Por falta de especialistas

Demora hasta 10 meses diagnóstico de autismo

Poca empatía y bajos salarios no permiten la atención privada

Alejandro Vargas
El Diario
domingo, 01 diciembre 2019 | 06:00
|

La prolongada espera para recibir un diagnóstico certero, aunado al desconocimiento social y las carencias económicas de las familias juarenses, vulnera a las personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA), precisó Egla Ramírez Pérez, directora de la fundación Unidos por el Autismo, asociación civil.

Ayer durante la Segunda Conferencia Binacional sobre el TEA, Ramírez señaló que después de hablar con el director del Hospital Infantil de Especialidades (HIES) local, éste le manifestó que por falta de personal se demora hasta 10 meses la atención a personas con autismo. Añadió que dicha realidad se combina –como factor de violencia– a la poca empatía y a bajos salarios que no permiten atención privada.

“Cada año nacen 20 mil personas con autismo en México, entonces ¿cómo es posible que en salud pública estemos tan mal? Se da la atención pero no es la adecuada porque hay espacio hasta dentro de 10 meses para atender a una persona (…) Nosotros platicamos con el director del HIES, le decíamos que cómo era posible que nada más hubiera un neurólogo en el hospital, y nos dijo que no han podido contratar a otros, y que el neurólogo tiene una cita cada diez meses, y dan un diagnóstico tardío”, indicó.

Añadió que lo ideal es que una persona con autismo sea diagnosticada a la brevedad. De acuerdo con Ramírez Pérez, el único registro que se tiene respecto al número de casos fue levantado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en 2015, donde se informa que una de cada 115 personas en México tiene autismo, y debido a las limitaciones de servicios públicos, de éstas, sólo una de cada 48 es diagnosticada.

Adicional a lo expuesto, la psicoterapeuta Brenda Enciso dijo que las terapias para tratar el autismo pueden costar entre 300 y 800 pesos por sesión, cantidad que no todas las personas pueden pagar. 

Explicó asimismo que en algunos casos el TEA está acompañado de ansiedad u otros trastornos que requieren fármacos para su tratamiento, que –de igual forma– no son económicos, por lo que los familiares optan por no comprarlos.

“Las personas deberían informarse en cuanto a cómo tratar a alguien con autismo. Un diagnóstico no va a definir a una persona. Deben ser lo más empáticos posible y no juzgar lo que no conocen”, puntualizó.  

Respecto a los tiempos de espera para acudir al neurólogo en el HIES, la Secretaría de Salud informó a través de su área de comunicación social que no sólo en Juárez, sino a nivel nacional existe una falta de especialistas en dicha área, por lo que a pesar de los esfuerzos no han logrado captar el personal necesario.    


[email protected]