Juárez

Desarrollo Social No hay ningún tipo de abuso: Galindo sobre nepotismo

Los matrimonios que trabajan juntos son porque ahí se conocieron, justifica

El Diario

Mayra Selene González
El Diario de Juárez

viernes, 14 febrero 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— El subsecretario de Desarrollo Social en la frontera Ramón Galindo Noriega, dijo que los casos de nepotismo documentados por exempleados de la dependencia son totalmente “falsos”.

Aseguró que los matrimonios que laboran en esa instancia se dieron porque ahí mismo se conocieron y se casaron, y los pares de hermanos reciben salarios bajos.

Agregó que la dependencia tiene dos casos de renuncias por semana debido a que las personas no aguantan el ritmo de trabajo.

“Hemos estado viendo lo que ha estado publicando El Diario, es falso, es totalmente incierto; no hay casos de nepotismo, al contrario, si algo tuviera que decir de todo el personal de la secretaría de Desarrollo Social sería ‘gracias’ por todo el esfuerzo que hacen fuera de horarios de trabajo”, mencionó.

El funcionario fue cuestionado sobre el hecho de que los extrabajadores respaldaron el señalamiento a través de fotografías y capturas de pantalla de las redes sociales de las personas involucradas, en las que se comprueba el parentesco y que laboran en la dependencia.

“Se me hace injusto el comentario porque el tema de nepotismo tiene que ver con aprovechar que yo soy el jefe del departamento para aprovechar para darle un trato especial a alguien, no hay nada de eso”, agregó.

La denuncia de los exempleados señala tres casos de parejas de cónyuges y cuatro de hermanos.

“Algunos de los casos que son matrimonios, pues sí, sí tenemos algunos matrimonios, pero son gentes que estaban trabajando ahí, que ahí se conocieron y que se casaron ya estando trabajando ahí… es que hay tan buen ambiente en la secretaría que se conocen y se enamoran, lo que quiero decirles es que no hay ningún tipo de abuso”, destacó.

En el caso de los parientes sanguíneos, dijo que sólo se cuenta con dos pares de hermanos que perciben salarios bajos; en uno de los casos se trata de facilitadores sociales en las colonias.

“No se dio la situación de que alguien dijera ‘voy a contratar a mi pariente para beneficiarlo’; de hecho, el trabajo es tan duro que hay gente que no aguanta el ritmo porque es muy pesado, es estar en colonias, no tenemos vehículos para ir, incluso se trasladan en el transporte público para ir a ver a colonos. Cada semana tenemos un par de renuncias porque no se aguanta el ritmo de trabajo”, aseguró.

Galindo sentenció que si alguien tiene interés en el tema debe presentar la denuncia ante las instancias correspondientes para que se investigue.