Huyen de la violencia del país

Duermen en puente en busca de asilo

Unos 130 connacionales, entre ellos 70 menores, permanecieron en el Santa Fe; arman listado para irse a refugios

Hérika Martínez Prado/
El Diario
jueves, 12 septiembre 2019 | 06:00
|

Un grupo de 130 mexicanos, entre ellos unos 70 menores de edad, permanecieron ayer junto al puente internacional Paso del Norte–Santa Fe con la intención de solicitar asilo político en Estados Unidos, por lo que formaron una nueva lista de migrantes connacionales que esperan ser llamados por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) para cruzar la frontera.

Se trata de familias originarias de Zacatecas, Michoacán y Guerrero que salieron huyendo la mayoría de la violencia en sus lugares de origen, como fue el caso de una familia zacatecana integrada por 29 personas que llegó la mañana de ayer hasta esta frontera con el fin de pedir refugio al vecino país.

Hasta el lugar acudió el delegado del Instituto Nación de Migración (Inami), Héctor Padilla Delgado; Juan Carlos Meza de Grupo Beta; Daniel Veloz, enlace de la Secretaría de Bienestar y Rogelio Pinal Castellanos de la dirección de Derechos Humanos del Municipio, quienes se acercaron con los agentes de CBP para acordar mantener un orden en el cruce de los migrantes mexicanos y poder ofrecerles albergue para que no duerman junto al puente.

“Tuvimos una plática (con CBP) de coordinación sobre todo para ver cómo le podemos hacer con los mexicanos. Nosotros por Ley no podemos detenerlos, estaríamos violando su derecho de tránsito y ellos tampoco pueden negarse a recibirlos; sin embargo, ahorita tienen saturados los procedimientos para recibir a las personas por los que están cruzando para sus citas con el juez de migración”, informó Pinal Castellanos.

El funcionario municipal y el responsable de Grupo Beta se reunieron posteriormente con los migrantes para ofrecerles albergue, tras asegurarles que los agentes estadounidenses los recibirán conforme al orden que ellos mismos habían mantenido, por lo que éstos realizaron una lista con sus nombres.  

“Levantaron una lista, van a aceptar irse a algún albergue, nosotros vamos a apoyar con los traslados tanto a la Casa del Migrante como cuando CBP nos esté pidiendo a las personas para trasladarlas”, dijo el director de Derechos Humanos, aunque finalmente no todos aceptaron irse al albergue católico. 

Carlos, un michoacano de 25 años, dijo haber llegado el viernes a Juárez con cuatro integrantes más de su familia, entre ellos un niño de siete años, y haber dormido desde entonces junto al cruce internacional con la intención de pedir refugio al país de Donald Trump.

“El viernes nos llevaron, pero los agentes (de CBP) nos dijeron que no había espacio, que están los cubanos en Corte, pero que sí nos van a meter, pero que todo a su tiempo. Y una familia de tres personas que llegó el viernes antes que nosotros apenas pasó”, dijo el mexicano quien salió huyendo de la violencia en Michoacán, donde un primo fue víctima de una bala perdida y uno de sus tíos fue secuestrado.

Hasta el lugar también acudieron tres unidades de la Policía Federal, con el fin de vigilar la seguridad de los propios migrantes y del cruce internacional, además de integrantes de la Red de Apoyo Humanitario, quienes les repartieron agua, comida, fruta leche y pañales para los bebés.

“Compañeros de donde yo vivo ya han pasado por aquí, me da pena porque yo nunca había dormido en la calle y ya tengo una noche aquí”, confesó Alberto, de 25 años, originario de Chiapas, donde dijo que trabajaba en el campo y por lo que quiere ir a Estados Unidos en busca de una vida mejor.

Según datos del Consejo Estatal de Población y Atención a Migrantes (Coespo), entre marzo y agosto los mexicanos ocuparon el segundo grupo de migrantes que llegaron hasta Ciudad Juárez con el fin de solicitar asilo a Estados Unidos.

El primer lugar lo ocuparon los cubanos con 6 mil 61 registros, seguidos de mil 354 connacionales, 401 hondureños, 169 guatemaltecos, 151 venezolanos, 116 salvadoreños y 60 nicaragüenses, principalmente. 

Solamente entre julio y agosto se registró la llegada de 978 connacionales en Coespo, 450 del estado de Zacatecas, 237 de Michoacán, 136 de Guerrero y 50 de Chihuahua, entre estos últimos de la sierra Tarahumara, Guachochi, Jiménez, Parral y Valle de Zaragoza