Descarta daño ambiental por mina en Samalayuca

Javier Meléndez sostiene que existen candados que dan garantía de una explotación razonable de los recursos en esa zona

Javier Olmos/
El Diario
sábado, 31 agosto 2019 | 06:00
|

El presidente seccional de Samalayuca, Javier Meléndez Cardona, consideró como un “error” haber interpuesto un amparo contra la instalación de una minera en ese poblado, al sostener que “no habrá un daño ambiental como se vaticina”.

Entrevistado por El Diario, dijo ayer que los argumentos expuestos en el recurso colocado el jueves ante juzgados federales por el abogado Santiago González son imprecisos.

De entrada, señaló que los petrograbados en la zona están excluidos de la concesión minera.

“El 96 por ciento de los petrograbados están ubicados en tres áreas perfectamente definidas y están excluidos de la concesión minera”, abordó.

Y agregó que el agua que se utilizará para las operaciones de la mina “La Gloria” provendrá del acuífero Samalayuca y no del Bolsón del Hueco, como lo plasmó González en el amparo.

“El agua es de Samalayuca”, afirmó, y además aseguró que el proyecto está siendo regulado por la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

En este punto, dijo que se usará al mes agua con el equivalente del llenado de una alberca olímpica. “El agua la extraerán del subsuelo y la van a reutilizar. Será agua tratada”, afirmó.

Meléndez Cardona dijo que además esa zona no es un área natural protegida. En 2014 el Ojo de la Casa buscó ampararse porque consideró que los derechos de la tierra habían sido violados al considerarlos dentro del área natural protegida, y en 2017 se ganó el amparo de manera definitiva, anotó.

Y sin embargo, sostuvo que en el acuerdo existen candados ambientales que dan garantía de una explotación razonable de los recursos en esa zona.

“No se va a utilizar cianuro, es falso totalmente; lo que se va a utilizar es el ácido sulfúrico en un tres por ciento dentro de una solución de agua. Las excavaciones serán reguladas, van a poder empezar en el tajo “La Gloria”. Una vez que terminen de trabajar en el primer tajo, éste tendrá que ser rellenado y en la superficie plantar la flora del lugar, antes de ir a abrir otro tajo”, explicó.

“No es cierto que vamos a tener una serie de cráteres ahí por todos lados”, añadió.

Dijo que las excavaciones no pasarán del cuatro por ciento de la superficie que comprende la concesión entregada a la empresa canadiense VVC Exploration Corporation, que invertirá 4 mil millones de dólares en la primera mina de la unidad Samalayuca Cobre S.A. de C.V., y que, según se ha informado, generará mil 200 empleos en beneficio de la población de ese ejido.

Además de “La Gloria”, los tajos a trabajar a cielo abierto en la concesión de tierras otorgadas para la mina son “La Juliana”, “La Zorra” y “La Suerte”.

Según Meléndez, éstos se trabajaron desde los años treintas pero cuando se cayó el precio del cobre en el mercado internacional se abandonó la actividad minera.

El presidente del poblado dijo que tiene propiedades a un kilómetro de donde se instalará la mina, “por lo que si el agua se contamina el primer afectado soy yo”. También descartó tener conflicto de interés porque, dijo, no estuvo involucrado en los permisos que otorgaron autoridades de los tres niveles de gobierno.

Aunque aceptó que hay mucha oposición al proyecto, llamó a “la gente de Juárez que tiene prestigio” a que a través de un observatorio ciudadano vigile las operaciones de la mina que, reconoció, “no se descarta que pudiera mentir, aunque no tenemos elementos para decir que la empresa va a incumplir los acuerdos”.

En el recurso de amparo interpuesto por el abogado juarense el jueves 29 de agosto ante el Poder Judicial de la Federación, se estableció como argumentos principales que la mina que se pretende fincar en Samalayuca generará un daño ecológico importante ya que se ubicaría en un área natural protegida y considerada como zona arqueológica.


[email protected]