PUBLICIDAD

Juárez

En riesgo migrantes por acuerdo bipartidista del Senado de EU, alertan

En última instancia, este acuerdo someterá a más familias a un viaje migratorio inseguro, indicó Marisa Limón, directora de Las Américas Immigrant Advocacy Center

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

martes, 06 febrero 2024 | 14:44

Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez | Grupo de migrantes en el bordo del río Bravo intentando cruzar para solicitar asilo Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez | Una madre y su hijo hablan con elementos de la Guardia Nacional de Texas en el bordo del río Bravo

PUBLICIDAD

Ciudad Juárez.- El acuerdo bipartidista del Senado de Estados Unidos que prevé una nueva “Autoridad de Emergencia Fronteriza" para cerrar el paso a la migración irregular cuando la frontera "esté colapsada", pondría en mayor riesgo a las personas migrantes que tendrían que quedarse en México, señalaron organizaciones que trabajan en Juárez y El Paso.

"En última instancia, este acuerdo someterá a más familias a un viaje migratorio inseguro. Se verán obligadas a esperar al otro lado de la frontera durante días o incluso semanas", declaró Marisa Limón, directora de la organización estadounidense Las Américas Immigrant Advocacy Center.

La Ley de Asignaciones Suplementarias de Seguridad Nacional de Emergencia es el resultado de un pacto de senadores demócratas y republicanos que debe aprobar el Congreso, y que endurecería la política migratoria a cambio de ayudar a Ucrania e Israel.

El articulo 244B de la Ley de Inmigración y Nacionalidad otorga al Secretario de Seguridad Nacional una nueva autoridad de emergencia para responder a circunstancias migratorias extraordinarias.

La "Autoridad de Emergencia Fronteriza" podrá ejercerse si durante siete días consecutivos el gobierno de Estados Unidos registra entre 4 mil y 5 mil encuentros de migrantes irregulares en la frontera; pero “debe” ejercerse si en siete días la cita es superior a 5 mil personas al día o si en un solo día se superan 8 mil 500 cruces irregulares detectados.

“Los menores no acompañados de países no contiguos no se incluyen en el número total de encuentros”, señala el la Ley que indica que “cuando se autorice el uso de la autoridad de emergencia, el Secretario estará facultado para prohibir la entrada en los Estados Unidos de todas las personas, excepto los menores no acompañados entre los puertos de entrada y sólo podrá examinar a las personas para determinar si reúnen los requisitos para la retención de la expulsión o la protección en virtud de la Convención contra la Tortura”.

Al mismo tiempo, el Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP) debe seguir tramitando un mínimo de mil 400 extranjeros inadmisibles al día a través de los puertos de entrada terrestres del suroeste en el marco de la expulsión acelerada o del procedimiento de expulsión no privativa de libertad 235B, garantizando el acceso al sistema de asilo. Esto significa que quienes cuenten con una cita de CBP One continuarán ingresando a Estados Unidos.

“Cerrar la frontera, crear un nuevo sistema que medición y debilitar nuestras leyes de asilo no harán nada para abordar los problemas subyacentes que obligan a niños y familias vulnerables a huir de sus hogares, buscando seguridad y una vida mejor. Aunque el proyecto de ley contiene pequeños resquicios de esperanza, tienen un costo demasiado elevado”, señaló la directora de Las Américas.

Dijo que en última instancia, este acuerdo someterá a más familias a un viaje migratorio inseguro, ya que se verán obligadas a esperar de este lado de la frontera durante días o incluso semanas, lo que las expondrá aún más ante quienes se aprovecharán de ellas mientras intentan sortear estas políticas imposibles.

Para Fernando García, director ejecutivo de la Red Fronteriza por los Derechos Humanos (BNHR), “La propuesta de la 'Ley de Fronteras' es el último intento de destripar el sistema de asilo tal como lo conocemos en los Estados Unidos”.

“Durante más de tres décadas, el Congreso no ha logrado reformar humana, efectiva e integralmente nuestro sistema de inmigración. En cambio, han utilizado el mismo enfoque mal concebido e ineficaz de aplicación de la ley y deportación únicamente para militarizar aún más las comunidades fronterizas, criminalizar a quienes buscan una vida mejor y privar injustamente a millones de personas de la oportunidad de un camino hacia la ciudadanía. Este último ‘compromiso’ bipartidista es otro ejemplo de esto último”, señaló.

La propuesta de la “Ley Fronteriza” es una propuesta que no haría nada para abordar las causas fundamentales de la migración, ampliar vías seguras y legales o proteger los derechos humanos y civiles de las personas que a la frontera. Una propuesta que desestima la realidad que viven quienes buscan refugio y seguridad y quienes están al frente de la crisis humanitaria, denunció el activista estadounidense.

“Mientras los residentes fronterizos, los refugiados, los inmigrantes y las comunidades de color siguen viéndose afectados por las estrategias de control fronterizo del gobernador Abbott, es profundamente decepcionante que el presidente –Joe- Biden y el Congreso hayan elegido seguir este mismo camino. Si realmente queremos estar a la altura de los valores de nuestra nación, el Congreso debe rechazar esta propuesta y, en cambio, trabajar para promover una legislación que se centre en las demandas de las comunidades fronterizas y sus defensores”, comentó García.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search