Juárez
En el Hospital de la Mujer

Enfermera denuncia acoso

Por no corresponder al cortejo de su superior sufrió una serie de represalia, afirma

Salvador Castro
El Diario de Juárez

sábado, 24 octubre 2020 | 06:00

Por no corresponder al cortejo de su superior que después se convirtió en acoso laboral, la enfermera Jazmín Salinas Mota del Hospital de la Mujer sufrió como represalia que durante un año ya no se le llamara para que cubriera las guardias los sábados y domingo, y días festivos.

Además le fueron inventadas quejas inexistentes sobre su desempeño y fue prácticamente obligada a decidir a quedarse con un sólo trabajo ya que también labora en una clínica, a pesar de que es madre soltera y necesita los medios para alimentar a su pequeña hija.

El caso de la enfermera fue planteado en un pliego petitorio dirigido a directivos del Hospital de la Mujer por parte de la delegación sindical de trabajadores y además la cuidadora de la salud acudió a presentar una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

Ayer el personal sindicalizado del Hospital de la Mujer protestó por mejores condiciones de trabajo y además su reincorporación a su trabajo, además exigieron la reinstalación de Jazmín.

Por la tarde el director médico de la zona norte, Arturo Valenzuela Zorrilla, dijo que todas las manifestaciones pacíficas que hagan los trabajadores del sector salud, serán atendidas y sus peticiones escuchadas.

En tanto, la enfermera señaló que ahora sabe que su probable acosador fue arrestado y que había otras empleadas que pasaron una situación similar con el jefe de enfermeros, Jaime E. H., quien finalmente fue cesado del Hospital de la Mujer.

Comentó que eran alrededor de 11 mujeres que también tenían quejas de acoso contra E.H., ya que la situación tenía tiempo de estar sucediendo y al ser alzada la voz se dieron cuenta que si había acoso y quien era el acosador.

Mencionó que en lugar que fuera rectificada la situación por la que ella pasó, aún sigue sin ser llamada a trabajar y se le dio carpetazo a su caso por parte del ahora jefe de enfermeros, Samuel Armendáriz quien era subjefe e incondicional de E.H.

“Pensamos que nadie nos va dar importancia, pero me di cuenta de que varias muchachas alzaron la voz; fueron mujeres que también sufrieron acoso. Comprendí que fue un error que cometemos muchas a lo mejor por sentirse intimidadas por que estamos iniciando laboralmente”, expresó.

La enfermera hizo un exhorto a que las mujeres que pasan por este tipo de situación no se queden calladas, que tienen que alzar la voz ante cualquier tipo de acoso por que siempre va haber alguien que si les va creer y si las va escuchar.

LA HISTORIA DE ACOSO

La enfermera relató que duró aproximadamente un año y medio desempeñándose como cubriendo a otras compañeras, pero en una ocasión comenzó a recibir mensajes por vía inbox por parte del jefe de enfermeros Jaime E , quien le escribió para invitarla a que lo acompañara a una boda.

Señaló que declinó la invitación por que no le ha gustado mezclar lo profesional con lo laboral, independiente de que en esa fecha ella tenía una pareja.

Dijo que él siguió insistiendo y ella tomó captura de pantalla de los mensajes, ya que sospechó que eso le iba a traer problemas.

“Ante mi negativa él me llamó y me dijo que si lo que me preocupaba era que yo trabajaba el viernes en la noche él podría arreglar para que estuviera libre, ya que él era el jefe y podría conseguir que no fuera a laborar”, expresó.

Dijo que días después fue llamada al área de jefatura de enfermería, pero antes él le dijo que la iban a regañar por unos problemas, pero le dijo que no se preocupara que él se encargaría.

Mencionó que en la reunión estuvieron el jefe y subjefe le expresaron que tenían unas llegadas tarde de ella y de que tenía que comprometerse a llegar más temprano y después expresaron que tenían quejas de que era un elemento muy problemático, por lo que ella pidió conocer por escrito quienes las habían presentado y tener la oportunidad de ser careada con ellas.

La enfermera señaló que sus superiores se quedaron sin argumentos y después le expresaron que eran solo unos “chismecitos”, ya que no tenían ningún reporte ni queja por escrito.

 Dijo que después le pidieron que decidiera quedarse con un solo trabajo, ya que ella también labora en una clínica, siendo que después ella se enteró que Samuel Armendáriz trabaja en el Hospital de la Mujer y en el Instituto Mexicano del Seguro Social.

“Duré un año trabajando de noche en el Hospital de la Mujer y en la mañana laboraba en el consultorio sin que hubiera ningún problema y después al cumplir el año me pasaron a jornada acumulada en la que laboraba sábado y domingo y días festivos, sin ningún inconveniente”, expresó.

 Mencionó que no puede darse el lujo de renunciar a su otro trabajo porque tiene que alimentar a su hija, pero no debe ser que le estuvieran pidiendo tal situación, pero dijo que no les importó en absoluto, ya que simplemente le dijeron que tenía que escoger con cual trabajo quedarse.

“Como jefe no puedes pedirle a tu equipo que hagas algo cuando tu no lo estás haciendo. Tengo informe de que Armendáriz sale antes de su jornada laboral del Hospital de la Mujer para poder llegar a su segundo trabajo en el IMSS”, expresó.

Señaló que a partir de la fecha ya un año no le estuvieron llamando para hacer cobertura e incluso la regresaron porque le dijeron que no la necesitaban. “Al principio no encontraba cual era el punto, pero pasó el tiempo dejándome sin cobertura hasta la fecha”. 

Agregó que no entendía que ella tiene toda la disposición a trabajar, en especial por la situación que se está viviendo de la pandemia, pero no es llamada como represalia por no acceder al cortejo de su jefe que después se convirtió en acoso laboral.