‘Decreto fronterizo genera pérdidas a la IP’

Enfrentan problemas en el flujo de efectivo porque aún no les regresan IVA: experto

Mayra Selene González
El Diario de Juárez
martes, 09 julio 2019 | 06:00
|

Ciudad Juárez— Anunciado como un programa de estímulos para la economía de esta ciudad, el decreto fronterizo hasta este momento ha generado pérdidas para la iniciativa privada de esta ciudad, planteó el investigador Alejandro Brugués, académico del Colegio de la Frontera Norte.

En entrevista, el economista dijo que en estos primeros seis meses los empresarios han enfrentado problemas en el flujo de efectivo debido a que todavía tienen retenidos los recursos que la Secretaría de Hacienda les tendría que devolver del Impuesto al Valor Agregado (IVA), que son de un 8 por ciento, ya que apenas el mes pasado se generaron las primeras devoluciones, pero sólo a las primeras empresas que pudieron registrarse en enero y que ya concluyeron el proceso de revisión.

Sin embargo, el incremento del salario mínimo al doble sí entró en vigor desde el 1 de enero, por lo que las empresas se vieron obligadas a incrementar el pago de la nómina, pero la medida con la que de alguna manera compensarían esos recursos, que era la devolución del 8 por ciento en el IVA, aún no se ha concretado, mencionó.

Recordó que aunque el decreto indicaba que una vez que se inscribieran en el programa para la devolución del 8 por ciento, el proceso de revisión por parte de la SHCP tardaría un mes, éste se ha alargado.

Debido a la complejidad en las reglas de operación, el Gobierno federal amplió el plazo hasta marzo para que pudieran registrarse, por lo que aún se encuentran en proceso de revisión. 

“No obstante que la inscripción en este padrón fue un poco accidentada, se cambiaron varias veces los plazos en que se debía concluir el proceso de registro, porque realmente la información que tenían los empresarios sobre la manera y los requisitos que tenían que debían cumplir, creo que faltó claridad de parte de la Secretaría de Hacienda, aparte de que esas reglas de operación que se esperaron por bastante tiempo nunca fluyeron de manera adecuada hacia los empresarios para hacer esa inclusión en este padrón”, mencionó.

Explicó que la tardanza en el trámite se debe principalmente a que las empresas tenían que aportar información sobre la operación de los negocios y la localización de los clientes, ya que el programa sólo aplicaba para los empresarios cuyos clientes también se ubicaran dentro de la zona fronteriza y habría que abrir la contabilidad de los negocios para demostrar que esos clientes fueran más del 90 por ciento del total; una vez que se aprobara se realizaría la devolución de los impuestos.

“De manera tal que apenas en este mes o el mes pasado es que se han dado las primeras devoluciones y eso a ellos les implica un problema de flujo de efectivo, porque es un dinero que ellos de todas formas tuvieron que enviar a la Federación porque la operación del programa es que ellos pagan sus impuestos y vía devolución se les regresarían esos impuestos”.

“Esa devolución ha tenido estas dificultades en que las revisiones no han estado completas, han requerido informaciones adicionales a lo que se pensó inicialmente y esto que parecía una medida tan sencilla se convirtió en una labor compleja”, comentó.

La complejidad del programa implicó que los empresarios tuvieran que contratar despachos fiscales, lo cual representó un gasto adicional; en el caso de las empresas grandes sí cuentan con los mecanismos para realizar los trámites ante Hacienda, pero las pequeñas y medianas empresas no tuvieron las capacidades necesarias para hacer este proceso con fluidez, detalló el investigador.

“De manera tal que se merman los beneficios que se esperaban recibir como parte de este programa”, apuntó. 

A esto se suma una reorganización en las compras, ya que han optado por los proveedores que sí alcanzaron a registrarse en el programa, mencionó.

Además de que existe presión de otros empresarios exigiéndoles que facturen al 8 por ciento cuando no lo pueden hacer todavía, debido a que aún no saben si serán aceptados en el programa y sería arriesgarse a bajar el IVA sin saber si recuperarán esos recursos.

Brugués indicó que, de acuerdo con los análisis que ha realizado hasta este momento, aunque esto no ha generado aún el cierre de pequeñas y medianas empresas, sí ha disminuido su productividad por no tener el capital suficiente.


[email protected]