Juárez

Darán taller educativo para niños migrantes

Buscan regularizar a los menores que abandonaron sus estudios debido al viaje a EU

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

viernes, 01 octubre 2021 | 07:37

Fernando Méndez / El Diario de Juárez | Personal que se unió para realizar el taller

Ciudad Juárez— Evelyn quiere ser veterinaria, pero debido a que hace tres meses tuvo que huir con su familia de las maras de Honduras, también tuvo que abandonar la escuela en la que estudiaba el cuarto grado de primaria; sin embargo, ahora forma parte de las niñas, niños y adolescentes que toman clases dentro del gimnasio municipal “Kiki” Romero.

“Tengo el corazón lleno de ciudades”, se lee en el espacio en el que la dirección de Derechos Humanos del Municipio inició el taller de regularización educativa para niños migrantes, con la presencia hasta ayer de 56 menores de países como Guatemala, El Salvador, Honduras y México.

La maestra Adilene Torres Méndez es la coordinadora del taller, que trabaja con apoyo de un voluntario de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) y material educativo donado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), en el espacio coordinado por Santiago González, titular de Derechos Humanos, con apoyo de personal de Centros Comunitarios. 

El taller es para niños de 4 años en adelante, quienes “están llegando con mucha necesidad educativa. Hay niños que ahorita tienen 12 años y por el recorrido que han hecho no tomaron clases, entonces ahorita es lo que se está dando, que todos lleven un aprendizaje”, informó la maestra

Explicó que se les darán clases por grupos de edad: a los más pequeños, de 4 a 6 años, se les dará grafo-motricidad; de 7 en adelante, lectoescritura, comprensión lectora y cuentacuentos, matemáticas y actividades socioemocionales, por ejemplo. 

“Los niños están felices, ellos están encantados porque es algo diferente, están saliendo de sus problemitas, quieren jugar y vuelven a hacer esos niños y se están divirtiendo y jugando, y están aprendiendo, que es lo mejor”, destacó. 

Tener un espacio exclusivo para ellos les provoca emoción a los niños y mayor seguridad a los padres, quienes ya han perdido hasta dos años de clases, aseguró. 

Quiere ser veterinaria

Evelyn, cuyo nombre fue cambiado por motivos de seguridad, llegó hace casi tres meses al gimnasio municipal “Kiki” Romero, con sus padres de 30 y 31 años de edad y su hermanita de 4 años. 

Ella tuvo que abandonar sus estudios luego de que su papá fue amenazado, primero por el cabecilla de una pandilla de las maras, para que le prestara su motocicleta para cometer delitos, y luego cuando la misma pandilla lo quería obligar a vender rifas de celulares y él tenía que pagar todos los números.

Al negarse a hacerlo, su padre fue amenazado de muerte, por lo que toda la familia huyó hasta Reynosa, Tamaulipas, por donde ingresaron a McAllen, Texas, en busca de asilo en Estados Unidos; sin embargo, fueron expulsados bajo el Título 42, con el argumento de que representaban un riesgo de propagación del Covid-19 para su población. 

“Ella quiere ser veterinaria y si nos quedábamos no iba a poder”.

Evelyn aseguró estar contenta de recibir nuevamente clases, así como de que personal de Unicef y de otras organizaciones acudan para jugar con ellos en el albergue temporal abierto ante la expulsión exprés de migrantes de Estados Unidos bajo el llamado Título 42. 

De acuerdo con la maestra, el espacio aceptará cualquier tipo de donativo de la comunidad, para beneficiar la educación de los niños migrantes. 

hmartinez@redaccion.diario.com.mx

close
search