Juárez

Deja Juárez de ser ciudad de paso; atrapa a los migrantes

Ante cierre de la frontera, 32% de solicitantes de asilo en EU contempla asentarse en esta ciudad

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

viernes, 25 septiembre 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— Debido al programa de Estados Unidos a México, Ciudad Juárez dejó de ser una localidad de paso para convertirse en un espacio de atrapamiento para los migrantes internacionales, quienes ante el cierre de la frontera se mantienen en un contexto de inmovilidad, señaló la investigadora de El Colegio de la Frontera Norte (El Colef) María Inés Barrios de la O.

“Esto sin duda ha llevado a la reconfiguración de la dinámica migratoria de las ciudades de la frontera norte de México”, comentó la especialista en temas de migración.

A través del video difundido por El Colef, denominado “Características y condiciones de migrantes bajo el Protocolo de Protección a Migrantes (MPP) en Ciudad Juárez y Nogales”, Barrios de la O destaca que de los encuestados en Nogales al 100 por ciento de los que iniciaron su registro se le asignó su primera cita en la Corte de El Paso, Texas, por lo que se espera que en algún momento se desplacen por territorio nacional hasta Ciudad Juárez para dar seguimiento a su solicitud de asilo político ante las autoridades estadounidenses.

“Una de las preguntas que se les realizó a los inmigrantes encuestados fue cuáles eran sus expectativas en caso de que su proceso de asilo fuera rechazado o desistieran del mismo, y lo que identificamos en ambas ciudades es que un gran porcentaje, cerca del 40 por ciento, no sabía o no había decidido qué hacer”, informó. 

Un 32 por ciento de los inmigrantes encuestados en Ciudad Juárez mencionó que deseaban regularizarse en México, mientras que un 32 por ciento de los que se encontraban en Nogales manifestó que cruzarían de forma irregular a Estados Unidos.

“Con el cierre de las cortes y tribunales de Justicia de Estados Unidos, y por ende la suspensión del MPP ante esta situación de la pandemia por el Covid que estamos viviendo, se ha generado una mayor incertidumbre entre los migrantes. Muchos de ellos están cambiando sus expectativas, y algo que hemos observado es que un gran porcentaje de la población ha tomado la decisión de asentarse en estas ciudades o de cruzar de manera irregular a Estados Unidos”, señalo.

“El 21 de marzo de 2020, el presidente, de conformidad con el Título 42 de la Sección 265 del Código de los Estados Unidos, determinó que debido a la existencia de Covid-19 en México y Canadá, existe un grave peligro de que se siga introduciendo Covid-19 en los Estados Unidos, que la prohibición de la introducción total o parcial de personas o bienes de México y Canadá se requiere en interés de la salud pública. Bajo esta orden, CBP prohíbe la entrada de ciertas personas que potencialmente representan un riesgo para la salud, ya sea en virtud de estar sujetas a restricciones de viaje previamente anunciadas o porque ingresaron ilegalmente al país para eludir las medidas de detección médica”, informó la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza a través de su página oficial. 

La implementación del Título 42 ha significado la expulsión exprés de miles de migrantes por el desértico poblado de Puerto Palomas de Villa, Chihuahua, “lo cual los está colocando en un contexto de riesgo y alta vulnerabilidad”. 

“Algunas de las condiciones que se destacaron de los inmigrantes solicitantes de asilo es que en el caso de Nogales el 100 por ciento se encontraba ubicado en un albergue”, a diferencia de los que viven en esta frontera en casas de renta u hoteles. 

Los MPP han sido una acción del Gobierno estadounidense implementada desde enero de 2019 para que las personas migrantes que ingresen desde cualquier puerto de entrada a solicitar protección internacional sean retornadas a territorio mexicano para esperar de manera indefinida la resolución de sus procesos, lo que ha cambiado la dinámica migratoria de las ciudades de la frontera norte de México, y el proyecto migratorio de los solicitantes de asilo político. 

El objetivo de la encuesta fue dimensionar y caracterizar a los migrantes internacionales solicitantes de asilo político en Estados Unidos y que han sido retornados a Ciudad Juárez y Nogales, Sonora bajo el MPP. 

Entre las principales características encontradas se encuentran las diferencias entre las nacionalidades de las poblaciones migrantes en ambas fronteras.

En Nogales el 60 por ciento de encuestados fueron mujeres; la mayoría eran originarios de Guatemala, Honduras y El Salvador. Y principales razones por las cuales salieron de sus países fueron los contextos de inseguridad, amenazas, extorsión y violencia por narcotráfico, “lo que refleja que se trata de una movilidad forzada, por lo que estas personas pueden ser sujetas a protección internacional”.

Mientras que en Ciudad Juárez se identificó que el mayor porcentaje de inmigrantes extranjeros son hombres, quienes representaban el 53 por ciento del total de la población encuestada, 34 por ciento menores de edad.

El 32 por ciento provenía de Honduras, 25 por ciento de Guatemala y el 19 por ciento de Cuba, aunque también se observaron personas que provenían de Ecuador, Nicaragua, Venezuela y Perú, aunque en una menor proporción. Y los motivos por los cuales salieron de su país fueron particularmente el desempleo y los bajos salarios, aunado a la violencia e inseguridad.