PUBLICIDAD

Juárez

Enfrentan viajeros duros procesos en El Paso

Denuncian cubanos, nicaragüenses y venezolanos la nula oportunidad de dar a conocer su situación en sus países de origen

Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez

miércoles, 11 enero 2023 | 06:00

Gabriel Cardona / El Diario de Juárez | Un grupo de deportados pasan el tiempo en el patio de las oficinas de INM

PUBLICIDAD

Ciudad Juárez.— La separación de familias, la pérdida de documentos personales y la falta de oportunidad para exponer sus motivos de necesidad de solicitud de asilo, han sido denunciados por parte de los más de 600 migrantes de Cuba, Nicaragua y Venezuela expulsados de Estados Unidos a Ciudad Juárez durante los últimos cinco días, bajo el Título 42. 

“Nos piden la información de los familiares, pero resulta que no llaman a nadie, no te preguntan por qué estás huyendo de tu país, nada. Yo perdí todo, yo tenía mi partida de nacimiento, tenía mi título, porque obvio uno nunca sabe cuándo eso lo va a necesitar, pero es basura también pa’ellos. Obviamente, si me van a sacar de su país, déjenme mis cosas, nada, para ellos todo es basura”, dijo uno de los venezolanos expulsados a esta frontera. 

PUBLICIDAD

Desde el pasado viernes 6 de enero, todos los días los grupos de migrantes de Venezuela, Cuba y Nicaragua son llevados por los agentes de la Patrulla Fronteriza del Sector El Paso hasta la mitad del puente internacional Stanton-Lerdo, en donde son entregados a personal del Instituto Nacional de Migración (INM), custodiados por la Guardia Nacional.

Ayer, mientras que el presidente Joe Biden se reunía con el presidente Andrés Manuel López Obrador y con su homólogo canadiense, Justin Trudeau, en la X Cumbre de Líderes de América del Norte en la Ciudad de México, un centenar de migrantes fueron expulsados de El Paso a Ciudad Juárez.

‘Para ellos todo es basura’

El sudamericano quien pidió omitir su nombre dijo que permaneció 18 días secuestrado en México y aunque luego de entregarse a las autoridades de Estados Unidos le pidieron los teléfonos de sus familiares, nunca les llamaron. 

“Estuve 18 días amarrado, entonces no es que me haga la víctima”, “pasé la selva (del Tapón del Darién), vendí mis cosas, estoy aquí, tengo familia allá (en Estados Unidos), tengo a mi hermano y tengo a mi tío, les di los números de teléfono (a las autoridades de Estados Unidos), los sitios de donde están, pero ahora estoy aquí de este lado con un código de barras, como si yo fuera mercancía o algo así”, reclamó el migrante devuelto a México al mostrar dos pulseras en su mano, una de ellas con un código de barras. 

Dijo que él tuvo que vender todo en su país para poder llegar a Estados Unidos, pero nunca esperó que sería devuelto a México, sin ninguna de sus pertenencias. 

“Me parece increíble que cuando me entrego, al americano que me agarró yo le digo que la Biblia, la Biblia, que me permita tenerla, porque todas mis cosas las estaba botando, yo pensaba que me iba a dar un bolso nuevo, pero no, todo lo botaron porque para ellos es basura. La Biblia dice que también es basura, ¡la Biblia!, yo me sorprendo de la mentalidad de botarla a la basura y decir: no, esto es basura”, dijo el sudamericano. 

“No sé qué pasó, tengo hasta un código de barras cómo si yo fuera una mercancía, tengo la vacuna (contra el Covid-19), pero estoy aquí en México, entonces no sé cuál es el verdadero proceso del cual todos hablan, no sé dónde es el verdadero proceso del que todos hablan, no sé en realidad cómo nosotros los venezolanos le vamos a hacer para poder pasar por ese proceso”, reclamó. 

Otros venezolanos que han sido devueltos a Ciudad Juárez también denunciaron la separación de sus familiares, al ser detenidos en iglesias de El Paso o luego de entregarse a los agentes de la Patrulla Fronteriza junto al muro fronterizo. 

“Duramos tres días, nos separaron de nuestras familias, preguntamos por nuestros familiares porque nos preocupamos y no nos dan respuesta, nos tratan mal”, dijo José, sin saber en dónde se encontraban su esposa y sus hijos. 

Liusbel Osorio, un cubano de 33 años de edad, denunció que él cruzó la frontera el 4 de enero, pero fue detenido por los agentes estadounidenses hasta el día 7, cuando el Titulo 42 ya se aplicaba para los cubanos. 

“Pa´mi entender violaron las leyes, nosotros entramos al territorio americano el día 4 (de enero) a las 7:00 de la noche entramos y no vinieron a buscar a la gente, simplemente nos dejaron tirados pasando hambre, frío, de todo, a algunos sí se los llevaban, pero a nosotros ahí nos dejaban. Vinieron a los tres días a buscarnos, nos pasaron pa´llá, pero a ellos no les importó que estuviéramos desde el día 4, que no habían leyes todavía, no les importó nada, nos viraron pa´tras a todo el mundo”, dijo. 

Reclaman a Biden

El caribeño le reclamó al gobierno de Joe Biden la extensión del Título 42 para los migrantes que ya estaban en la frontera, luego de que tuvieron que vender todas sus cosas para viajar hasta Estados Unidos. 

“Yo a mi país no puedo regresar porque posiblemente me metan 20 años preso, a todos los del 11 de julio (la protesta que se llevó a cabo en la isla en 2021), a todos mis amigos los han metido 15 y 20 años. Yo no puedo regresar a Cuba y venía aquí pidiendo asilo político, no me revisaron mis cartas, y yo tengo hasta una carta de refugiado de los Estados Unidos, desde el 2000 mi mamá la empezó y yo tuve que salir adelante, ellos están en Cuba, no han podido salir. Y nada de eso me revisaron. Ahí no te dicen nada, hacen sus papeles pero tú no puedes hacer preguntas. Yo dije mil veces quiero pedir asilo político, ¿quién me va atender?; ahí no hay nadie que me atienda”, reclamó. 

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search