Dieron policías información falsa contra acusados de ataque

Los dos presuntos ‘Aztecas’ fueron hallados inocentes al no encontrarles responsabilidad

Staff/
El Diario de Juárez
martes, 11 junio 2019 | 06:00

Dos presuntos integrantes de la pandilla “Los Aztecas”, fueron encontrados inocentes del delito de homicidio en grado de tentativa que se dijo cometido en contra de cuatro agentes de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) luego de que un Tribunal de Enjuiciamiento concluyó que los agentes preventivos aportaron información falsa, los peritos de la Fiscalía General del Estado (FGE) no realizaron los peritajes completos y ni siquiera se probó que hubiera ocurrido el delito menos una responsabilidad penal por parte de los acusados.

Los exonerados son Juan Daniel Bautista González y Leonel Eduardo Jiménez Alvarado. 

En la acusación presentada por  un agente del Ministerio Público (MP) se estableció que el 24 de julio del 2018 a las 23:21 horas, ambos hombres, al igual que un tercer individuo estaban a bordo de una camioneta Dodge Nitro que era guiada sobre la avenida Independencia con dirección al poniente y desde esta dispararon contra cuatro municipales. 

Los elementos que supuestamente fueron atacados son Gerardo Lerista Reyes, Francisco Javier López Soto, Gerardo García González y María Guadalupe Salas Peña, quienes tripulaban las unidades número 528 y 554 y presuntamente repelieron la agresión. Los daños a los vehículos oficiales se cuantificaron en nueve mil 600 pesos. 

En el juicio oral, número 70/2019, Lerista dijo que viajaba en la 528 y los disparos los recibieron subiendo el puente de Benito Juárez al emparejárseles al Nitro.

Mientras que Salas Peña informaron al Tribunal que ella y López viajaban en la unidad 554 y fueron objeto de los balazos cuando les dieron alcance pasando la “carretera Panamericana e Independencia al pasar por debajo del puente y subiendo una joroba, exactamente en una curvita antes de llegar a Carnitas Don Epi” y precisó que eso ocurrió al emparejare con la Nitro y que pudo ver el momento en que Leonel Eduardo bajó el vidrio posterior, saco un arma larga y empezó a disparar, logrando hacer dos detonaciones que se impactaron en la puerta derecha del lado del copiloto donde ella viajaba. 

Gerardo García dijo que si les dispararon como lo narró Salas pero que los impactos a la 554 ocurrieron cuando la oficial María Guadalupe descendió de la unidad, los civiles ya habían impactado la Nitro y ellos estaban bajando para aprehenderlos.

López y Salas señalaron que arrestaron a Leonel cuando se rindió tras descender de la parte posterior de la Nitro portando un arma larga calibre .223 y una pistola 9 milímetros. Mientras que Juan Daniel Bautista González por aprehendido por López y Lerista Reyes cuando huía portando un fusil calibre .223.

“Los testimonios de los agentes no generaron convicción en este Tribunal en grado de certeza porque cuando se desahogó en juicio la prueba pericial, consistente en los testimonios de Julio César Rojas Valles perito en criminalística de campo  y de Jesús Jacobo Terán, perito en balística forense, no robustecieron los dichos de los agentes y generaron contradicción entre los propios peritos. Produciendo con ello dudas en el Tribunal sobre si ocurrieron los hechos de la forma en que los agentes lo afirmaron”, indicó el titular del Tribunal de Enjuiciamiento Juan Alonso Martínez Grajales.

El resolutor explicó que el perito Terán indicó que le hicieron llegar dos armas de calibre .223 y una pistola 9 milímetros y se le solicitó que determinara si estaban en condiciones mecánicas para disparar, que detonara esas armas y obtuviera casquillos testigo para que hiciera un cotejo con la evidencia recabada en las calles Joaquín Pardavé y Paseo de los Compositores y en la carretera a Casas Grandes y calle Granja.

Terán determino que 27 casquillos localizados en las dos ubicaciones anteriores habían sido disparados con un arma .223 de matrícula KX2593 “fue dogmática, sin sustento, sin método científico, sin mencionar la metodología empleada para arribar a esa conclusión y no podía ser de otra manera porque a pesar de que se le solicitó obtener elementos balísticos testigos, no lo hizo”, dijo el juez al emitir el fallo absolutorio.

El resolutor ordenó la inmediata libertad de ambos exonerados pero estos enfrentan un proceso penal por las supuestas armas que se les decomisaron en ese hecho. 


[email protected]