Juárez

Disparó mafia flujo migratorio

Grupos delictivos se involucraron en 2021 en fraudes y secuestros extorsivos contra personas que buscaron cruzar a EU

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

lunes, 03 enero 2022 | 06:00

El Diario de Juárez El Diario de Juárez

Ciudad Juárez— Aunque al inicio de la pandemia los flujos migratorios disminuyeron en el país, en regiones como Ciudad Juárez se incrementaron durante 2021, con cambios en la organización de los grupos delictivos debido al involucramiento en el tráfico ilícito de personas, estafas, fraudes, secuestros extorsivos y el incumplimiento de servicios para quienes buscan llegar a Estados Unidos. 

Durante el año fiscal 2021, la detención de migrantes en el sector El Paso aumentó un 33.51 por ciento en comparación con el 2020, al pasar de 101 mil 355 a 135 mil 326 aprehensiones; mientras que la cantidad de migrantes detectados en Ciudad Juárez por la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) subió un 196.23 por ciento, ya que en 2020 fueron aseguradas 771 personas con intención de cruzar a Estados Unidos, y en 2021 la cifra ascendió a dos mil 284 migrantes de origen mexicano y extranjero. 

La mayoría de los migrantes detectados por las autoridades locales el año pasado estaba en casas de seguridad, donde tenían hasta un mes encerrados por los traficantes de personas, en algunos casos en espera de cruzar a Estados Unidos y en otros, como víctimas de secuestro extorsivo. 

“Es necesario alinear planes, estrategias y medidas para combatir el tráfico de personas migrantes a nivel regional, así como crear mecanismos que les permitan denunciar los delitos de los que son víctimas”, señaló la Organización Internacional para las Migraciones de Naciones Unidas (OIM-ONU) en la evaluación del Impacto del Covid-19 en las redes de tráfico ilícito de migrantes en México. 

“Es evidente que el nivel de vigilancia en Juárez ha impactado la labor de las personas traficantes (…) Numerosos operativos desmantelaron intentos por parte de personas traficantes de facilitar la entrada irregular de cientos de personas migrantes a los Estados Unidos. Múltiples casas de seguridad fueron denunciadas e identificadas por las autoridades, principalmente en el norponiente de la ciudad (Anapra, Felipe Ángeles, Lomas de Poleo). La policía local ha reportado que algunos casos se derivan de llamadas por parte de la ciudadanía, y los considera como ‘rescates humanitarios’”, relata la organización internacional.

Al ser rescatados, algunos migrantes narraron a El Diario que estaban siendo amenazados con la intención de que su familia realizara un segundo pago para que los ‘coyotes’ los cruzaran la frontera. Por ejemplo, extranjeros de Guatemala y Honduras aseguraron que pagaron por ser trasladados desde su países hasta Estados Unidos, pero al llegar aquí fueron víctimas de secuestro extorsivo. 

“Me sentía secuestrado”, dijo “Jorge”, un guatemalteco de 35 años de edad que fue liberado en agosto como parte de un grupo de 112 personas encontradas por la SSPM en una vivienda ubicada en las calles Peral y Manuel Acuña.

El centroamericano indicó que tenía un mes privado de la libertad y que los ‘coyotes’ lo estaban amenazando para que sus familiares les depositaran cinco mil dólares, pese a que él ya había pagado los 15 mil quetzales (38 mil 500 pesos mexicanos) que había pactado con el traficante por ser guiado desde Centroamérica hasta California. 

“En algunas ocasiones, las personas migrantes reportaron estar secuestradas, aunque eventualmente reportan estar en las casas de seguridad bajo su voluntad esperando su traslado”, explicó la OIM. 

De acuerdo con los testimonios dados por los migrantes, los pagos que efectúan a los traficantes de personas son de hasta 12 mil dólares; pero al llegar a Ciudad Juárez, muchas veces son encerrados durante semanas en una vivienda para esperar su turno de cruzar a Estados Unidos, en hacinamiento y con un cobro extra por el agua y la comida diaria. 

“Aunque no constituye un fraude, también es común que los traficantes no logren prestar los servicios para los que fueron contratados, no porque hayan tenido la intención de defraudar, sino a causa de los niveles de vigilancia o del control migratorio que les impiden la movilización de personas de un punto a otro”, destacó OIM en el análisis de Tijuana, Mexicali, Ciudad Juárez, Puebla, Ciudad de México, Tapachula, Tenosique y Cancún, dada la recurrencia de situaciones de tráfico ilícito de migrantes identificadas en dichas ciudades. 

Las mesas de trabajo y el informe de OIM reportan incrementos en los fraudes en contra de personas migrantes, llevados a cabo en parte por personas que aprovechan la desinformación y se hacen pasar por abogados, o con conexiones que facilitan el acceso a organizaciones que tramitan asilo.

