Juárez

Disparó pandemia violencia familiar

Presentan investigadores resultados de estudio en un foro virtual organizado por El Colef

Cortesía

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

martes, 06 abril 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— La violencia familiar fue el delito que más aumentó durante la pandemia en Juárez,  destacaron ayer investigadores durante el foro virtual Violencia criminal en México durante la pandemia, organizado por El Colegio de la Frontera Norte (El Colef) a través del Laboratorio de Estudios sobre Violencia en la Frontera.

Mientras que en 2019 la tasa de dicho delito fue de 380.77 casos por cada 100 mil habitantes, en 2020 aumento a 405.57, destacaron Áurea E. Grijalva Eternod y Carlos O. Figueroa, de la Universidad de Guadalajara, en su estudio Pandemia y Criminalidad en la Frontera Norte.

“La violencia familiar nacional subió un 1 por ciento y en Ciudad Juárez subió un 5 por ciento, es el único caso en donde subió la violencia familiar. Ciudad Juárez iba hacia la baja, llega la pandemia y el caso se va hacia arriba, es el único caso donde de ir hacia abajo se va hacia arriba, mientras que a nivel nacional la tendencia cambió, pero no cambió mucho”, destacó Figueroa.

El estudio analiza los municipios fronterizos de Juárez, Nuevo Laredo, Matamoros, Mexicali, Nogales, Reynosa y Tijuana, en donde se tomaron en cuenta factores como la migración, y que se trata de entidades que concentran una gran parte de la delincuencia.

La incidencia de homicidios también aumentó de 84.70 a 94.35 víctimas por cada 100 mil habitantes, señalaron.

“En la pandemia hay más estrés, drogas, cambios en la situación socioeconómica… lo que hace esperable a largo plazo cambios en la actividad criminal… en el delito de violencia familiar esperamos un aumento, porque aumenta el nivel de convivencia entre víctima y victimario; hay menos vigilantes”, señaló Grijalva.

En marzo de 2020, la Iniciativa Global contra el Crimen Organizado Transnacional, con sede en Ginebra, Suiza, publicó un informe en el que señaló que si bien la pandemia del Covid-19 impactaría en las sociedades y economías, también lo haría en los negocios del crimen organizado. No obstante, en el informe además se cuestionó  qué efecto tendría la recesión global en los mercados ilícitos. La respuesta preliminar fue que habría desorden social, visible por la desesperación y la violencia en diferentes regiones del mundo.

Paralelamente, algunos analistas afirmaron que ante la pandemia, las regulaciones sanitarias y la incapacidad de control por parte de los estados-nación, en diferentes contextos los criminales se habían convertido en el Estado, logrando así aprovechar “la oportunidad de consolidar su control, congraciarse con los residentes y cultivar el apoyo”, aunque también reconocían que “Los delincuentes eran un Estado de facto antes del virus”, señalaron los investigadores de El Colef.

Los cuestionamientos en torno a los efectos de la pandemia en los mercados ilícitos, en los estados o en los grupos criminales, cobran relevancia en un país como México, agregaron los investigadores. 

“Al propagarse el coronavirus, por ejemplo, el confinamiento y el distanciamiento social como medidas sanitarias derivaron en un tipo de ‘pánico moral’ entre la población ante el temor de contagio o muerte, pero también debido a la vigilancia y regulaciones del Estado mexicano en espacios públicos. Ante este panorama, se supuso que las actividades criminales y la violencia podían adquirir otros matices al transformarse la vida cotidiana y el orden social y en general”, apuntaron.