Ejército Nacional: Se extiende temor por los despidos

Empleados de negocios afectados por las obras de la JMAS en la avenida ven en riesgo empleos por falta de clientes

Abril Salgado/
El Diario
martes, 12 febrero 2019 | 06:00

Ciudad Juárez- A una semana del cierre en un tramo de la avenida Ejército Nacional, empleados de los distintos locales ubicados en esta área de la ciudad, temen ser despedidos por la falta de clientela derivado del trabajo de reposición del colector realizado por la Junta Municipal de Agua y Saneamiento (JMAS).

“Por supuesto que sí, a todos nos preocupa que nos despidan y claro que sí afecta en todos los aspectos, hay gente que batalla para entrar y hay gente que no pero depende del horario, porque a veces abren aquí y a veces la gente no sabe y piensa que está cerrado”, expresó Nancy Lara, trabajadora de uno de los negocios afectados. 

María Tovar, empleada de una dulcería, expuso que en el caso de prescindir de sus servicios comprendería la situación de su jefe, ya que los ingresos se redujeron hasta en un 90 por ciento y la principal incertidumbre es costear los gastos de renta, material y sueldos.

“Más que nada porque se supone que de aquí sale el salario de los compañeros y el mío, nadie va a tener trabajadores y lo va a estar sacando de su bolsa”, comentó.

“No puede uno decir ah no, yo quiero venir aunque la situación esté así, a ver qué pasa; ya salimos de una racha en otros años como ésta pero solamente decide el dueño”, dijo.


Baja en ventas se notó desde el primer día

Angélica Cruz, otra trabajadora afectada, expuso que el cierre inminentemente generó bajas en las ventas del negocio donde ella labora, por lo que dijo compartir el temor con los otros empleados de diversos locales, hacia la idea de que los locatarios lleguen a prescindir de sus servicios.

“Lo que también puedo argumentar es que sí se hace un caos muy agudo, o será la hora pico, no lo sé, cuando yo salgo que es como a las 6-6:30, no sé si estará todo el día, pero yo es lo que puedo notar a esa hora”, narró.

De acuerdo con archivos periodísticos desde el primer día de cierre en este tramo, los locatarios comenzaron a reportar bajas de entre el 40 y el 90 por ciento en sus ventas, por lo que hasta ayer, algunos entrevistados dieron a conocer que han optado por el despido de algunos trabajadores. 

Esto además por los costos que implican las rentas de los locales en esta zona, que de acuerdo con Lorenzo Cortez, un comerciante, son desde los mil 500 dólares el pago de los espacios más pequeños.


[email protected]