Juárez

En busca del tesoro perdido

Con su detector de metales, Damián recorre varios puntos esperando encontrar algo significativo o de valor

El Diario de Juárez / en busca de artículos de metal
El Diario de Juárez / Algunas de las monedas recolectadas
El Diario de Juárez / Durante el recorrido por un parque de la ciudad

Luis Carlos Cano
El Diario de Juárez

martes, 27 abril 2021 | 12:42

Con la intención de aprovechar su tiempo libre en alguna distracción, Damián decidió comprar un detector de metales y recorrer distintos puntos de la ciudad en donde considera que puede encontrar algo, como son los parques públicos, en donde ha localizado una buena cantidad de monedas, entre ellas la de un centavo que fue acuñada en 1906.

“En esta búsqueda tal vez no encuentre un gran tesoro, pero eso no me quita el sueño, lo importante es que me distrae, me relaja y además estoy formando mi colección de monedas”, dice este juarense, en lo que muestra parte de las que ha reunido, algunas de edición reciente, pero otras con más de un siglo de existencia.

Sin embargo, además de encontrar monedas de distintas denominaciones y año en que fueron acuñadas, la mayoría mexicanas, pero también estadounidenses, Damián comenta que a unos cuantos centímetros de la superficie ha localizado una gran cantidad de bolsas de papas fritas, de latas de soda y empaques de otros productos que la gente tira en la vía pública, en lugar de depositarlos en los botes para la basura.

“Por eso, además de la bolsita en la que guardo las monedas y otros objetos que encuentro, también cargo con bolsas para la basura, ya que aparte de buscar objetos metálicos enterrados, también colaboro en la limpieza de los parques o de otros lugares donde hago recorridos”, dice este muchacho que trabaja en una tienda de conveniencia en la colonia Chaveña, sector en donde radica con su familia.

En este pasatiempo ha encontrado monedas de diez pesos, un centavo de 1906, otra moneda de cinco centavos de 1946, monedas de cinco centavos con la imagen de Josefa Ortiz de Domínguez, las de 50 centavos con la imagen de Cuauhtémoc, pesos de reciente edición y otras de cinco centavos y de un centavo de dólar.

Cuando tiene tiempo libre, Damián alista su bicicleta, su detector de metales, los guantes y una espátula con la que escarba donde puede estar algo enterrado, luego se traslada a alguno de los parques de la ciudad y lo recorre en busca de objetos que se encuentran debajo de la superficie.

“Por lo regular permanezco de cuatro a cinco horas en estos recorridos, los he hecho en el Parque de las Tortugas, en la plaza de la Chaveña, algunas veces en El Chamizal y también aquí; en cada lugar que llego, si hay guardias o policías, les pido permiso para excavar”, explica, mientras camina por el Parque Borunda buscando objetos metálicos.

En este parque he encontrado varias monedas de distintas denominaciones, comenta, mientras da una explicación del procedimiento que sigue luego que el detector de metales le avisa de que hay algo debajo; luego de esto, hace una excavación de unos cuantos centímetros y remueve la tierra para ver si hay algo, tras lo cual tapa el hoyo.

“Luego”, indica, “camino otro rato por el lugar, en círculos o en línea recta, pero despacio, a paso lento, no hay prisa en esta actividad por eso me gusta, porque me relaja y cuando ya voy a trabajar voy tranquilo, con calma y con el gusto de haberme ocupado en lo que es mi pasatiempo”.

“Es un entretenimiento muy agradable, pues además de que encuentro objetos hechos en distintos años, me ayuda a distraerme y también ayudo a la limpieza de los parques, como una forma de retribuir por lo que encuentro”, dice Damián, quien considera que es mucha la basura que deja la gente en estos lugares, a pesar de que en todos hay botes para los desperdicios.