Juárez

‘En las calles hay odio por ser como somos’

Manifestantes aseguraron que su compañera fue asesinada por su actividad social

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

viernes, 04 septiembre 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— “En las calles hay odio por ser como somos”, aseguraron ayer activistas trans durante la manifestación que realizaron en exterior de la Fiscalía General del Estado Zona Norte para exigir justicia por el transfeminicidio de la derechohumanista juarense Mireya Rodríguez Lemus, de 32 años, encontrada sin vida el pasado 2 septiembre en la ciudad de Chihuahua. 

De manera simultánea a una serie de manifestaciones en distintas Fiscalías del país, en esta frontera los manifestantes le exigieron a la FGE investigar el hecho con perspectiva de género y reconocer que se trató de un transfeminicidio político, ya que aseguraron que su compañera fue asesinada por su actividad social. 

También le pidieron garantizar la seguridad de las mujeres trans, y no difundir este tipo de casos como de “hombres vestidos de mujeres”.

Después de realizar un ‘performance’, en el que representó la violencia que viven en Ciudad Juárez y en Chihuahua, Deborah Álvarez Fernández, del Colectivo Fanny, al cual perteneció Mireya, confesó sentirse asechada.

“Caminar por la calle y pensar que cualquier cabrón me puede asesinar no es justo. Se necesitan políticas públicas, se necesita tomar acción, así de sencillo. ¿Dónde están esos legisladores, dónde están esos diputados, dónde está ese personal de Gobierno que se votó por él? Estamos solas, y desgraciadamente así estamos viviendo aquí en Ciudad Juárez y en el estado de Chihuahua”, denunció la activista.

De acuerdo con la FGE, Mireya tenía aproximadamente cinco días de haber sido asesinada con un arma blanca cuando fue encontrada en el interior de su vivienda con huellas de violencia en el cuello, tórax y los brazos.

Ella fue encontrada la madrugada del 2 de septiembre por integrantes de la asociación civil Unión y Fuerza de Mujeres Trans Chihuahuenses, quienes aseguraron que hace meses había sufrido amenazas y recibido mensajes de intimidación, al igual que otras integrantes de la organización.

“En las calles hay odio por ser como somos”, lamentó ayer Nasho Díaz, secretario ejecutivo del Consejo municipal para prevenir la discriminación, al exigir justicia por el asesinato.

Chihuahua es el primer lugar en crímenes de odio LGBT y las víctimas son principalmente personas trans; en el último año han sido asesinadas cuatro, informó Juan Carlos Medel, representante del Observatorio Nacional de Crímenes a Personas LGBT.

Los manifestantes le entregaron una serie de peticiones por escrito al fiscal en la Zona Norte, Jorge Nava López, en el que se le exigió a la Fiscalía investigar el caso tomando en cuenta la vulnerabilidad de las mujeres trans a la violencia motivada por su identidad o expresión de género y la condición de defensora de derechos humanos.

También se le pidió atender el caso conforme al Protocolo Nacional de Actuación para el Personal de las Instancias de Procuración de Justicia del País, en casos que involucren la orientación sexual o la identidad de género. 

A la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas del Estado de Chihuahua se le exhortó a brindar apoyo y reconocimiento como víctimas a los familiares de Mireya, dar asesoría jurídica a la familia y dar seguimiento a las investigaciones del caso.

A la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Chihuahua se le exigió otorgar medidas cautelares a las integrantes de Unión y Fuerza de Mujeres Trans Chihuahuenses y a otras mujeres trans que se sientan en situación de peligro, así como dar seguimiento a las investigaciones del caso.

Al Gobierno de Chihuahua se le pidió modificar el Código Penal del Estado para tipificar los crímenes por prejuicio motivados por la orientación sexual, identidad o expresión de género o características sexuales; reconocer y garantizar los derechos humanos de las comunidades trans y general de la población LGBT, modificar el Código Civil del Estado para reconocer la identidad legal de las personas trans y garantizar la vida e integridad de todas las trabajadoras sexuales transgénero y transexuales de Chihuahua.

A los gobiernos municipales de Chihuahua se les exigió erradicar los contenidos discriminatorios de los bandos municipales y de buen gobierno que pudieran menoscabar los derechos de las poblaciones LGBTI e impulsar programas similares al programa “Acceso integral a la salud y bienestar para las personas trabajadoras sexuales del municipio de Chihuahua”. 

El fiscal Nava López recibió el documento y se comprometió a hacer llegar su petición al fiscal general, César Augusto Peniche Espejel. 

hmartinez@redaccion.diario.com.mx