Juárez

Descuidan salud mental de agentes

Carece FGE de programas para atenderlos

Mayra Selene González
El Diario de Juárez

lunes, 03 mayo 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— Los agentes de la Fiscalía General del Estado (FGE) y en particular de la FEM (Fiscalía de la Mujer) no cuentan con programas para atender su salud mental y tampoco se les practican exámenes psicológicos para detectar alguna situación de riesgo por la que pudieran atravesar, lo cual especialistas en suicidología consideraron grave, ya que aseguran que esto además afecta los procesos que tienen a su cargo.

Lo anterior luego de que el pasado sábado la Fiscalía Especializada en Atención a Mujeres Víctimas del Delito por Razones de Género confirmó el fallecimiento de una de sus agentes a consecuencia de una lesión producida por arma de fuego; sin embargo, no fijó una postura ante el hecho.

De acuerdo con la información que trascendió, la oficial se habría quitado la vida con su arma de cargo.

Compañeros de la agente mencionaron estar consternados por el suceso y lamentaron que no se hubieran atendido en su momento las razones por las que la investigadora tomó la lamentable decisión.

“No existe ningún programa para canalizar o apoyar psicológicamente a quienes puedan estar pasando por una situación difícil; tampoco se nos hacen exámenes psicológicos, los exámenes que se nos hacen son los de confianza, pero esos son con otra finalidad, no para brindarnos apoyo”, dijo uno de los agentes ministeriales, que prefirió resguardar su identidad.

Jesús Nazareth González, doctor en Psicoterapia y director del Instituto Mexicano de Suicidología, consideró grave el hecho de que en México las corporaciones policiacas no atiendan la salud mental de sus elementos pese a que la depresión es un problema latente del que los agentes no están exentos.

Dijo que la recomendación es que aparte de todas las pruebas de confidencialidad que requieren ciertos puestos, también se les apliquen instrumentos proyectivos psicológicos e inventarios multifacéticos de personalidad para detectar que el agente no sólo tenga características ad hoc al perfil profesiográfico, sino también características que favorezcan en cuanto a inteligencia emocional, rasgos de personalidad asociados a alguien que atenderá problemática de género y de violencia.

“Recordemos que la depresión, entre otros trastornos mentales, es una enfermedad mental silenciosa, es decir, el acto de que no tenga síntomas visibles aparentes no quiere decir que no esté pasando algo en su cerebro que pueda embotarla en una depresión grave para pensar en quitarse a vida, y aparte de ello para atender ciertas cuestiones que por la misma depresión pueden contaminar los procesos de las demás personas”, mencionó.

El especialista dijo que es necesario que la Secretaría de Salud y la Fiscalía General del Estado trabajen de manera conjunta para atender la salud mental de los elementos policiacos.

“Una persona que tiene un cargo asociado a temas de violencia, de seguridad, entre otros, imagínate que se quita la vida, sin el afán de juzgarla, aunque el suicidio es multifactorial, pero algo estaba pasando a nivel neurofisiobiológico, a nivel emocional, a nivel afectivo, seguramente, para que haya tomado la última decisión”, detalló.

Sobre el tema, El Diario buscó ayer una postura por parte de la fiscal de feminicidios Wendy Chávez Villanueva, del fiscal general del Estado, César Augusto Peniche Espejel, y del fiscal de Distrito en la Zona Norte, Jorge Nava López, pero no atendieron la llamada.

La tarde del sábado se reportó que una agente ministerial se encontraba lesionada por arma de fuego en el cruce de las calles Privada Francisco Villa y Nicolás Hermosillo de la colonia Ladrilleros y Caleros; fue trasladada en un vehículo particular al hospital Star Médica, pero minutos después se reportó que había fallecido.