Declaran víctimas en audiencia

Describen pánico de ataques desde el Cereso

Rodé en el suelo para poderme apagar, narra obrera quemada

Staff
El Diario de Juárez
jueves, 14 noviembre 2019 | 10:41
Archivo/El Diario de Juárez |

Ciudad Juárez— Empleados de la maquiladora Termocontroles narraron los momentos de terror que vivieron la madrugada del pasado 6 de noviembre, luego de que dos vehículos le cerraron el paso al camión de transporte especial en el que viajaban y una pareja subió para rociar gasolina y prenderle fuego.

“Mi bata, mi blusa estaban ardiendo, como pude me quité la ropa... cuando estaba quemándome rodé en el suelo para poderme apagar”, declaró una de las víctimas, quien resultó con quemaduras de primero y segundo grado.

Al presentar la denuncia ante el Ministerio Público (MP) una de las víctimas, Rosa V.N., señaló que ese miércoles salió de la planta maquiladora a las 12:45 horas y abordó la unidad de transporte de personal, y cuando iba sobre la avenida Panamericana, a la altura de la calle Granjero, un auto les bloqueó el paso por la parte frontal y el conductor de una camioneta se colocó atrás.

La testigo dijo que al camión subieron “dos chavalos”, un hombre y una mujer. El varón les pidió sus celulares pero sólo para ganar tiempo, mientras ella rociaba combustible y él ordenaba al chofer que se acostara en el piso y a los pasajeros que se recorrieran hacia la parte posterior. 

“Yo venía más adelante (en los asientos de enfrente) y tardé en salir. Se cayó una señora en el pasillo que se llama Josefina, como pude intenté salir pero al salir el fuego me agarró el cabello, el cuello, mi ropa y le dije a un compañero ‘ayúdeme, que me estoy quemando’. Él me dio un salto y me lastimé el tobillo”, declaró una de las obreras afectadas.

Otra de las víctimas dijo que escuchó que uno de los responsables del incendio les gritó: “Salgan por atrás si es que quieren vivir, si no van a morir quemados”.

Sin embargo la puerta de emergencia del camión estaba atorada.

“Yo estaba agachada e intenté salir y vi que mi compañera Josefa estaba tirada en el piso, de rodillas y Mario fue quien nos ayudaba a salir y me decía que cooperara, pero yo estaba confundida y como pude salí. Recuerdo que caí sentada en el piso y vi que Carmen se estaba quemando de la espalda y a Rosa se le estaba quemando la ropa. Ya después ella me enseñó sus pechos, se quemó, estaba casi desnuda y con sus manos se tapaba. Yo sentí que me ardían la cara y las manos y le hablé a mi esposo que fuera por mí”, dijo otra víctima. 

El pasajero Pedro M.S. indicó haber visto que los guiadores de un taxi y de una Winstar mini van le bloquearon el paso a la unidad y luego algunos de sus ocupantes subieron a la rutera para rociar gasolina y prenderle fuego.

“Cuando estábamos todos abajo nos regresamos a ayudar, el chofer y yo, pero en eso explotó el camión y me alcanzó la flama de lumbre en el brazo y en la cara y me chamuscó toda la cara, el cabello, la barba. Luego una persona que iba pasando habló a la Policía, a la ambulancia, pero llegaron una hora después. Mientras nos estuvimos lamentando y preguntándonos por qué nos había pasado esto. La ambulancia se llevó a los más graves al Seguro y a los demás en patrullas, yo sigo todavía internado”, expuso ante la representación social.

El chofer de la unidad, Adrián G., señaló que de uno de los vehículos que le obstruyeron el paso bajó un hombre que portaba una escuadra como calibre 9 milímetros, quien se paró frente a la puerta y le apuntó al tiempo que gritaba “abre la puerta”.

El desconocido subió al vehículo de transporte de personal, cortó cartucho y le dijo al operador “para el camión, hazte para atrás. Muévete para atrás”. El agresor se quedó por unos instantes en el primer escalón del camión y les ordenó a los trabajadores que dejaran sus teléfonos en los asientos y se recorrieran hacia atrás.

“Los empleados caminaron hacia atrás y comenzaron a gritar que iban a quemar el camión. Yo me bajé por la puerta de atrás y comencé a ayudar a descender a algunos empleados. Una señora se tiró en la puerta y en lo que la estaba ayudando me dio un flamazo directo en la cara y así seguí ayudando a los que estaban abajo a apagar el fuego de sus ropas y me percaté de que el camión se estaba incendiando. Pasó una pareja en una moto y se pararon atrás del camión y pidieron ayuda por teléfono”, declaró.

En la rutera viajaban 18 pasajeros, nueve de ellos resultaron lesionados con quemaduras de primero y segundo grado. Sólo cuatro de ellos presentaron denuncias, el resto se negó a hacerlo por miedo.