La oficina de la organización Hebrew Immigrant Aid Society (HIAS) en Juárez ha reportado en redes sociales que personas se han hecho pasar por su personal, demandando transferencias en línea a cambio de servicios jurídicos migratorios. 

También se promueven en Internet ofertas de cruces fronterizos irregulares por diversas zonas de Ciudad Juárez, en las que ofrecen pruebas de viajes exitosos y otras garantías para quienes contraten los servicios de personas que presumen ser traficantes.

“El tráfico de personas migrantes puede ser facilitado por múltiples actores, organizados de múltiples formas: tanto quienes pertenecen a redes transnacionales poseedoras de recursos que puedan ponerse al servicio de personas migrantes, o por operadores independientes con una gama de contactos variada. Sus actividades, combinadas con las de las personas que se benefician de manera económica de la presencia de las personas migrantes (dueños de negocios como restaurantes, hoteles, cuarterías, farmacias, tiendas de alimentos y de ropa), facilitan el tránsito de grandes grupos de personas migrantes por toda la región”, continuó la agencia de la ONU. 

El primer operativo de “rescate” de migrantes en el año ocurrió el 23 de abril, cuando elementos municipales localizaron a 58 extranjeros en la bodega de San Miguel, ubicada en la calle Sierra Mojada, entre los que se encontraban seis menores centroamericanos no acompañados. Mientras que el 17 de noviembre fueron localizados 27 migrantes hacinados en las habitaciones del hotel. 

De acuerdo con lo informado por la SSPM, durante 2021 fueron encontrados grupos de hasta 140 migrantes que tenían incluso un mes encerrados por los integrantes de las redes de coyotaje en colonias ubicadas en los límites con Estados Unidos, como la Ampliación Felipe Ángeles, Ampliación Fronteriza, Franjas del Río, Lomas de Poleo, y en los poblados de Loma Blanca, Barreales, Caseta y El Porvenir, en el Valle de Juárez. 

Dichos grupos delictivos también han extendido sus operaciones más allá de los límites de la frontera a zonas como Granjas de Chapultepec, Vistas de Zaragoza, Arroyo Colorado, La Cuesta, San Felipe del Real, Paula, Insurgentes, Patria, San Felipe del Real, Villa Residencial, Parajes de San José, Vistas de Zaragoza, Kilómetro 29, Lázaro Cárdenas, Parajes de Oriente, Ladrilleras e Independencia II. 

La agencia de Naciones Unidas destacó la falta de denuncias por parte de las personas migrantes, y que en los contados casos en los que se llega a dar una denuncia, las personas no la ratifican; además, la información que brindan a las autoridades para ser localizadas en muchas ocasiones es incompleta o errónea, lo que impide localizarlas durante el proceso de la investigación.

En respuesta a la acción policiaca, durante el mes de julio de 2021 se reportó en la ciudad la aparición de dos mantas donde presuntos traficantes de personas amenazaban a las autoridades de Juárez y Estados Unidos por intervenir en la realización de su trabajo del cruce de personas.

De manera histórica, Ciudad Juárez ha figurado como uno de los puntos más importantes concernientes a las dinámicas de migración irregular en el país. Es ciudad clave en los procesos de migración de origen, tránsito y retorno, siendo un punto importante de ingreso irregular hacia los Estados Unidos para personas de nacionalidad cubana, ecuatoriana, guatemalteca y mexicana.

Sin embargo, entre las nacionalidades detectadas por la SSPM durante 2021 se encuentran, además, personas de Honduras, El Salvador, República Dominicana, Nicaragua, Brasil, Perú, Haití, Australia y Alemania, aunque en los últimos dos casos sólo ha sido una persona de cada nacionalidad quienes fueron rescatadas. 

En el río Bravo, que divide a Ciudad Juárez de El Paso, durante los últimos meses también se observó el cruce de migrantes provenientes de otros países como Turquía, Colombia y Venezuela, aunque la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza  de los Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) informó que en noviembre se detectaron cruces de personas de India, Romania y Rusia por el sector El Paso. 

El cierre de fronteras y los cambios en las políticas migratorias por parte del Gobierno de los Estados Unidos, en combinación con el cierre parcial o escalonado de instituciones del estado, organismos internacionales y organizaciones locales, ha resultado en retrasos en la provisión de servicios y el abandono de procesos administrativos, incluyendo asilo, reunificación familiar u otras formas de protección, señaló. 

Otra dinámica que al parecer ha venido en aumento durante la pandemia es la migración irregular independiente, sin el apoyo o facilitación de personas traficantes, derivadas de la grave precariedad que enfrentan las personas migrantes y la carencia de recursos para cubrir los costos asociados con los viajes.

close
search