PUBLICIDAD

Juárez

Elena Nazarova: Desde esta frontera, pide rusa alto a la guerra

Protestas contra invasión a Ucrania casi la llevaron a la cárcel en su país; espera aquí proceso migratorio

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

martes, 31 mayo 2022 | 11:55

Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez | Elena, una enfermera de 44 años proveniente de Jabárovsk, trabaja en el acondicionamiento de un nuevo albergue para migrantes en esta frontera Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez | Elena Nazarova limpia un baño del albergue Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez | La migrante ayuda al acondicionamiento del nuevo lugar que brindará techo a extranjeros

PUBLICIDAD

Con letreros de “paren la guerra”, Elena Nazarova le pidió a su país que dejara de atacar a Ucrania, pero como respuesta la despidieron de su trabajo y trataron de encarcelarla, por lo que actualmente espera en Ciudad Juárez una excepción humanitaria al Título 42 que le permita pedir asilo en Estados Unidos.

“No todos los rusos apoyamos la guerra. Hay mucha gente que está en contra de la guerra en Rusia, que piensa que es criminal, por eso yo protesté en contra de la guerra y trataron de encarcelarme, porque nosotros no podemos llamarle guerra a lo que es guerra”, narró ayer sobre la invasión de Rusia a Ucrania que comenzó el 24 de febrero pasado.

PUBLICIDAD

Elena es una enfermera de 44 años de edad, proveniente de Jabárovsk, en donde hace dos meses dejó a su mamá y a su hijo de 20 años para pedir ayuda al Gobierno de Joe Biden, a través de Puerto Palomas de Villa, municipio de Ascensión; sin embargo, al llegar encontró una frontera cerrada.

Una amiga con la que planea llegar a Estados Unidos buscó la ayuda del pastor Rosalío Sosa, director del albergue Tierra de Oro, quien la recibió en aquella frontera y hace un mes la trajo a Ciudad Juárez como parte de un grupo de 46 migrantes mexicanos y extranjeros que buscan cruzar la frontera a través de un puerto autorizado.

Ella trabajaba en el área de diálisis de un hospital alemán en Rusia, de donde la despidieron después de que se manifestó, debido a que la Policía no deja que la gente se junte para protestar con la exigencia de “paren la guerra” o “no guerra”, y la comenzaron a perseguir, relató ayer mientras trabajaba en el acondicionamiento de un nuevo albergue para migrantes en esta frontera.

Al saber que la querían encarcelar, el 21 de marzo pasado le dijo a su madre y a su hijo que ella ya no podía estar con ellos porque podrían estar en peligro por ella y viajó hasta la Ciudad de México, luego a Juárez y de aquí a Puerto Palomas de Villa.

“Era la forma más fácil, porque México me permite estar seis meses sin visa y por eso decidí pedir asilo político en Estados Unidos a través de México. Y mi patrocinadora (quien la recibirá en Estados Unidos) me dijo de Palomas”, explicó quien al llegar a la frontera con Columbus, Nuevo México, sintió “miedo de estar en un país extraño con personas que no conocía, y estaba sola”.

‘Conocí muy buenas personas’

“Entonces conocí muy buenas personas y muy buena gente, todos estaban muy contentos conmigo, muy felices y muy cariñosos todos”, narró sonriente quien en el albergue Tierra de Oro se ha hecho amiga de migrantes de México y Honduras, quienes le han enseñado algunas frases en “español michoacano” y también la han llenado de abrazos como muestra de afecto, lo cual no es común en la cultura rusa.

Mientras espera una oportunidad para cruzar la frontera a través de Ciudad Juárez, se comunica con su familia, a la cual le dice siempre que no se preocupen, que ella está bien, que tiene comida y tiene “un techo sobre la cabeza”.

“Yo sé que Estados Unidos es un gran país, que te da seguridad. Estados Unidos es un país democrático y es un país de migrantes. Yo tengo esperanza de entrar y servir a la nación, es por eso que estoy esperando para hacer las cosas bien… tengo miedo ir por debajo del puente”, dijo quien decidió esperar a que el Gobierno de Biden le dé la oportunidad de ingresar a su país.

Aunque Elena espera cruzar pronto la frontera bajo una excepción humanitaria, apoya en el acondicionamiento del nuevo albergue Tierra de Oro Juárez, el cual abrirá sus puertas a otros migrantes “que vienen en el camino”, y que huyen también de otros tipos de violencia, como es el caso de los mexicanos desplazados por los grupos delictivos, con quien comparte ahora el ‘sueño americano’.

“Yo lo único que quiero decir es que no todos los rusos apoyamos la guerra, no somos responsables por las acciones del presidente. Si me pidieran que fuera ayudar a Ucrania yo con mucho gusto iría a servirle. Yo tengo amigos en Ucrania, casi todos en Rusia tienen familiares o amigos en Ucrania; es muy difícil para nosotros entender lo que está haciendo el presidente”, afirmó.

Elena es la primera rusa albergada en Ciudad Juárez, pero de acuerdo con cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, durante el año fiscal 2020 (de octubre de 2019 a septiembre de 2020) fue detectado el ingreso de un ruso a través del Sector El Paso.

En el año fiscal 2021 (de octubre de 2020 a septiembre de 2021), la cifra aumentó a cuatro y durante los primeros siete meses de este año fiscal 2022 (de octubre de 2021 a abril de 2021) sumaron 143.

hmartinez@redaccion.diario.com.mx

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search