Desestabiliza fenómeno de mexicanos que huyen del país

A connacionales no se les puede retirar de los puentes porque gozan del derecho de libre tránsito

Mayra Selene González
El Diario de Juárez
domingo, 22 septiembre 2019 | 06:00
Archivo / El Diario |

Ciudad Juárez— La presencia de casi mil migrantes mexicanos en esta ciudad en busca de cruzar a Estados Unidos para escapar de la violencia deja al Gobierno mexicano sin argumentos para intervenir, se indicó ayer en conferencia del grupo denominado Iniciativa Juárez.

“La diferencia que hay entre que tratemos con migrantes extranjeros a que tratemos con migrantes mexicanos, es que cuando son extranjeros es más fácil que las autoridades mexicanas y americanas coadyuven en la administración del cruce, pero al momento de ser mexicanos, entonces ya el Gobierno mexicano no puede, porque los migrantes mexicanos están huyendo de México, ahí es donde ahorita se está planteando un nuevo esquema, estamos aprendiendo a tratar con esta nueva situación que nunca la habíamos vivido”, mencionó Manuel Sotelo, empresario integrante de esta organización.  

Es por esta razón, que organizaciones de la sociedad civil, instituciones como la Cruz Roja Mexicana y empresarios locales se han unido para atender a los migrantes mexicanos y pedir a los tres niveles de gobierno que apoyen en la parte humanitaria, ante la imposibilidad de que lo hagan ante gestiones con el Gobierno americano.

Cristina Corchado, representante de la Casa del Migrante, indicó que los connacionales, principalmente originarios de los estados de Michoacán y Zacatecas manifiestan que huyen de sus lugares de origen desplazados por la violencia y otros porque no hay empleo.

“¿Por qué dijimos que a los tres niveles de gobierno les pedimos que por favor esperaran a que nosotros pudiéramos ver qué estaba pasando? Es porque cómo es posible que si yo digo: el Gobierno en sus tres niveles no me protege en mis pueblos, cómo llego aquí y pido ayuda al Gobierno para ir al puente, es una contradicción”, mencionó.

Dijo que por tal motivo, en la reunión que tuvieron con autoridades federales, estatales y municipales, acordaron que el Gobierno colaborará sólo en la salud, en la seguridad y en la alimentación.

Indicaron que los mexicanos que se han quedado junto a los puentes se niegan a ir a un albergue porque temen perder la oportunidad de solicitar asilo político en Estados Unidos, y debido a que son mexicanos no se les puede retirar por la fuerza debido a que tienen el derecho de libre tránsito en su país.

Por lo anterior los integrantes de esta organización mencionaron que se les brindará alimento, baños portátiles, colchonetas para dormir y se vigilará su estado de salud dando prioridad a los niños.

En la reunión estuvo presente Ariadna Montiel, subsecretaria de Bienestar del Gobierno federal, así como Juan Carlos Loera de la Rosa, delegado del mismo programa en el estado de Chihuahua, al ser cuestionados sobre la raíz del problema de la crisis de migración de mexicanos de estados como Michoacán y Zacatecas, ambos aseguraron que la dependencia atenderá el problema desde esas partes de la república.

“En el tema de los centroamericanos intervenía el Instituto Nacional de Migración, pero en este caso está imposibilitado para hacerlo con los connacionales, y las instancias de gobierno debemos respetar derechos fundamentales como es la libertad de tránsito, entonces es complejo”, mencionó Loera.

Aseguró que el albergue Leona Vicario está a disposición de todos ellos, y que el fondo de emergencia social que se activó para los centroamericanos abarcará también a los mexicanos para brindarles alimentación.

Dijo además que el Consejo Estatal de Población (Coespo) ofreció dotar de techo las instalaciones del Centro de Atención a Migrantes (CAIM).

[email protected]