Dejan alumnos legado en Conalep

Siembran 30 árboles frente al plantel III; también les dan mantenimiento

Abril Salgado/
El Diario
miércoles, 12 junio 2019 | 06:00

Como una iniciativa para subir sus calificaciones y dejar un legado en su escuela, estudiantes del Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep) III, al suroriente de la ciudad, realizaron la siembra de más de 30 árboles, a los cuales ellos mismos dan mantenimiento todos los días.  

Karla Bustillos Rendón, profesora de los alumnos en las clases de Filosofía, Calidad y Economía, expuso que junto con la maestra Jennifer Tunchez, analizaron que la zona en la que está situado el plantel está muy carente de áreas verdes, además de que ambas tenían estudiantes con bajo promedio ya en su último semestre a punto de graduarse.

“Dijimos, vamos a pedirles que nos ayuden a plantar arbolitos como una actividad que les ayude a ellos en su promedio y le ayude aquí a la escuela, aparte de que son los que ya se van, que dejen algo aquí”, contó. 

Tras obtener el permiso de la institución y platicarlo con cerca de 30 adolescentes, la respuesta fue inmediata y entre todos cooperaron para comprar pinos y álamos que plantaron el pasado 1 de junio, pero que han mantenido todos los días con constante riego y abono. 


Personalizan árboles para que no se los roben

“Incluso llegaron alumnos que ni siquiera tenían el problema de bajo promedio pero que querían ayudar, llegaron con árboles, y la idea era plantar al frente de la escuela un pedacito para que diera sombra cuando crezcan, y claro que todo el camellón se llenó”, dijo.  

Pero la siembra no fue todo, pues desde ese día los estudiantes aceptaron la responsabilidad, como si los árboles plantados fueran parte de su familia, y entre los grupos matutino y vespertino se dividen los días y horarios de riego. 

“Para los chicos su principal motivación al principio fue subir su calificación, pero ya después como que se empezaron a animar todos, vinieron quienes no tenían problemas con su calificación con sus arbolitos, los que no trajeron árboles ayudaron a plantar aunque no necesitaran incentivos”, narró.

Pese al entusiasmo por este proyecto ecológico, también mencionó que ya sufrieron los primeros robos de tres árboles, por lo que los adolescentes comenzaron a personalizarlos para pedir que no se los roben.

“Ellos están bien contentos, todos los árboles ya tienen nombres, paso y me dicen ¿maestra, ¿ya vio a Sofía? O maestra, ¿ya vio a Pancho? Ya lo regué, y ya le puse un letrerito y hasta un listón rojo que para que no le hagan ojo, y les hicieron letreros para que no se los robaran”, expresó. 

Bustillos comentó que en clase han hablado que en Suecia para titularse los estudiantes tienen que plantar un árbol, y es un proyecto que se contempla en la institución a fin de ayudar a nuestra región, y reducir los efectos que el calor ocasiona por la falta de flora. (Abril Salgado / El Diario)


[email protected]