Juárez

Enfrenta Covid a Estado y funerarias

Coespris cierra negocios y gremio decide no levantar cuerpos

Archivo/El Diario de Juárez / Empleados de una funeraria

Mayra Selene González
El Diario de Juárez

viernes, 15 mayo 2020 | 08:43

Ciudad Juárez— Tras el cierre de dos de sus negocios por parte de Coespris, la unión de funerarias de Ciudad Juárez realizó un paro de 24 horas desde la mañana de ayer, en las que no levantarían ningún cadáver.

Marcelo Ruiz, representante de ese gremio, dijo que la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios les exige que la inhumación o cremación se realice en un lapso no mayor a 48 horas tras ocurrido el fallecimiento.

Sin embargo, afirmó, ante la contingencia sanitaria “es prácticamente imposible tener un cuerpo para disposición en 48 horas, y más cuando el panteón municipal San Rafael cerró sus puertas para los fallecidos por Covid-19”.

Dijo que esas medidas provocaron que colapsaran los hornos crematorios con los que cuentan.

“Yo estimo que tenemos entre 20 y 30 cuerpos esperando seguimiento y mucho de ese seguimiento tiene que ver con que la tramitología es larga. Tenemos procesos ante el Registro Civil que duran hasta dos días y si son 48 horas las que podemos tener el cuerpo ya se fue más de la mitad del tiempo”, denunció.

Refirió que esto se debe a que, cuando inició la pandemia, el Registro Civil decidió que todo trámite sería digital.

Incumplieron reglamento: Coespris

A través de un comunicado, la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios dio a conocer que el motivo del cierre fue porque los dos establecimientos incumplieron con el Reglamento

de la Ley General de Salud en materia de control sanitario de la disposición de órganos, tejidos y cadáveres de seres humanos.

“Las empresas violaron disposiciones que establecen que la inhumación o cremación se debe realizar en un lapso no mayor a 48 horas tras ocurrido el fallecimiento”, se informó.

Además incurrieron en faltas como el no contar con un sistema de refrigeración para conservar los cadáveres, la acumulación de cuerpos en sus instalaciones y, en los casos de personas fallecidas por Covid-19, el manejar sus restos sin apegarse a los lineamientos para evitar la propagación de la pandemia”, menciona el documento.

Se indica además que los lineamientos para el manejo de cadáveres Covid-19 establecen que la bolsa sanitaria que contenga el cuerpo deberá estar sellada, y bajo ninguna circunstancia se deben reutilizar féretros.

Ruiz dijo que la unión está integrada por 17 dueños de funerarias con 21 capillas, que representan el 80 por ciento de las empresas de ese gremio en la ciudad.

Los inconformes redactaron un documento que llevaron ayer a las oficinas de Coespris, donde no fueron atendidos debido a que no tenían cita.

“Estamos a tope y con la situación que estamos viviendo en términos de los trámites va a ser imposible recibir un servicio más”, dijo el representante de la unión de funerarias.

Refirió que ayer en el Hospital 66 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) había 36 cuerpos en espera y no levantarlos generaría un caos.

Sin embargo, el IMSS informó a El Diario que eran 7 los cuerpos que permanecían en espera.

Ruiz advirtió que en los próximos 15 días los crematorios no tendrán la capacidad para dar seguimiento a los cuerpos que ya están en poder de la unión, además de los que se acumulen en los centros de salud.

Destacó que la ciudad cuenta con 6 crematorios y hay un crecimiento de 300 por ciento en el servicio que tienen que dar.

Como una de las personas que ha negado la inhumación de los cuerpos Covid en el panteón San Rafael, Ruiz mencionó a Juan Carlos Olivas, anterior administrador. Dijo que son entre 12 y 15 inhumaciones las que fueron rechazadas la semana pasada por ser de Covid.

Los representantes de este grupo fueron atendidos por Maribel Hernández, jefa de Gobernación, sin embargo no se dieron a conocer los puntos específicos que se acordaron.

La Coespris, a través de un comunicado de prensa, dio a conocer que la multa para las empresas funerarias puede ascender a hasta un millón de pesos, previo procedimiento administrativo.