Eucaristía, en la que rezamos juntos como pueblo de Dios que vive su fe en esas circunstancias límites. 

Muchos migrantes, en particular de Centroamérica, se concentran allí llenos de esperanza para poder ‘pasar al otro lado’. Con su presencia, hacen de esa ciudad un lugar de encuentro de culturas y, desgraciadamente también de dramas y de grandes injusticias”, expresa el Papa Francisco en su carta dirigida al pueblo juarense.

Enseguida agrega que “ante esa crisis migratoria que se extiende a todo el planeta no podemos callar: son hermanos y hermanas nuestros que se han puesto en camino a causa del hambre, la pobreza, la guerra… y que buscan esperanza en una nueva vida, una esperanza que no les podemos robar, sino trabajar junto con ellos para lograrla, favoreciendo todos los modos precisos para que puedan hallar la dignidad que van buscando.

Como aquel 17 de febrero de hace ya cinco años, quisiera invitar a esa comunidad eclesial y a todos los que se encuentran en esa amada tierra, a seguir pidiendo al Señor el don de la conversión, el don de las lágrimas para poder cambiar y colaborar, junto a tantos otros, en la transformación de nuestro entorno, haciendo realidad que todos somos hermanos, hijos de un mismo Padre”, agrega el Papa Francisco en la carta enviada al obispo Torres Campos.

Este año, la imposición se llevó a cabo con cambios sugeridos por El Vaticano debido a la pandemia de la Covid-19. Los sacerdotes pronunciaron la oración para bendecir las cenizas y se dirigieron de manera general a la audiencia recitando la